Noticias de Technología

Máquina de Noticias es tú fuente para Noticias de Technología

Por favor haz clik en el '+' para leer más, o haz clik en el '-' para cerrarlo la sección

Que los ciberdelincuentes están explotando a conciencia el coronavirus en la red no es novedad. Desde que el virus llegó a España, el número de ataques a usuarios, empresas e, incluso, hospitales, ha aumentado gracias al interés que genera entre la sociedad el Covid-19. «Los cibercriminales emplean la psicología para lanzar los ataques. Intentan aprovechar cualquier evento que cause interés entre la sociedad para dirigir sus acciones. En estos momentos, todo el mundo está muy pendiente de la situación en la que se encuentra la crisis del coronavirus, por eso no es raro que los ciberdelincuentes lo estén explotando. Las opciones que les ofrece la pandemia, a la hora de infectar dispositivos, es amplia. Empleando ingeniería social, por ejemplo, pueden bloquear un hospital entero para pedir luego un rescate o provocar que una empresa caiga en bolsa», explicaba hace unos días a ABC Eusebio Nieva, director de la empresa de ciberseguridad Check Point en España. Dentro de las herramientas que emplean los atacantes para sacarle partido a la pandemia destacan las ciberestafas. Ya sean a través de redes sociales, correo electrónico o servicios de mensajería como WhatsApp. Con el objetivo de concienciar a los usuarios sobre los riesgos que entrañan, tanto para sus datos personales como para sus cuentas bancarias, la Oficina de Seguridad del Internauta (OSI), dependiente del Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE), ha recogido los diez tipos de estafa más empleandos por los delincuentes en relación con el coronavirus. Los «consejos» sobre el coronavirus Durante las últimas semanas, el número de dominios en internet relacionados con el coronavirus ha aumentado enormente. En estos se ofrece (supuesta) información sobre la enfermedad. Desde consejos para combatirla hasta remedios caseros. OSI afirma que hay que tener mucho cuidado con este tipo de espacios, ya que no solo buscan desinformar a la población, algunos cuentan con hipervínculos maliciosos que pueden infectar el dispositivo en cuestión con «malware» (virus informático). «Soy sanitario, ayúdame» Este tipo de estafa ha sido especialmente recurrente desde el inicio del aislamiento al que está sometido el país. Es posible que, en las últimas dos semanas, haya recibido vía WhatsApp algún audio en el que una persona a la que no conoce le solicita colaboración de algún tipo para ayudar a los sanitarios. «En muchos de estos casos nos pedirán que ingresemos algunos datos personales o incluso que realicemos alguna donación económica. Es una forma de recabar información personal de un gran número de usuarios de golpe», expresan desde OSI. Asimismo, recalcan que esto no significa que todas las iniciativas solidarias en internet sean un fraude. Pero sí que es importante ser precavidos y buscar la procedencia del mensaje. Y es que, el que una persona diga que es médico en redes sociales no implica necesariamente que lo sea. Suplantación de empresas y organismos Otro clásico que los ciberdelincuentes no dudan en adaptar a la situación actual. Hace unos días INCIBE alertaba sobre una campaña en la que los atacantes se hacen pasar por empresas empleando la pandemia como gancho. Los asuntos que acompañan a estos correos son muy variados. Lo mismo ocurre con el texto del mensaje, que está redactado de una forma u otra con el fin de hacerlo pasar por auténtico y camuflar su verdadero objetivo. Lo único que tienen en común es que, aparentemente, ofrecen información sobre el coronavirus. «Estimado cliente. Dada la situación de salud de COVID-19, queremos informarle que continuamos en contacto continuo con el Ministerio de Salud, tomando las medidas que se determinen de acuerdo a sus criterios», se expresa en el cuerpo de uno de los «emails». «Les adjuntamos una circular donde les informamos de los protocolos que estamos siguiendo ante la actual situación de coronavirus», se explica en otro. Como recuerda OSI, este tipo de estafa t ambién puede estar basada en la suplantación de organismos, como la OMS. El objetivo final que persiguen los atacantes es robar datos personales e infectar dispositivos con código malicioso. También por SMS También hay casos en los que las ciberestafas basadas en suplantación se realizan a través de servicios de mensajería, como WhatsApp, o SMS. Durante estas semanas OSI afirma que ha habido casos en los que los atacantes se hacían pasar por instituciones como el Ministerio de Trabajo o la Comunidad Madrid y compartían un enlace donde solicitaban una serie de datos personales. La excusa que daban era la recopilación de datos para tramitar solicitudes de baja temporal por haberse infectado con el coronavirus. «Se debe prestar mucha atención, ya que su carácter urgente puede confundirnos y hacernos caer en una trampa», explican desde OSI. Venta de material sanitario Con la llegada del Covid-19 a España, los precios de las mascarillas comenzaron a aumentar en el país. Y los ciberdelincuentes no han sido ajenos a ello. La Oficina de Seguridad del Internauta apunta que «se han identificado varias estafas principalmente relacionadas con la venta online» de este producto. «Por ejemplo, el vendedor asegura disponer de mascarillas especialmente preparadas para protegernos del virus, pero las víctimas, tras realizar la compra, no llegan a recibir lo que han comprado o, en su defecto, solo una parte o en unas condiciones muy distintas de las anunciadas», dicen desde OSI. Coronavirus con forma de «ransomware» Los virus de tipo «ransomware» secuestran dispositivos para, después, solicitar un rescate económico a la víctima. Desde OSI destacan, en concreto, el llamado «Coronavirus». «¿Quién no abriría un archivo de vídeo o un documento donde se incluyen instrucciones y alertas sobre cómo protegernos contra el COVID-19? Pues aquí está la trampa, pues no debemos confiarnos de todo lo que recibimos, ya que los archivos adjuntos pueden contener malware que termine por infectarnos y tomar control de nuestros equipos», apuntan desde OSI. Los «corona-cheques» En estos momentos, muchos usuarios están recibiendo a través de aplicaciones de mensajería un texto en el que se suplanta al gobierno y se expresa que se está dando a los ciudadanos una cantidad de dinero para sobrellevar la crisis. Sin embargo, para recibir esta ayuda, se solicita que se haga «click» en un enlace en el que puede haber un virus informático. «Antes de hacer clic sobre cualquier enlace, una buena recomendación es confirmar si la fuente es fiable, podemos comprobarlo mediante sus canales de comunicación oficiales, en las redes sociales o en las webs oficiales de los distintos Ministerios», recomienda la Oficina de Seguridad del Internauta. Ofertas de trabajo Debido a la situación actual, muchos ciudadanos han sufrido un ERTE o, directamente, han sido despedidos de sus empresas. En estos momentos circulan por la red ofertas de empleo fraudulentas en las que se solicita personal para fabricar material sanitario. El objetivo que persiguen los ciberdelincuentes es que los interesados compartan sus datos personales y que, en ocasiones, realicen un pago por adelantado en concepto de envío del material. «Ante una oferta de estas características, lo mejor es revisar todos los detalles del anuncio, contrastar la información y si algún detalle nos llama la atención o nos resulta raro, descartar la oferta, especialmente si proviene de un usuario desconocido o sin haberlo solicitado a ningún portal web de ofertas de trabajo», explican desde OSI. Suplantación del soporte técnico de la empresa Debido al coronavirus, muchas empresas se han visto obligadas a recurrir al teletrabajo. Los cibercriminales, aprovechando la situación, están realizando llamadas a los usuarios en los que se hacen pasar por el soporte técnico de la compañía. Con dicha excusa, tratarán de robar información a la víctima o, incluso, provocar que descargue un programa malicioso en su equipo. El timo de los servicios gratuitos La generosidad de intituciones y creadores ha provocado que la sociedad tenga a su alcance un montón de material de entretenimiento de forma gratuita. Sin embargo, hay que tener cuidado y verificar que no se trata de un intento de estafa. «Un ejemplo de mensaje que podemos recibir es el siguiente: “Disfruta de todos nuestros servicios de streaming de películas y series de forma totalmente gratuita”. Los ciberdelincuentes buscarán que rellenemos algunos formularios con nuestros datos personales o que paguemos una pequeña cantidad bajo cualquier excusa», explican desde OSI. Para no caer en la trampa, se recomienda revisar la página web en cuestión. En caso de no estar seguro sobre su veracidad, lo mejor es ir a la fuente principal para salir de dudas.

Hay cosas que no cambian ni en medio de una pandemia. Como cada año, este marzo de 2020 se ha llevado a cabo el cambio de hora. El día durará 60 minutos menos. Algo que, en una situación como la actual, en la que los ciudadanos se encuentran confinados en casa, suena, incluso, a tortura innecesaria. Sin embargo, es importante que tenga sus dispositivos electrónicos con la hora correcta. Especialmente su «smartphone». Ese aparato que cumple las veces de ordenador, teléfono, videoconsola y despertador. El cambio de hora en los «smartphones» se puede hacer de dos formas. La primera es automática y está definida por las operadoras; mientras que la segunda es manual. Los terminales actuales cambian la hora automáticamente (tanto en sistema operativo iOS como Android) en caso de tener activada la función para la zona horaria en la que opera. Los diferentes sistemas operativos cuentan con la aplicación de «Hora Mundial», que establece las determinadas franja horaria de las regiones en la que los aparatos electrónicos se encuentran. Por esta razón, si se tiene activada la «Zona horaria automatica», función que suele aparecer por defecto, el próximo domingo, día en el que las 2.00 serán las 3.00 horas, cuando se levante tendrá el móvil con la hora correcta. Los teléfonos que tienen la opción de «Cambio automático de hora», como la mayoría de última generación, lo hacen vía GSM, sistema global para las comunicaciones móviles. Esa información la proporciona la red telefónica en el momento en el que el aparato se sincroniza con la estación central. El operador tiene configurado la hora para que en el momento de encender el móvil éste tenga la hora correcta. Así evitaremos pequeños sustos y nos podemos apoyar, además, en ellos para configurar el resto de relojes del domicilio como los del horno, el despertador, el de la cocina, el de pared o, por qué no, el del coche. Por otra parte, lo más habitual es que los ordenadores y demás dispositivos electrónicos con conexión a la red, actualicen la hora de forma automática el mismo día 29. En caso de que no sea así, y el ordenador sea Windows, debe ir a a configuración y establecer el cambio automático. En ordenadores con Windows está en «Inicio/Panel de control/Fecha y hora». Si le parece un recorrido algo complejo, también puede hacerlo pulsando sobre la hora y fecha de la barra de tareas en la parte inferior derecha de la pantalla.

No es algo novedoso (se anunció el pasado año) pero a veces las cosas van y vienen de la nada como si tal cosa. Recientemente se ha hecho viral un reto en redes sociales que explora la tecnología de realidad aumentada implementada en el buscador Google y que permite ver animales en 3D desde la cámara del teléfono móvil. De esta manera, los usuarios del buscador pueden «colocar» en sus fotografías objetos virtuales fácilmente. Es una función que funciona a través del servicio del gigante de internet, con lo que es compatible con los sistemas operativos iOS y Android. El único requisito es que sean compatibles con ARCore, que es el motor de realidad aumentada de Google. Se trata de modelos tridimensionales de una serie de animales de la naturaleza como leones, osos panda, tiburones, águilas, pulpos o cabras. Una función divertida con la que personalizar imágenes o entretener a los más pequeños de la casa. Que buena falta hace en estos momentos de obligado confinamiento por la pandemia del coronavirus Covid-19. El nivel gráfico es muy realista. Y los objetos virtuales pueden modificar su tamaño para ajustarse a las necesidades. «Si tienes un móvil compatible con AR (realidad aumentada por sus siglas en inglés) ahora puedes seleccionar animales específicos para llevar directo a tu espacio para vivir un safari o para acurrucarse de manera segura cuando realices una búsqueda«, explicaban entonces desde Google. El problema es que es un «truco» que está más o menos oculto y es necesario descubrirlo. Para ello, hay que dirigirse al buscador. Es decir a la página de búsqueda e ingresar el nombre del animal que deseas ver en realidad aumentada. No están todos, lógicamente, pero sí una amplia mayoría. Así que por ejemplo puedes buscar «León», «Tiburón», «Oso Panda», «Pulpo», «Tigre», «Tortuga». Es cuestión de probar. Y, entonces, darle a buscar. Deberá aparecer entre los resultados de búsqueda un cajetín que pone «Ver en 3D». Una vez pulsado sobre el icono se abrirá la cámara del teléfono móvil. El sistema obligará a encontrar las dimensiones de la habitación donde deseas colocar el objeto virtual y, en unos pocos segundos, aparecerá donde estés apuntando con el terminal. Se puede mover -con dos dedos- el animal 3D por el espacio donde apunte la cámara, así como aumentar sus proporciones. También se puede tomar una fotografía como si estuviera ahí o compartirlo en redes sociales.

Ante la ralentización del 10% de la velocidad de internet registrada durante la pandemia de coronavirus, los empleados cuyos puestos le permiten teletrabajar se aferran a cualquier oportunidad para que su conexión doméstica vaya a pedir de boca. Necesitan que aguante lo suficiente para poder realizar su trabajo en condiciones. Y no siempre es fácil en medio del confinamiento al que se ha sometido a la población de un tercio del planeta. Plataformas de «streaming» o jugar a videojuegos online puede reducir el ancho de banda. ¿Evitar el uso del microondas? Los routers más avanzados permiten contar con conexiones inalámbricas por WiFi bastante robustas y sólidas, pero en la manera que sea posible utilizar un cable Ethernet directo puede mejorar la transferencia cuando trabajas desde casa. Algo se va a notar. Pero también influyen otros factores. Según Ofcom, autoridad reguladora del sector en Reino Unido, ha asegurado en un comunicado que hay que evitar usar el microondas porque puede «ralentizar la velocidad de la conexión a internet». Estos aparatos electrónicos, según la entidad, pueden causar interferencias, al tiempo que recomiendan a las personas que no los utilicen «cuando hacen videollamadas o ven vídeos online». ¿Mejor llamar por móvil? La autoridad también aconseja el uso de las llamadas telefónicas convencionales para no saturar el ancho de banda de internet en las llamadas de VoIP y videconferencias como por WhatsApp o Skype. Es decir, usar el teléfono fijo si se puede o las redes móviles. Aunque también es cierto que es recomendable a hacerlas en momentos vespertinos donde se intuye que se ha reducido la demanda de teletrabajo en el país de residencia. ¿Mantener alejado el router? También se recomienda mantener el router lo más alejado posible de otros dispositivos que funcionan por conexión inalámbrica. «Los teléfonos móviles, los monitores para bebés, las lámparas inteligentes, altavoces inteligentes, los televisores y los monitores pueden afectar su conexión Wifi si están demasiado cerca», apuntan desde el regulador británico. También se recomienda alejarlo de las bombillas halógenas. Relacionado con ello, según otros informes consultados apuntan a la necesidad de colocar el router en un espacio que no tenga obstáculos como objetos, paredes o techos. ¿Apagar otros equipos? Otro consejo también es reducir la demanda de la conexión, es decir, apagar los dispositivos inalámbricos en el momento en el que no se están utilizando, como tabletas y televisores, ya que aún exigen unos niveles básicos conexión «incluso cuando no se utilizan de manera activa». ¿Cambiar de banda? También es interesante conectar algunos aparatos en otra frecuencia, la de 5 GHz, y otros a la más extendida de 2.5 GHz, pero no todos los routers cuentan con esta particularidad. Lo más drástico es, sin embargo, cambiar de router WiFi por uno más actual o, incluso, valorar la oportunidad de contratar otra tarifa. Así, por ejemplo, se puede conectar los móviles y tabletas a la banda de 2.5 GHz porque mejora la cobertura y los ordenadores del trabajo a 5 GHz que mejora la velocidad.

A mediados de febrero, Xiaomi presentó en China los terminales que serán sus buques insignia durante este año. Se trataba de los Redmi Mi 10 y Redmi Mi 10 Pro, dos teléfonos de gama alta para competir cara a cara con los «top» del resto de las marcas. Se suponía que la presentación para el resto del mundo tendría lugar durante el Mobile World Congress de Barcelona, pero la cancelación del evento a causa del coronavirus arruinó esos planes. Ahora, un mes después y durante una presentación online, sin público ni periodistas, la firma china ha dado por fin el pistoletazo de salida a sus nuevos dispositivos. Aparece en el escenario (vacío) Shou Zi Chew, presidente de Xiaomi, y sus primeras palabras son de solidaridad con las víctimas de la pandemia que asola el mundo, y para anunciar el envío de un millón de mascarillas a Europa, con especial atención a España, Francia e Italia. Tras el loable gesto el alto ejecutivo pasó a repasar los últimos hitos de la compañía, destacando su inversión de 7.000 millones de dólres en 5G e IoT (Internet de las cosas). Hasta ahora, Xiaomi se había caracterizado por ofrecer terminales con las mismas especificaciones y componentes que los demás, pero casi a la mitad de precio. Un «chollo» que está en la base de su rápido éxito y expansión. Pero eso podría estar cambiando. De hecho, y a pesar de que los nuevos Mi 10 y Mi 10 Pro siguen siendo más baratos que otros terminales equivalentes de la competencia, también es cierto que la diferencia de precio se está acortando. La versión más cara, en efecto, supera ya los 1.000 euros. Tras su speech inicial, Chew pasó directamente a la presentación de los nuevos terminales. Estamos ante dos dispositivos de bandera, con pantallas de 6.67 pulgadas AMOLED Full HD+, una resolución de 2.340 x 1.080 píxeles y una tasa de refresco de 90 Hz (que redunda en la nitidez de las imágenes en movimiento). El formato es 19,5:9 y su brillo máximo de 1.120 nits, lo que garantiza que podremos ver bien la pantalla incluso a pleno sol. El panel soporta HDR10+ y, según explicó Chew, permite un contraste de hasta 5.000.000:1, mostrando siempre un color real. Las dimensiones, comunes en los dos terminales, son de 162,6 x 74,8 x 8,96 mm, y el peso de 208 gramos. Como era de esperar, los nuevos Xiaomi han adoptado el último y más poderoso de los procesadores de Qualcomm, el Snapdragon 865, lo que significa que ambos son 5G y se benefician, además del rendimiento, que duplica al de la versión anterior, de una importante reducción del consumo de energía, lo que redunda en una mayor duración de las baterías. Por supuesto, para la memoria RAM la marca ha adoptado el nuevo estándar LPDDR5 (Low Power Double Data Rate), que es el doble de rápida y consume hasta un 30% menos energía que la anterior. Según el modelo que elijamos, la RAM varía desde los 8 a los 12 GB. Igual que la capacidad de almacenamiento interno, que parte de los 128 GB y se dispara, en las versiones más caras, hasta los 512 GB. En cuanto a la batería, y de forma inexplicable, la del Mi 10 "normal" tiene algo más de capacidad que la del Mi10 Pro (4.780 miliamperios frente a 4.500). El Mi 10 cuenta con un sistema de carga rápida de 30 W, carga inalámbrica también de 30 W y carga inversa (para accesorios) de 10 W, mientras que el Mi 10 Pro eleva esas cifras hasta los 50 W (una carga completa en 45 minutos), y mantiene la carga inalámbrica a 30 W (una carga en 65 minutos) y la carga inversa de 10 W. El plato fuerte, cuatro cámaras En el apartado de fotografía, Xiaomi ha echado el resto en sus nuevos terminales. Y es aquí donde se dan las mayores diferencias entre el modelo normal y el Pro. En ambos dispositivos, la cámara principal incorpora el mismo y espectacular sensor de 108 megapíxeles (y apertura F1,6) que ya pudimos ver en el anterior Mi Note 10. En el Mi 10 normal, ese «supersensor» viene acompañado por un «bokeh» de 2 megapíxeles, un gran angular de 13 megapíxeles y una lente de 2 megapíxeles para hacer fotos macro. En el Mi 10 Pro, sin embargo, las especificaciones suben y encontramos un gran angular de 20 megapíxeles, un telefoto que permite un zoom híbrido de x10 (digital de hasta x50), y un bokeh de 12 megapíxeles. La cámara frontal, que en ambos terminales llega instalada en una perforción de la pantalla, es de 20 megapíxeles, con capacidad de grabar vídeos a 120 imágenes por segundo. Shou Zi Chew explicó que el pasado 19 de noviembre, Xiaomi lanzó un satélite equipado con el sensor de 108 megapíxeles. Las imágenes captadas desde «ahí arriba», desgranadas durante la presentación, son realmente impresionantes, y permiten ampliar los detalles con una mínima pérdida de calidad. «En nuestros teléfonos -dijo- tenemos la mejor cámara móvil del mundo». Los móviles, ademas, cuentan con un novedoso sensor «anti parpadeo» que contribuye a la claridad y calidad de las imágenes. Según Chew, la combinación entre las diferentes cámaras lleva a una mejora sustancial en la calidad del zoom, el modo retrato y el modo noche. El gran angular, por ejemplo, cuenta con un sistema que evita la distorsión en las imágenes que tomamos con un ángulo muy amplio. «Los 108.000.000 de píxeles de nuestro sensor principal -explicó el presidente de Xiaomi- son mucho más que un número. De hecho, permiten capturar detalles que antes eran imposibles, y con una calidad sin precedentes», apuntó. Los dos teléfonos pueden grabar vídeos en calidad 8k, con estabilización óptica y digital. En este apartado, Chew habló de la incorporación de un nuevo concepto, el «retrato de vídeo», y de la función «Shoot Steady», que es capaz de estabilizar por completo lo que grabamos con la cámara, aunque nostros nos estemos moviendo. «el Mi 10 Pro -dijo- es el primer videoteléfono de nuestra era». En cuanto al sonido, tanto el Mi 10 como el Mi 10 Pro cuentan con dos micrófonos estéreo (uno arriba y otro abajo) que detectan automáticamente la orientación del teléfono y transmiten la sensación de que el sujeto realmente se está moviendo de un lado a otro de la pantalla. El sistema ha conseguido la máxima puntuación de Dxomark audio. Los dos teléfonos se venderán en gris, blanco, verde y azul a partir de los próximos 1 de abril y 15 de abril (la versión Pro), y los precios varían según las capacidades elegidas. Así, el Xiaomi Mi 10 partirá de los 799 euros (8GB de RAM y 128 GB para almacenamiento), mientras que el Mi 10 Pro arrancará de los 999 euros. Xiaomi también presentó una versión Lite que costará 349 euros. Por último, la firma presentó también su nuevo televisor, el Mi TV 4S de 65 pulgadas por un precio de 549 euros.

WhatsApp es la aplicación de mensajería que más está creciendo en uso durante la pandemia del nuevo coronavirus, con un incremento del 76 % en España, frente al 40 % de crecimiento generalizado. Las aplicaciones y los servicios de mensajería permiten mantener el contacto a distancia con familiares y amigos, por lo que el tiempo que se les dedica se ha incrementado durante la crisis generada por el nuevo coronavirus a nivel global. En el caso concreto de España, los datos de Kantar señalan un incremento del tiempo dedicado a WhatsApp del 76 %, por encima del 40 % de crecimiento registrado en líneas generales, y del 50 % indicado por Facebook hace unos días. En China, primer país en verse afectado por el coronavirus, también ha crecido el uso de las aplicaciones locales, como WeChat o Weibo, que han experimentado un incremento del 58 %. Este mayor uso se ubica principalmente en la franja de edad de entre 18 y 34 años. Kantar señala que el crecimiento de WhatsApp, Facebook e Instagram ha sido de más del 40 % entre los menores de 35 años. Además de este tipo de aplicaciones, durante la pandemia se ha registrado un incremento en el uso de los navegadores web (70 %), la televisión tradicional (63 %) y las redes sociales (61 %).

Es uno de los servicios de videollamadas de moda, pero no está exenta polémica por su laxa protección de datos. La aplicación de videoconferencias Zoom para dispositivos móviles iOS comparte datos de navegación de los usuarios con Facebook incluso en los casos en que estos no están registrados, algo que el servicio no especifica en sus políticas. Desde el momento en que el usuario descarga la aplicación Zoom conecta con la herramienta de programación Graph de Facebook, utilizada por desarrolladores de software para obtener datos de los productos de la compañía, como ha advertido el medio especializado «Vice» al analizar el código de la «app» de Zoom para iOS. Entre los datos que se envían a Facebook se encuentra la información de navegación del usuario en el servicio: cuándo se abre la aplicación, detalles del dispositivo, ubicación, compañía telefónica y un identificar publicitario único utilizado para la publicidad dirigida. La información, que según la investigación no incluye datos sensibles, se envía a la compañía estadounidense incluso en los casos en que las personas no se han registrado a través de su cuenta en la red social, el único de los supuestos en el que las políticas de Zoom contemplan al interacción con Facebook. Facebook, por su parte, advierte en sus términos de uso a los desarrolladores que utilizan sus herramientas de programación de que «terceras partes, incluida Facebook, pueden recolectar o recibir información de la aplicación y usarla para proporcionar servicios de medición y anuncios dirigidos».

Los ciberdelincuentes llevan tiempo utilizando el coronavirus. Durante los últimos meses, la compañías de ciberseguridad han alertado sobre cómo le sacan partido de varias formas. Desde sitios web maliciosos disfrazados de páginas en las que se ofrece información sobre la pandemia, hasta ciberestafas en las que se piden donaciones para combatir la enfermedad. Ahora, la empresa de ciberseguridad Kaspersky ha alertado sobre el efecto que está teniendo en España el virus informático Ginp. Un troyano que los atacantes camuflan como la aplicación Coronavirus Finder. Una «app», pensada para dispositivos Android, que -aparentementemente- muestra al usuario las personas cercanas que están contagiadas. Sin embargo, su objetivo real pasa por robarle los datos bancarios a la víctima. «El "malware" (virus informático) Ginp fue detectado por primera vez el pasado otoño. Al principio, contaba con las habilidades típicas de los troyanos bancarios: enviaba todos los contactos de la víctima a sus creadores, interceptaba los mensajes de texto, robaba los datos de la tarjeta bancaria y cubría las aplicaciones bancarias con ventanas de "phishing". Esto último lo hacía aprovechando las funciones de Accesibilidad, un conjunto de funciones de Android para usuarios con deficiencia visual», explican a este diario fuentes de Kaspersky. La empresa apunta, a su vez, que, desde su aparición, el «malware» ha ido evolucionando. Hasta llegar al momento actual, en el que está siendo empleado especialmente en la campaña relacionada con el Covid-19. «Ginp permite a los atacantes generar nuevos ataques dirigidos a todas aquellas víctimas cuyos teléfonos están infectados. Así, cuando Ginp recibe un comando específico, abre una página llamada Coronavirus Finder con una interfaz simple que muestra el número de personas infectadas por coronavirus a tu alrededor y que te insta a pagar una pequeña suma (0,75 €) para ver la ubicación de dichas personas», afirman las mismas fuentes. Asismismo, desde Kaspersky señalan que el hecho de que la suma que se solicita no sea muy elevada provoca que muchos usuarios caigan en la trampa: «Como la cantidad es muy pequeña, muchas víctimas no se lo piensan dos veces. Entonces la página web te invita a introducir los datos de tu tarjeta bancaria para completar la transacción. Una vez que introduzcas todos los datos de tu tarjeta de crédito, estos van a parar directamente a los delincuentes… y luego no sucede nada. Ni siquiera te cobrarán esta pequeña cantidad (¿para qué?, si ya tienen los fondos de tu tarjeta a su disposición). Y, por supuesto, no te muestran información alguna sobre personas infectadas por coronavirus cerca de ti, ya que no disponen de ella». Hasta el momento, la gran mayoría de las víctimas de esta campaña -el 83%- son residentes en España. Sin embargo, desde la firma de ciberseguridad apuntan que no pasará mucho tiempo antes de que comiencen a crecer las incidencias en otros países.

El coronavirus Covid-19 se ha convertido en todo un filón para los ciberdelincuentes. Desde hace meses, están explotando el interés que genera la pandemia para engañar a los usuarios. Así lo demuestra, por ejemplo, el reciente estudio, elaborado por CheckPoint, en el que se muestra el incremento de sitios web maliciosos que, supuestamente, ofrecen información sobre la pademia. O la campaña de concienciación que están llevando a cabo la Policía y la Guardia Civil a través de redes sociales para combatir las ciberestafas vía correo electrónico y WhatsApp. Ahora, la empresa de ciberseguridad ESET ha alertado sobre varias aplicaciones maliciosas para «smartphones» con sistema operativo Android en las que, aparentemente, se ofrece información sobre el Covid-19. «Desde finales de enero los ciberdelincuentes están esforzándose para explotar el coronavirus. Ya lo hemos visto de diversas formas. Ahora hemos encontrado varias aplicaciones que también se están propagando aprovechándose del virus. Sobre el papel, ofrecen mapas en los que se puede ver la evolución de la pandemia. También hay algunas en las que los ciberdelincuentes afirman que se dan consejos sobre la enfermedad y otras en las que, directamente, se suplanta a organismos oficiales, como la Organización Mundial de la Salud (OMS)», dice a ABC Josep Albors, responsable de concienciación e investigación en ESET España. Desde la firma de ciberseguridad expresan, a través de un comunicado, que estas aplicaciones maliciosas están pensadas para dispositivos Android y destinadas, en concreto, a atacar a los usuarios españoles. Por su parte, Albors señala que, una vez que el usuario las descarga en el «smartphone», no llevan a cabo ninguna de las acciones que, en principio, prometían. Por el contrario, lo primero que hacen es pedir dinero: «Por ejemplo, cuando las descargan y las abren, las “apps” le dicen al usuario cosas como que si quieren saber la gente que está contagiada cerca de él, debe pagar 0,75 euros. A continuación le pedirán los datos de la tarjeta de crédito para robarlos. Y no te van a quitar esos céntimos que en principio te pedían, te van a quitar la cuenta entera». Para robarle el dinero a la víctima, algunos de los delincuentes detrás de estas aplicaciones se sirven del troyano bancario Cerberus. Un «malware» (virus informático) que apareció por primera vez en junio del año pasado. Por otra parte, el experto resalta que ninguna de las aplicaciones se puede descargar a través de la tienda de Android. Por el contrario, se encuentran en páginas web maliciosas. Para conseguir que la víctima las descargue, los delincuentes las acompañan con el logotipo de Google Play. A su vez, desde ESET apuntan que, en caso de que el usuario corra el riesgo e instale alguna de estas «apps», sus datos bancarios no serán los únicos que corran peligro. «El principal riesgo es el robo de datos bancarios. Pero los delincuentes, gracias a los permisos que se les concede al iniciar la descarga, pueden arrebatarte otros datos personales. Algunas de las aplicaciones que hemos descubierto, incluso, pueden acceder al dispositivo y robar la lista de contactos, SMS para el sistema de verificación de doble factor», dice Albors. Para no caer en la trampa Viendo el aumento de amenazas en la red relacionadas con el coronavirus, los expertos recomiendan extremar las precauciones a la hora de realizar cualquier descarga en internet. En lo que refiere a las aplicaciones, se deben instalar siempre a través de tiendas online oficiales, como Play Store y Apple Store. También, como siempre, es importante fijarse en los permisos que solicitan.«Para protegerte de los ataques relacionados con el coronavirus lo más importante es que los usuarios solo recurran a las fuentes oficiales. Hay muchas aplicaciones maliciosas y gente que solo quiere hacerse rico a costa de la desesperación de los demás. Por otra parte, a la hora de instalar "apps" en el móvil o descargar documentos hay que ser desconfiado», expresa Albors.

El ejemplo está en China, el origen del coronavirus Covid-19 que ha paralizado al planeta. Pero también en Singapur o Corea del Sur. Países en donde se han empleado, con óptimos resultados, los datos de movimiento de los ciudadanos para rastrear las infecciones. La detección precoz de los contagios, según los expertos, sigue siendo la primera arma contra el incremento de casos. Aunque se han dado algunos pasos, como un proyecto piloto en la Generalitat valenciana, todavía queda un estadio superior que se empieza a mirar con detenimiento: Europa. La industria de la telefonía móvil ha empezado a explorar, según informa «The Guardian» y «The Wall Street Journal», la creación de un sistema global de intercambio de datos diseñado para rastrear a las personas en todo el mundo. La decisión está sobre la mesa, aunque la información aclara que las negociaciones se encuentran en una «fase inicial». Se trata, en cualquier caso, de una iniciativa que forma parte del esfuerzo conjunto entre empresas y autoridades sanitarias para frenar la propagación de Covid-19. Pero, también, puede plantear dudas en materia de privacidad y en reducción de derechos civiles. A diferencia de otros países asiáticos, en Europa la transferencia de datos está regida por el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), que supone un marco legal garantista en favor del ciudadano. De momento, los acuerdos firmados entre operadoras y gobiernos se encuentran en Alemania, Austria, Bélgica, el Reino Unido y España, entre otros. Hasta el momento, la capacidad para rastrear datos anonimizados las redes de telefonía móvil en la lucha contra el Covid-19 se ha limitado a algunos pocos ensayos realizados por algunos países, que monitorizan la geolocalización dentro de sus fronteras para asegurarse de que están manteniendo la distancia social. Esto supondría dar un paso a nivel global. La decisión, según la agencia Reuters, ha involucrado a Vodafone, Deutsche Telekom, Orange y otras cinco compañías de telecomunicaciones, que ya han acordado compartir datos de ubicación de móviles con la Comisión Europea (CE). En cambio, otras firmas, entre las que se incluyen Telefónica, Telecom Italia, Telenor, Telia, se reunieron con el comisario de industria de la UE, Thierry Breton. Según la información, los datos recopilados se eliminarán una vez que termine la crisis. Pero ahí queda la duda principal. ¿Se convertirá en la norma? Desde la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) denuncian que la situación de emergencia sanitaria, que ha llevado a desarrollar iniciativas de tratamientos de datos, «no puede suponer una suspensión del derecho fundamental a la protección de datos» y que la normativa «no puede utilizarse para obstaculizar o limitar la efectividad de las medidas que adopten las autoridades competentes, especialmente las sanitarias, en la lucha contra la epidemia». «En esta situación de emergencia, la GSMA y sus miembros están haciendo todo lo posible para ayudar a la lucha global contra Covid-19», señala en declaraciones a «The Guardian» Mats Granryd, director de la GSMA, organismo que representa a la industria. «Nos estamos involucrando para explorar soluciones viables de Big Data para luchar contra esta pandemia y cumplir con los principios de privacidad y ética». Recientemente trascendió que el gobierno de los Estados Unidos ha citado a Facebook, Google y otras compañías tecnológicas para intentar atajar la propagación de la epidemia utilizando los datos de ubicación de los «smartphones» de ciudadanos estadounidense. La iniciativa recogía que las autoridades sanitarias están interesadas en conocer datos agregados y anónimos que podrían ayudar a mapear la propagación del coronavirus.

Como no podía ser de otra forma en estos tiempos de confinmiento, la presentación de los nuevos modelos de Huawei ha sido online. Frente a una gran pantalla y en absoluta soledad, Richard Yu, CEO de la compañía, fue desgranando las capacidades de los esperados terminales. Serán tres: P40, P40 Pro y P40 Pro+, que solo se comercializará en algunos mercados. Diseño elegante y sin marcos, resistente a rayaduras, doble cámara frontal perforada, nuevos sensores fotográficos de 50 megapíxeles... Los nuevos Huawei P40 y P40 Pro ya están aquí, y llegan preparados para darle una nueva vuelta de tuerca (otra) a la fotografía móvil. Por supuesto, y como viene sucediendo desde hace algún tiempo, sin ninguna de las «apps» de Google. Los tres modelos comparten un buen número de características y prestaciones, pero difieren en otros. El procesador, por ejemplo, es común: el Kirin 990 que la firma china ya estrenó en los recientes Mate 30 y Mate 30 Pro y que incorpora una doble unidad de procesamiento neural. Una garantía de que ambos cuentan con la máxima potencia de procesamiento disponible en el mercado. También la memoria RAM será la misma en los modelos P 40 y P40 Pro: 8 GB. Para almacenamiento, sin embargo, el P40 «normal» se venderá en una versión única con 128 GB, mientras que el P40 Pro ofrecerá 256 GB y el P40 Pro+ con 512 GB. Los tres, como es habitual en la firma, ofrecen la posibilidad de ampliar esa memoria con tarjetas externas de almacenamiento nano SD. Las pantallas, por su parte, varían en tamaño, aunque todas son AMOLED, y estrenan la técnica de «desbordamiento cuádruple», que consiste en curvaturas en los cuatro costados y limitadas por las cuatro esquinas. En el caso del P40 Pro, será de 6,58 pulgadas (2.640 x 1.200 píxeles) con una tasa de refresco de 90 Hz, gracias a la que tendremos garantizada la perfecta definición de los sujetos en movimiento. El P40, sin embargo, luce una pantalla algo menor, de 6,1 pulgadas (2.340 x 1.080 píxeles). En ambos casos, ls pantallas tienen una gran perforación en la parte superior, destinada a albergar la doble cámara frontal. Por lo que se refiere a las baterías, la del P40 es de 3.800 miliamperios mientras que las del P40 Pro y Pro+, que tienen más pantalla y por lo tanto más consumo energético, suben hasta los 4.200 miliamperios. Los terminales son dual SIM (y soportan eSIM), tienen el mismo sistema de carga rápida (también inalámbrica, de 40 W), carga inversa (que permite, por contacto, cargar otros dispositivos), conectividad 5G y sensor de huellas en pantalla. Los P40 llevan la certificación IP53 y no son, por lo tanto, sumergibles, aunque sí resistentes al polvo y salpicduras. Más prestaciones en fotografía Pero es en el apartado fotográfico donde Huawei quiere, de nuevo, volver a marcar distancias. Cosa que en esta ocasión ha hecho, siempre de la mano de Leica, elevando en el sensor principal hasta los 50 megapíxeles. En todos los terminales, además, se vuelven a combinar 4 píxeles en uno, de forma que su capacidad para captar luz se multiplica (aumenta en un 40%), permitiendo imágenes nítidas y bien definidas incluso en los ambientes más oscuros y peor iluminados. Tanto el modelo Pro como el Pro Plus alardean de una ISO de 420.000, mientras que el P40 normal se queda en 200.000, aunque esta cifra sigue siendo superior a la que ofrecen otros smartphones de gama alta. Todos los teléfonos de la serie incluyen la función «AI Best moment» que, como su propio nombre indica, recurre a la Inteligencia Artificial para seleccionar la mejor imagen de una ráfaga que el móvil hace automáticamente cada vez que tdisparamos. La IA también es capaz de evitar los reflejos que aparecen en las fotos cuando, por ejemplo, disparamos a través de un cristal. También las cámaras frontales son comunes. Ocultas bajo una gran perforación en la pantalla, constan de un sensor principal de 32 megapíxeles, un segundo sensor para profundidad y un infrarrojo que el sistema utiliza para el desbloqueo facial. Llegan equipadas con funciones de enfoque automático, capacidad de vídeo en 4K y asistencia por Inteligencia Artificial, que mejora el efecto de profundidad en el modo retrato y que permite hacer las fotos con gestos. Y aquí es donde terminan los parecidos. Las capacidades fotográficas de los tres modelos son, en efecto, muy diferentes, empezando por el hecho de que la versión «normal» cuenta con tres cámaras traseras mientras que la Pro integra cuatro y el P40 Pro+, cinco. P40 Pro, cuatro cámaras revolucionarias Pero veamos. En el Huawei P40 Pro, el sensor principal de 50 megapíxeles cuenta con estabilización óptica (OIS) y un nuevo sistema de enfoque Octa Phase Detection, además de una tecnología exclusiva llamada XD Fusion Engine, asistida por Inteligencia Artificial y cuyo cometido es hacer que el procesamiento de la imagen sea mucho más rápido, algo que suena parecido al sistema que Apple ya incorpora desde hace tiempo en sus últimos modelos de iPhone. Habrá que comprobarlo durante el análisis a fondo de los terminales. El modo noche también ha sido mejorado y ahora es capaz de mostrar hasta los mínimos detalles de un sujeto envuelto en una oscuridad casi total. El segundo sensor es un ultra gran angular de 40 megapíxeles gracias al que se podrán tomar imágenes con un ángulo muy amplio. Además, éste es el sensor que la firma dedica a la toma de vídeos, que podremos grabar en una calidad de hasta 4K y que incluye efecto cine. El sensor, con una ISO de 51.200, puede combinarse con otra de las cámaras para grabar un vídeo dual (dos en uno). De este modo, veremos en una misma pantalla la escena completa y al lado, un primer plano de la misma. Tres micrófonos direccionales permiten, por último, la función «Audio Zoom», que es capaz de captar sonido a distancia en los vídeos. El tercer sensor, de 12 megapíxeles, es un impresionante telefoto que garantiza un zoom de hasta 20x «sin perder ninguna calidad», según asegura Huawei. Gracias a sus lentes periscópicas, el zoom máximo es de x100. Por último, encontramos un sensor de profundidad que nos permitirá hacer fotos macro colocando el teléfono a solo 2,5 cm. de distancia del sujeto. En el P40 «normal», sin embargo, encontramos una triple cámara. El sensor principal de 50 megapíxeles se mantiene (aunque sin OIS), y viene acompañado de un ultra angular de 16 megapíxeles y un telefoto de 8 megapíxeles. Unas capacidades, pues, muy inferiores a las que ofrecen los modelos Pro y Pro Plus. AppSearch, un buen parche Como ya se ha dicho, ninguno de los dos terminales podrá funcionar con las «apps» de Google, ya que Huawei sigue en la lista negra del gobierno norteamericano y no puede, por lo tanto, incorporar piezas o software producidos por empresas se ese país. Los terminales llegan, pues, con EMui 10.1, la capa personalizada de Huawei sobre Android 10 AOSP, que incluye nuevas funciones de doble pantalla y permite controlar distintos dispositivos compatibles (como televisores, altavoces o PCs) desde un único panel. Para paliar la ausencia de Google, especialmente incómoda para los usuarios, Huawei ha presentado una nueva app, llamada «AppSearch», que corre bajo HMS (Huawei Mobile Services) y que permite precisamente eso, buscar todo tipo de aplicaciones en internet, lo cual, sin los servicios ni la Play Store de Google, permitirá a los usuarios localizar las aplicaciones más demandadas en cualquier categoría: juegos, vídeo, música.... La app se puede descargar en cualquier dispositivo, aunque no sea de la marca. Sin embargo, ojo, porque la «app» solo se va a limitar a eso, a localizar dónde están las aplicaciones, pero no permitirá su descarga directa. Para eso, habrá que ir directamente a los sitios o tiendas facilitados por AppSearch y descargarlas desde los sitios que lo permitan. Huawei aprovechó la ocasión para presentar Sound X, un altavoz inteligente de alta calidad construido junto a DEVIALET y capaz de una potencia de 144 watios, efecto surround de 360 grados y unos graves, según la firma, que no tienen igual en el mercado. Gracias a Huawei Share, podemos escuchar en ese altavoz los contenidos audiovisuales que estemos viendo en el teléfono. En cuanto a los precios, el Huawei P40 costará 799 euros mientras que el Pro se venderá por 999 euros y el P40 Pro+, con 512 GB de Ram, por 1399 euros.

La pandemia de Covid-19 ha provocado que algunas tecnológicas, como Apple, se estén replanteando la fecha de salida de sus futuros dispositivos móviles. Sin embargo, otras compañías han optado por seguir adelante con sus lanzamientos. Ese es el caso de la china Huawei, que ha escogido el día de hoy para mostrar al mundo su nuevos «smartphones». El Huawei P40 y el P40 Pro. Dos dispositivos llamados, junto a otros como los Galaxy S20, a democratizar el 5G durante el presente año.

Los ciberdelincuentes suelen ir, en muchas ocasiones, un paso por delante de todos. Aprovechan eventos populares y tendencias sociales para cometer sus tropelías. En los últimos dos días se han detectado dos oleadas de ciberataques aprovechándose de la crisis del coronavirus Covid-19. Una de ellas afecta a los usuarios de la aplicación de mensajería WhatsApp. Una investigación de la firma de seguridad Panda ha descubierto un aumento exponencial en las últimas 48 horas de ciberataques que aprovechan los momentos de incertidumbre para intentar robar datos personales de los usuarios. Una de las oleadas detectadas se sirve de técnicas «relativamente obsoletas» -dicen los expertos- para secuestrar los equipos informáticos de pequeñas empresas y autónomos por medio de correos electrónicos. La segunda trata de robar datos personales y bancarios a ciudadanos de a pie a través de engaños perpetrados desde WhatsApp. Los expertos reconocen que los ciberdelincuentes emplean técnicas ya conocidas que, pese a todo, siguen siendo efectivas contra las víctimas. En lugar de utilizar métodos sofisticados, han multiplicado el número de envíos de emails con malware a direcciones de correo electrónico corporativas. «Quizás por ello, sea más fácil caer en sus trampas», apunta en un comunicado Hervé Lambert, responsable de operaciones de Panda Security. La gravedad de esta oleada se debe a que los emails fraudulentos tratan de impagos y deudas. Se trata de dos temáticas que generan una gran presión en el colectivo de autónomos, ya que muchos se enfrentan a dificultades financieras derivados de la crisis del coronavirus. La investigación recoge que la mayoría de los mensajes enviados son emails de «phishing» o suplantación de identidad con los que, supuestamente, se tiene un impago, poniendo en alerta a los receptores. «Los ciberdelincuentes son conscientes de que las pymes están siendo uno de los sectores que más está sufriendo las consecuencias económicas de la crisis del coronavirus, ya que muchas se están enfrentando ahora mismo a un grave problema de liquidez», añade. El informe recalca que han sido «miles los emails orientados a timar a pymes y autónomos» amenazándolos con la suspensión de servicios del alojamiento de la página web y el correo electrónico de sus negocios. La técnica, aunque clásica, sigue siendo efectiva: los correos que se han detectado en esta oleada de «phishing» se suplanta al «webmaster» de la empresa en cuestión y llevan el asunto «Su suspensión de la cuenta por exceso de spam». El mensaje indica que hay que pinchar en un enlace para resolver un problema. Una vez se accede al sitio web, los delincuentes van pidiendo a sus víctimas todos sus datos personales y bancarios, dejando «vendidos» a los receptores. «Es importante extremar todas las precauciones posibles durante los días de confinamiento, porque los cibercriminales se están aprovechando de la angustia de millones de personas, para hacer un execrable agosto a costa del coronavirus», reconoce Lambert. Otra de las técnicas que han crecido recientemente durante la pandemia es el envío de «malware» a través de aplicaciones como WhatsApp, el servicio de mensajería más utilizado en España. Así, los expertos aseguran que los ciberdelincuentes envían emails indiscriminados invitando a descargar «apps», en su mayoría para dispositivos Android, que supuestamente sirven para monitorizar el coronavirus. Se trata de «apps», supuestamente desarrolladas por una entidad bancaria de gran envergadura cuyo supuesto valor para el usuario es un mapa en tiempo real con la evolución de la enfermedad y sus afectados. Sin embargo, al descargar la «app» se instala un archivo de código malicioso («malware») en el móvil o tableta que «pone en jaque a toda su seguridad». A su vez, los expertos reconocen que también se está dando un elevado número de accesos a una web de «phishing» en la que se suplanta la identidad de Netflix para robar datos personales y bancarios. En concreto, los ciberdelincuentes utilizan un enlace que se está difundiendo por WhatsApp en el que supuestamente la plataforma de vídeo en «streaming» regala una suscripción gratuita para ayudar a las familias a llevar mejor el confinamiento originado por el Covid-19.

La tormenta de incertidumbre a la que se han sometido las empresas tecnológicas por el embate del coronavirus Covid-19 puede azotarle muy duro a sus cuentas de resultados. Muchas empresas han tenido que posponer eventos de presentación, postergar lanzamientos o cancelar proyectos. Un extraño trimestre que puede cambiar los planes de marcas como Apple. El gigante de la tecnología, que por tradición presenta sus nuevos iPhone en septiembre, puede retrasar su conferencia varios meses. No está confirmado el evento de presentación Keynote de otoño, pero atendiendo a los anteriores años se da por descontado que en septiembre está previsto la llegada del próximo modelo de iPhone, que presumiblemente, y a falta de ser oficial, puede denominarse iPhone 12. Según un informe de «Asian Nikkei Review», la compañía estadounidense estudia la posibilidad de retrasar dos meses el lanzamiento del próximo dispositivo móvil. Una decisión que todavía no está tomada, apuntan fuentes internas, y que podría afectar a sus ingresos económicos. El iPhone representa el 60% de la facturación global de la compañía. Es su producto estrella y, aunque con el tiempo ha diversificado sus líneas de negocio, el «smartphone» sigue siendo su principal fuente de ingresos. El actual brote de coronavirus ha dificultado la cadena de suministro de Apple. Una de las fuentes de Nikkei asegura que la empresa no está dispuesta a arriesgarse a una posible «tibia recepción» de lo que puede ser su primer iPhone compatible con las conexiones 5G. «Necesita que su primer móvil 5G sea un éxito», recalcan las mismas fuentes. La empresa ya lleva un año de retraso frente a Samsung y Huawei, sus más directos competidores, que el pasado año lanzaron sus primeros terminales compatibles con las nuevas redes de quinta generación. Por el momento, numerosos empleados están teletrabajando para cumplir con las exigencias de confinamiento, lo que a su vez puede afectar los planes iniciales de la firma para los próximos meses. La decisión, señalan las fuentes consultadas, todavía no está tomada de manera definitiva hasta, al menos, mayo. Todo dependerá de cómo se desarrollan los acontecimientos, aunque las informaciones que se han aireado son algo confusas porque también se cree que seguirá todo como está previsto. Incluso no se descarta que se retrase hasta el próximo año. Recientemente, Apple lanzó nuevos productos tecnológicos en medio de la pandemia de coronavirus como una renovación del ordenador portátil MacBook Air y dos nuevos modelos de iPad Pro con un revolucionario escáner láser y un teclado con «trackpad». Su conferencia de desarrolladores WWDC se ha convertido en un evento online.

Instagram es el caramelito de Facebook. La aplicación de su catálogo que más crece y la que está manteniendo a la generación más joven de usuarios. Que buena falta le hace ante los nuevos códigos de los miembros de la Generación Z. Unos chavales que prefieren TikTok, «Fortnite» o los filtros de determinados editores que entrar a una red social. Pero la conocida aplicación de fotografía tiene muchas funciones, algunas de ellas quizás desconocidas para la mayoría de sus usuarios. Convertir una «story» en una publicación Las «stories» o historias» son publicaciones efímeras. Contenidos que desaparecen a las veinticuatro horas y que han causado furor entre sus más de mil millones de usuarios registrados. Una oportunidad comercial y que ha logrado que Facebook, su empresa propietaria, se interese cada vez más por este formato tan cautivador. Bien. El problema, en teoría, es que a veces a uno le gusta conservar sus recuerdos de otro modo. Pues la «app» permite guardar esa imagen en forma de publicación. La idea es utilizar la función llamada «Compartir como publicación» que se encuentra en el menú de cada historia. Hacer privadas las «stories» Estas historias, que generan tanto éxito, pueden servir para que muchos usuarios quieran sacar su lado más creativo o compartir una imagen golosa o, incluso, controvertida. O simplemente sea una imagen más personal. Pero en ocasiones uno cae en la cuenta que no desea que la vea todo el mundo. Por las razones que sean. Pues bien, la aplicación permite limitar el número de seguidores que pueden ver las publicaciones. Es decir, se puede hacer que solo los amigos más cercanos la disfruten. Para activarlo hay que dirigirse al menú de configuración de Instagram y entrar en el apartado «Mejores amigos». Una vez activado, cuando vayas a publicar la fotografía podrás escoger este grupo fácilmente. Evitar que te etiqueten en una imagen Con el tiempo, Instagram ha venido añadiendo mejoras en la privacidad de sus usuarios. Es algo fundamental que va ganando peso en la vida digital, aunque a veces se pase por alto. En la «app» se puede, desde «Configuración», decidir qué contacto o seguidor te puede etiquetar en una imagen. Así evitamos las pillerías de ciertos amigos a los que les gusta gastar bromas. Eliminar imágenes pero conservándolas El perfil de cada usuario representa, para muchos de ellos, su vida entera. Y más si han sido personas cuidadosas que le han dedicado bastante tiempo en dejarlo listo para la posteridad. Pero, en ocasiones, uno va repasando esas publicaciones subidas dándose cuenta que en alguna no estuviste muy acertado que digamos. Quieres quitarla porque representa una cierta incoherencia con la temática que has ido trabajando pero en realidad no deseas eliminarla al completo. Hay una opción, que es redirigirlas al «Archivo». Pulsando sobre el menú de opciones de cada imagen te encontrarás esta posibilidad. Evitar que sepan si ves una «story» Si un usuario no quiere se sepa que ha visto una «storie», esas publicaciones con una duración de 24 horas, existe un procedimiento para conseguirlo. En primer lugar, se debe entrar en la aplicación de Instagram para smartphone para que los «stories» de las cuentas que sigue se carguen. Una vez hecho esto, deberá salir de la «app» fotográfica y hacer «clic» sobre los «Ajustes» del teléfono y ponerlo en «Modo Avión». Tras realizar este procedimiento, podrá regresar a a la aplicación y visualizar todas las «stories» que quiera sin riesgo de que aquel que las ha subido se entere. Subir varias fotos a una «story» Se trata de una nueva funcionalidad para crear montajes con varias imágenes en las historias. Para ello, hay que abrir Instagram. Entonces, pinchar sobre el símbolo de la cámara, ubicado en la esquina superior izquierda. Acto seguido, seleccionar «Layout», si su dispositivo tiene sistema operativo iOS, o «Diseño», en caso de que sea Android. Publicar vídeos sin audio Aunque Instagram nació como una red de fotografía, y esta es su verdadera esencia, la aplicación se ha venido reorientando hacia el vídeo. Y ofrece varias posibilidades para potenciar este formato. En ocasiones, un usuario necesita subir un vídeo sin sonido. Por las razones que sean. Pues también se puede hacer, aunque hay que decidirlo previamente a la publicación. En el proceso de subida hay una opción que indica, a través de un icono, si deseas eliminar el sonido. Silenciar las publicaciones de alguien Otro de los trucos más interesantes es la posibilidad de dejar de ver las publicaciones de los usuarios. Esto es muy positivo para aquellos usuarios pesados que, por ejemplo, intentan restregarle su vida de color de rosa a los demás. Hay una opción para limitar la visualización de los contenidos sin tener que dejar de seguirle. El secreto está en el menú desplegable de las imágenes del contacto. En uno de los apartados hay una opción que se llama «Silenciar». Así de fácil. Y así de efectivo.

La tecnología, al servicio sanitario. Desde que los casos de infectados por coronavirus Covid-19 se han disparado no han dejado de crecer iniciativas ciudadanas para volcarse en la lucha contra la pandemia que amenaza con una profunda recesión económica. Distintas innovaciones han sido utilizadas a nivel profesional por servicios sanitarios de distintos países. La infección no da tregua y herramientas como robots asistenciales, drones o aplicaciones de seguimiento están permitiendo combatir en esta guerra contra un enemigo invisible. Robots asistenciales La robotización es uno de los grandes desafíos de la Humanidad. Robots y máquinas que permiten agilizar procesos industriales y que están empezando a entrar en los hogares como robots asistenciales. El confinamiento al que se han visto obligados los ciudadanos de numerosos países para combatir la epidemia ha provocado que los servicios de transporte y repartidores a domicilio no den abasto de toda la demanda. Además, el potencial riesgo de enfrentarse a la calle en medio de las infecciones ha llevado a algunas empresas a eliminar los repartos a domicilio. Pero los supermercados y los suministros alimenticios no pueden parar. De ahí que hayan empezado a pensar en la tecnología como una solución, aunque todavía no se ha implantado. Así, hay ejemplos como Roxo -robot repartidor de FedEx- o Scout -de Amazon- que pueden servir para conseguir esta política de contacto cero entre humanos. Un ejemplo que sí se ha estado utilizando recientemente en China ha sido un robot de la empresa Keenon Robotics. Una máquina de comportamiento semiautomático -está controlado por un operario- que permite transportar medicinas y alimentos a las personas en las zonas de aislamiento. Drones Otro ejemplo de tecnología aplicada se encuentra en el uso que en algunas regiones le están dando a los vehículos aéreos no tripulados o drones. Con estos aparatos se ha llegado en China, por ejemplo, a pulverizar y desinfectar calles. Para ello, se han servido de modelos de DJI, el mayor productor del sector, que han incorporado sistemas de aspersión para lograr este cometido. Esto está sirviendo para no poner en peligro a personal de limpieza y optimizar sus recursos. De igual manera, en algunos casos se ha llegado a utilizar para labores de vigilancia policial, advirtiendo a la población de la necesidad de que se dirijan a sus casas para continuar con la cuarentena. La firma Shenzhen MicroMultiCopter (MMC) pensó en algo más: desplegar drones para transportar ayuda médica en remoto. En España, por ejemplo, se ha utilizado en ciudades como Madrid para monitorizar a la población. Impresión en 3D Otro de los grandes desafíos de la pandemia es proteger a los servicios sanitarios, el muro de contención contra las infecciones. La falta de material y de accesorios de protección ha llevado a poner en marcha iniciativas para producir desde los necesarios respiradores a las viseras por medio de la impresión en 3D. Una de las más llamativas ha sido la Coronavirus Makers, un grupo formado por ingenieros y profesionales sanitarios de varias zonas geográficas españolas (Asturias, Canarias…) que están produciendo a marchas forzadas equipos caseros. De igual manera, otros proyectos como Veda (Ventilador Estado De Alarma) han compartido sus servicios para crear ventiladores artesanales. Aplicaciones de seguimiento Uno de los grandes logros de Corea del Sur en la lucha contra la pandemia está siendo, además del acceso directo a test masivos, su capacidad de hacer seguimiento de los ciudadanos infectados y de su entorno. Para ello, han venido creando servicios digitales y aprovechando los datos de movimiento procedentes de los teléfonos móviles para lograr romper la cadena de transmisión del coronavirus. Las herramientas de autodiagnóstico están proliferando. De esta manera, según diversos estudios consultados, la sociedad coreana ha conseguido aislar todo lo que está siendo posible a los infectados, reduciendo así la propagación del virus. Las restricciones en materia de protección de datos en Europa dificulta la implantación de una herramienta parecida. Una «app» llamada Corona100m dispone de una tecnología llamada «geofencing» que ejerce de «valla virtual» para que los usuarios, mediante la recepción de una alerta móvil, pueda saber si está entrando en una zona con casos masivos de contagios, permitiéndole así extremar las precauciones. En China, donde surgió la epidemia, han aprovechado la alta penetración de teléfonos móviles en su población (1.300 millones de personas) para generar un software en donde se introducen unos pocos datos personales y si tienen síntomas. Así, Alipay Health Code, gestionado por el gobierno chino, genera un código QR con el nivel de riesgo (rojo, amarillo, verde). Una información que le puede servir a las autoridades sanitarias para hacer una monitorización de los posibles infectados y saber de antemano si se está cumpliendo o no la cuarentena. Pero una de las más avanzadas en la actualidad es TraceTogether. Un proyecto en Singapur que ha permitido reducir a niveles increíbles el número de contagios. A diferencia de otras herramientas de seguimiento, esta emplea la tecnología inalambrica Bluetooh para ayudar al gobierno del país a localizar y notificar a las personas que han estado en contacto cercano con alguien infectado con el coronavirus. Permite, entonces, detectar a otros usuarios que se encuentran a dos o cinco metros y registra sus códigos de indentificación aleatorios y cifrado. Si un usuario de la aplicación da positivo por el coronavirus, el Ministerio de Salud envía un registro de la aplicación al gobierno. En Madrid, un interesante proyecto a iniciativa de la Comunidad de Madrid ha llevado a un grupo de profesionales del sector de la tecnología y el emprendimiento a crear una aplicación llamada Coronamadrid, diseñada para descongestionar los servicios sanitarios. A través de un formulario y una serie de datos, los usuarios pueden analizar su estado de salud a través de un sencillo test evitando así el colapso de las líneas telefónicas abiertas para la atención ciudadana. Mediante unas sencillas preguntas, es posible saber cuáles de los síntomas del coronavirus está sufriendo el paciente y desde cuándo. De esta manera, se puede realizar una primera evaluación ayudando en el confinamiento, una de las barreras en la lucha contra la epidemia. También permiten conocer unas zonas calientes. El servicio, si el usuario le da permiso, es posible gelocalizarle para descubrir los lugares en donde se concentran mayor número de personas infectadas o con posibles síntomas. El País Vasco también trabaja en una herramienta similar. De igual manera, en ciudades de México o Cuba han creado una fórmula similar. Otra iniciativa es ACovid-19, compuesta por una web y app para dispositivos móviles gratuita desarrollada por Alcatraz Solutions que pretende contribuir en la detección y contención del coronavirus. Se trata de una iniciativa sin ánimo de lucro que pretende apoyar tanto a Administraciones Públicas como a la ciudadanía. «Ante una situación donde reina la confusión, desde Alcatraz queremos aportar nuestro granito de arena poniendo a disposición de la Administración una solución que les permita mantener informados y dar respuesta a las dudas de la ciudadanía, así como descongestionar los teléfonos de asistencia sanitaria», explica en un comunicado Leopoldo Mallo, director general de Alcatraz Solutions. Big Data y uso de datos móviles El análisis de datos masivos en tiempo real se ha convertido en un caballo de batalla para los países afectados. Existen numerosos servicios digitales y mapas inteligentes que se están desarrollando tanto a nivel local como globalmente están sirviendo para hacer un seguimiento de las infecciones. Información de gran utilidad que, sumados a los gráficos de estudios matemáticos y otros profesionales compartidos en internet, sirve para conocer el avance de la pandemia. Uno de los más mapas más importantes es el proyecto de la Universidad Johns Hopkins lanza un mapa para monitorizar los casos de coronavirus en tiempo real mediante la tecnología de la empresa Esri. La herramienta ofrece una representación visual de todos los casos globales de Wuhan Coronavirus (2019-nCoV) confirmados en el mundo, con datos de la OMS y el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU., entre otras fuentes. El usuario puede explorar dónde y cuándo se han producido los brotes, así como cuántos pacientes se han recuperado y cuántos han fallecido. En España, la Generalitat valenciana ha puesto en marcha un proyecto piloto en España para recabar información agregada de datos anonimizados de los ciudadanos a través de los teléfonos móviles. Mediante un acuerdo firmado entre el Instituto Nacional de Estadística (INE) y las tres principales operadoras del país (Telefónica, Vodafone y Orange) se podrá evaluar el impacto de las medidas de confinamiento en la expansión del coronavirus. Una de las promotoras de esta iniciativa es la ingeniera alicantina Nuria Oliver, doctora por el Media Lab del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y especialista en inteligencia artificial y Big Data aplicado a iniciativas de bien social. En declaraciones a EFE, ha explicado que «hay un movimiento a nivel mundial orientado a la exploración de este tipo de información captada por la red de telefonía móvil para ayudarnos a entender cómo de efectivas están siendo las medidas de contención, hacer modelos epidemiológicos más precisos que incorporen información de movilidad real y la detección de posibles focos de infección». Inteligencia Artificial La Inteligencia Artificial es otro de los grandes aliados en esta lucha contra un enemigo invisible. Se está utilizando, por ejemplo, para encontrar una pronta vacuna contra el coronavirus. Pero para muchas más cosas. En plena alarma sanitaria por el coronavirus, un software llamado Bluedot con modelos de aprendizaje automático sirvió para que un epidemiólogo chino diera la primera voz de alarma de la epidemia en la región de Wuhan, foco donde se originó el brote. Alertó el 31 diciembre de los primeros casos advirtiendo de que una curva ascendente de futuros contagios. Quibim es una empresa biotecnológica valenciana especializada en la extracción de información cuantitativa de las imágenes médicas radiológicas. Un éxito reciente ha sido crear una red neuronal capaz de analizar una tomografía axial computerizada (TAC) en solo 20 segundos para estimar las posibilidades de un infectado por Covid-19. De la misma manera, un programa de software de Alibaba Cloud basado en algoritmos de aprendizaje profundo tiene una precisión del 96 % de aciertos en el diagnóstico de la neumonía por coronavirus para diferenciarla de la neumonía común u otras afecciones pulmonares, según fuentes de la compañía. El centro de investigación Damo de Alibaba Cloud, filial de computación en la nube del gigante chino del comercio electrónico, aseguró en un comunicado que el programa, que ya se usa en más de 160 hospitales de China, analiza imágenes de un TAC con una mayor velocidad de lo que puede hacer un médico. En cuanto a equipos informáticos, los superordenadores también están facilitando las cosas a los investigadores. IBM y el gobierno de Trump han firmado un acuerdo para aprovechar la potencia de la supercomputación en investigaciones sobre el coronavirus y desarrollar modelos epidemiológicos precisos que puedan facilitar las tareas de aislamiento y detección de nuevos infectados.

El Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE) ha detectado aplicaciones maliciosas, en su mayoría para dispositivos Android, que aseguran tener la utilidad de facilitar un mapa para seguir la evolución del coronavirus pero que en realidad suplantan a entidades bancarias y descargan aplicaciones maliciosas. La difusión de este tipo de aplicaciones se realiza a través de correos electrónicos que suplantan a entidades bancarias y contiene un enlace de descarga a la aplicación maliciosa, aunque también podrían difundirse a través de otro tipo de correos electrónicos o de mensajería instantánea, ha informado en un comunicado el organismo dependiente del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital. Así pues, se han detectado correos electrónicos que suplantan la identidad de entidades bancarias y que, mediante ingeniería social, intentan convencer al usuario para que pulse sobre el enlace y descargue una supuesta aplicación donde se muestra la evolución del coronavirus a través de un mapa. Esta aplicación es, en realidad, maliciosa y esconde el troyano bancario Cerberus. Según informa el centro tecnológico son sede en León, este «malware» o código malicioso de acceso remoto permite a los atacantes tomar el control de los dispositivos Android que tengan instalada la aplicación y así robar datos de acceso a aplicaciones bancarias, tomar el control de los SMS y recopilar listas de contratos, entre otros. El enlace de este tipo de aplicaciones maliciosas también podría difundirse a través de otro tipo de correos electrónicos o incluso de mensajería instantánea, por lo que el INCIBE aconseja tener una especial precaución. A quienes hayan recibido un correo similar al descrito anteriormente, pero no hayan descargado e instalado ningún archivo .apk, por lo que su dispositivo no se habrá infectado, el INCIBE recomienda eliminar el correo electrónico de la bandeja de entrada. En caso de que se haya descargado la aplicación pero no se haya instalado, el usuario debe eliminar de su carpeta de descargas el archivo .apk. Para ello, debe buscar en el gestor de archivos de tu dispositivo Android la carpeta de descargas. Si se ha descargado y ejecutado el archivo malicioso, es posible que el dispositivo se haya infectado y para eliminar la infección se debe escanear el dispositivo con un antivirus actualizado, concluye el INCIBE.

WhatsApp, conocida aplicación de mensajería instantánea, prepara una nueva función que permitirá conocer de manera más intuitiva a qué usuarios has decidido bloquear, así como activar esta opción más fácilmente. Esta medida está aún en fase de pruebas, pero posiblemente llegará en las próximas semanas a todos sus usuarios. Según ha desvelado «WABetaInfo», medio especializado en la aplicación, WhatsApp está probando en una nueva versión de pruebas para los dispositivos Android una función que permitirá a los usuarios conocer más fácilmente a quién bloquean. Hasta ahora, cuando los usuarios decidían bloquear a un contacto (por acoso, por ser pesado, por ejemplo) no quedaba del todo claro a simple vista. Hay un apartado en donde se pueden consultar los números que se han bloqueado. Ahora, eso va a cambiar con una notificación dentro de la propia ventana de chat. Se trata de un aviso cada vez que se bloquea o desbloquea a un determinado contacto. Esta notificación, según los primeros indicios, no será pública y solo la podrá recibir y consultar el propio usuario. Es decir, el usuario bloqueado seguirá sin saber si ya no puede mantener una conversación, más allá de las suposiciones habituales como no ver el estado de conexión del interlocutor. Además de esta advertencia, WhatsApp también trabaja para que la función de bloquear sea más fácil. Las primeras imágenes que se han aireado indican que los usuarios podrán desbloquear a un contacto desde la propia ventana de chat nada más entrar. Esta función es útil, sobre todo, para aquellos usuarios que acostumbran a pararle los pies virtualmente a otro.

Estamos en una economía de guerra. En una situación en donde el tejido empresarial ha reorientado su producción para sacar adelante productos de primera necesidad. El brote de coronavirus Covid-19 ha paralizado el planeta al completo, pero los servicios mínimos, al margen de la alimentación, el transporte y la sanidad, también tienen a internet como aliado en esta batalla. ¿Quiénes están, sin embargo, ganando dinero? Empresas tecnológicas con servicios a internet y plataformas de «streaming» siguen a pleno rendimiento a pesar de haberse registrado una ralentización del 10% en la velocidad de internet. Se están usando cada vez más las redes sociales, pero sus negocios alrededor están sufriendo una importante desaceleración. Twitter, conocida red de micromensajes, ha aumentado su audiencia en torno al 23% en las últimas semanas, pero ya amenaza tormenta financiera. No va a cumplir los objetivos previstos inicialmente para este trimestre ante la espantada de anunciantes, su corazón económico. En el mismo escenario se encuentra Facebook, dueño y señor de varios de los servicios digitales más importantes del mundo que está repeliendo el embate del coronavirus. Su uso ha crecido exponencialmente, la infraestructura está aguantando un «tute» increíble, pero su negocio va a caer estrepitosamente. La multinacional estadounidense ha admitido en un comunicado que está experimentando un «crecimiento extremo» en las últimas semanas por culpa del confinamiento de millones de personas en varios mercados importantes como Europa. Pero la mayor parte del uso se concentra en la mensajería privada y las videollamadas, productos que la empresa no monetiza. La publicidad digital, su principal fuente de ingresos, está cayendo. Y, como resultado, el gigante de las redes sociales ha reconocido que su negocio está sufriendo al mismo tiempo que lucha por mantener sus herramientas de comunicación estables. «Gran parte del aumento del tráfico está generándose en nuestros servicios de mensajería, pero también hemos visto a más usuarios que utilizan nuestros productos de noticias y noticias para obtener actualizaciones de sus familiares y amigos» Las aplicaciones de mensajería Facebook, Instagram y WhatsApp en las áreas más afectadas del mundo como Italia y España ha aumentado en más del 50 por ciento en comparación con sus valores normales. Las videollamadas en Messenger y WhatsApp en esas mismas áreas se han duplicado en las dos últimas semanas. «El crecimiento del uso de Covid-19 no tiene precedentes en toda la industria, y estamos experimentando nuevos registros de uso casi todos los días», escriben los jefes de análisis Alex Schultz y de ingeniería Jay Parikh. «Mantener la estabilidad a lo largo de estos picos de uso es más desafiante de lo habitual ahora que la mayoría de nuestros empleados están trabajando desde casa», lamentan. El principal problema es que los servicios de mensajería no se monetizan de igual manera como el «News Feed» o panel de actualizaciones de Facebook -similar en Instagram-. El gasto en publicidad digital se está disminuyendo en todos los ámbitos en los países que actualmente están bloqueados para detener la propagación de Covid-19. Y este escenario está «afectando negativamente» a Facebook como muchas otras empresas. Las principales firma tecnológicas han caído en bolsa en el último mes. «Gran parte del aumento del tráfico está generándose en nuestros servicios de mensajería, pero también hemos visto a más usuarios que utilizan nuestros productos de noticias y noticias para obtener actualizaciones de sus familiares y amigos», explican desde la empresa. «Al mismo tiempo, nuestro negocio se ve afectado negativamente como tantos otros en todo el mundo. No monetizamos muchos de los servicios donde vemos un mayor uso, y hemos visto un debilitamiento del negocio publicitario en países que han tomado medidas más agresivas para el coronavirus», reconocen las mismas fuentes. Las únicas empresas que pueden salir airosas durante la pandemia son aquellas especializadas en contenidos audiovisuales y las puramente digitales. De hecho, según varios informes de consultoras consultados, la mayor demanda de servicios como Netflix, Google y Amazon va a permitir a estos gigantes salir de esta crisis incluso reforzados. Pero el resto, hay muchas incertidumbres para los próximos meses. La mayor caída de venta de móviles de la historia A las empresas tecnológicas que no cuentan con servicios digitales tan relevantes la factura es aún mayor. La demanda de teléfonos móviles se ha reducido drásticamente. Según un informe de la consultora Strategy Analytics, la venta global de «smartphones» ha registrado una caída de 38% en los mercados más importantes como Europa, Estados Unidos y, sobre todo, China, donde se originó el foco de coronavirus. Los datos son preocupantes. Se ha pasado de los 99.2 millones de unidades vendidas en febrero de 2019 a 61.8 millones colocadas en este pasado mes de febrero, pero se espera que marzo, que aún no ha terminado, sufra una caída más acentuada. La demanda de dispositivos colapsó Asia arrastrando con ello a los envíos a otras regiones. «Algunas fábricas asiáticas no pudieron fabricar teléfonos inteligentes, mientras que muchos consumidores no pudieron o no quisieron visitar tiendas minoristas y comprar nuevos dispositivos», reconoce Linda Sui, directora de Strategy Analytics. Por marcas, Samsung y Apple han reducido sus ventas pero se han mantenido como primer y segundo fabricante. La sorpresa ha sido Xiaomi, que ha superado a Huawei por primera vez. El veto del gobierno de Trump y la pandemia de coronavirus ha condenado al gigante chino a perder la relevancia que había conquistado en los últimos meses. En ese escenario, las acciones de Apple cayeron en esta semana después de salir a la luz el rumor que la firma estadounidense va a retrasar su lanzamiento anual de iPhone. Con las fábricas aún sin llegar a la normalidad y la ausencia de planes comerciales estratégicos, uno de los grandes lanzamientos del año se tambalea.

Google domina muchos sectores, desde las búsquedas a los correos electrónicos pasando por los móviles con Android. Aunque en su historial se acumulan numerosos fracasos, muchos de sus servicios se han convertido en imprescindible para millones de personas. Uno de ellos es Gmail, conocido gestor de mails, que pese a todo, no cuenta con un mecanismo visual e intuitivo para hacer limpieza de correos. Liberar espacio es importante. El servicio permite hasta 30 GB de almacenamiento gratuito. Por regla general, es Gmail el que más suele recortar. El problema viene cuando un usuario quiere hacer limpieza y eliminar mensajes recibidos todos estos años para ordenar un poco el material. Y, entonces, te das cuenta de la realidad: ¿cómo borro los mails? ¿Dónde está la función? ¿Cómo sé lo que «pesan» cada uno para priorizar? Es buen momento para hacerlo, ahora que el brote de coronavirus Covid-19 ha confinado a millones de personas en sus casas. Bien, pues hay un par de «trucos» para poder hacerlo. El primero y más accesible es pulsar sobre el menú desplegable que hay en el buscador. Se abrirán varias opciones, entre las que se encuentra el campo «Tamaño», que permite localizar los correos mayores de una cantidad, que el usuario debe escoger. Por ejemplo, mayor que 10 MB, que es una unidad muy habitual y que nos permitirá seleccionar los correos más «pesados». Desde aquí también se puede hacer una selección por intervalos de tiempo, para encontrar por ejemplo aquellos mensajes que tienen más de un año. Otra opción es hacerlo con un código especial. En el cuadro de búsqueda de Gmail hay que escribir: has:attachment larger:10M. Entonces, hacer clic en «Buscar». El detalle a tener en cuenta es el número de la secuencia. Es decir, se puede sustituir el «10» por un número mayor si quieres eliminar archivos más grandes. Una vez completada la búsqueda, el siguiente paso es seleccionar los correos que no necesites y hacer clic en «Eliminar». A la izquierda de la página, haz clic en «Más» y luego a la papelera. En la parte superior, es necesario hacer clic en «Vaciar la papelera ahora» para hacer más espacio. Otro detalle importante es que pare ver los resultados hay que eliminar definitivamente los correos de la carpeta «Spam». Para ello, hay que dirigirse al lateral izquierdo.

Wed, 25 Mar 2020 01:53:34 +0100

La "asfixia por ventiladores" ha sido considerada como una de las principales causas de accidentes durante el verano en Corea del Sur. Pero, ¿qué tienen de peligrosos estos aparatos en el país asiático?

La científica española Eva Almenar trabaja en Estados Unido en una facultad única en el mundo. Su misión es extender la vida de frutas y verduras rebanadas controlando cómo respiran.

Aprovechar un espacio vacío en internet. Con esa premisa, una ONG desarrolló un método que permite reemplazar el vínculo roto con fotos de menores desaparecidos y fomentar su búsqueda. Te contamos cómo funciona.

El autor considerado el padre de la literatura inglesa y primer poeta enterrado en la Abadía de Westminster, no sólo escribió los Cuentos de Canterbury sino que inventó el astrolabio y dejó un manual para usarlo.

Te contamos la dura competencia por dominar la aviación supersónica comercial entre Francia y la Unión Soviética en la década de los 70, con el Concorde y el Tupolev. Una carrera marcada por la muerte.

Sabemos cuán peligrosas son y se habla de deshacerse de ellas, pero una cosa es querer y otra poder: las armas nucleares están aquí para quedarse. ¿Cuántas y quién las tiene? ¿Cuántas vidas cobraría una ojiva en una ciudad?

Se vaticinó su fin hace décadas. Sin embargo, el disquete ha logrado sobrevivir como forma de almacenamiento de datos de máquinas de industrias, centrales eléctricas y nucleares. ¿Por qué?

El nuevo celular de la startup londinense Sirin Labs se jacta de ser el mejor en lo que a seguridad se refiere: tiene un sistema de cifrado "nivel militar". La BBC fue al evento de presentación y habló con sus creadores.

Hay una iglesia en India que, desde hace meses, tiene un aspecto peculiar: junto a su torre hay un gran ventilador que es, en realidad, una turbina eólica. BBC Mundo habló con el creador de este proyecto de energía renovable.

Este miércoles se inaugura en Suiza una maravilla de la ingeniería: un túnel ferroviario de 57,1 km que "perfora" los Alpes y unirá el norte y sur de Europa de modo más veloz y eficiente. Aquí sus impresionantes números.

Este martes dio comienzo en Taipéi la mayor feria de computación de Asia, Computex 2016. La compañía taiwanesa Asus presentó varios productos que esperan competir con Apple, Samsung o Microsfot. Te contamos cuáles son.

Cuando la ciencia converge con la tecnología puede convertise en un juego para niños y en una forma divertida de aprender. Te mostramos algunos proyectos (en español) que permiten a los más pequeños jugar con la ciencia.

La batalla legal entre Hulk Hogan y Gawker originó un debate sobre la libertad de prensa en la era digital y el poder de Silicon Valley desde que se supo que el cofundador de PayPal apoyó al exluchador con US$10 millones.

El calentamiento global y el crecimiento económico han hecho que la demanda de frío vaya en aumento, por lo que varios científicos están trabajando para desarrollar nuevas tecnologías que sean limpias y, a la vez, eficientes.

El francés René Carmille logró salvar vidas de judíos durante la ocupación de los nazis en Francia en 1940 al sabotear la tecnología de la época: las tarjetas perforadas de IBM. ¿Fue el primer hackeo de la historia?

El inventor italiano Guillermo Marconi quiso acallar las dudas sobre la efectividad y seguridad del sistema inalámbrico que había creado, pero abrió las puertas a un fenómeno que nos sigue acompañando: la piratería.

Viajará a dos metros de altura, llevará hasta 1.400 pasajeros y podrá avanzar por encima de filas de vehículos. Mira cómo es el superautobús que China espera construir este mismo año.

Entre los grandes problemas de las redes sociales están los abusos y los insultos. Las mujeres son uno de los grupos más afectados, pero muchos de los comentarios hirientes provienen precisamente de otras mujeres.

Un informe oficial indica que los sistemas que coordinan los misiles balísticos intercontinentales y los bombarderos nucleares operan con computadores de los años 70. Te contamos las razones.

Un grupo de pilotos de los célebres aviones de la Segunda Guerra Mundial desafió a la muerte lanzándose en picada a grandes velocidades. Fueron los primeros en romper la barrera del sonido.