Noticias de Salud

Máquina de Noticias es tú fuente para Noticias de Salud

Por favor haz clik en el '+' para leer más, o haz clik en el '-' para cerrarlo la sección

El daño cerebral adquirido es toda aquella lesión que se produce de manera repentina e inesperada en el cerebro como consecuencia de múltiples factores e independientemente de la edad. Dicha lesión puede ocasionar un gran abanico de dificultades tanto físicas como mentales, desde alteraciones en el lenguaje, problemas de memoria o la parálisis de una parte del cuerpo. La unidad de daño cerebral del Hospital Beata María Ana, premio ABC Salud 2019, dispone de un equipo de profesionales capaz de detectar y minimizar estas dificultades mediante un plan de rehabilitación que combina el tratamiento convencional con la tecnología robótica. A su vez, ha puesto en marcha diferentes proyectos de investigación donde evalúa la eficacia de nuevas terapias, como la realidad virtual o la estimulación magnética extracraneal. La unidad del Hospital Beata Ana María, perteneciente a la congregación de las Hermanas Hospitalarias, se fundó en el año 1999 en Madrid con el objetivo de atender adecuadamente a los pacientes con daño de cerebral. No son precisamente pocos. Según la Federación Española del Daño Cerebral, en España hay más de 420.000 personas afectadas por daño cerebral adquirido o DCA. Una lesión causada principalmente por el ictus y el traumatismo craneoencefálico. Desde su fundación, más de 4.000 pacientes han sido tratados por el equipo de expertos de la unidad. Un equipo transdisciplinar que aglutina todas las disciplinas necesarias para el diagnóstico y tratamiento de las lesiones cerebrales. Desde un médico rehabilitador, un neurólogo, médico internista, así como un psiquiatra. Por otro lado, según informa el jefe de la unidad de daño cerebral, Marcos Ríos, una serie de especialistas se encarga de realizar la terapia en sí. Estos son, el fisioterapeuta, terapeuta ocupacional, logopeda y neuropsicólogo. «El fisioterapeuta se encarga sobre todo de aspectos físicos, miembros inferiores y la recuperación de la deambulación. Mientras que el terapeuta ocupacional de las actividades de la vida diaria (aprender de nuevo a vestirse, asearse, cocinar, etc)», según explica el doctor Marcos Ríos. El paciente no es el único que recibe la atención de los especialistas, también las familias. Así lo indica el doctor: «Tenemos una psicóloga que trabaja específicamente con las familias. Las familias son coterapeutas que ayudan a realizar la terapia y tienen además un papel como paciente. Ya que sufren también las consecuencias de la lesión al perder a su persona de apoyo». El terapeuta ocupacional también es responsable de la rehabilitación de miembros superiores. De acuerdo con el doctor Marcos Ríos, «en los últimos 10 años se han adquirido muchos robots que permiten optimizar el tratamiento de miembros superiores, así como plataformas de deambulación para recuperar la marcha». Más funcionalidad en tres meses La incorporación de la tecnología robótica ha mejorado la recuperación de los pacientes. De tal forma que, según afirma el terapeuta ocupacional especializado en tecnología robótica de la unidad, Pedro Serrano: «En tres meses se recupera más del 60% de la funcionalidad del miembro superior utilizando la sinergia de la rehabilitación convencional más las nuevas tecnologías». Así, el uso de robots se recomienda actualmente como un complemento del tratamiento rehabilitador convencional. Ya que, como señala el terapeuta Pedro Serrano, «todavía no hay evidencia de que utilizar las nuevas tecnologías de forma aislada vaya a conseguir el mismo resultado». Aparte del uso del robot, existen una serie de tecnologías que, pese a que aún no forman parte del servicio del Hospital Beata Ana María, actualmente se evalúa su eficacia mediante distintos proyectos de investigación. Entre ellos, destaca la realidad virtual y técnicas como la estimulación magnética extracraneal o la estimulación transcraneal con corriente continua o TDCS, por sus siglas en inglés. Estas nuevas terapias se están poniendo a prueba en pacientes con ictus y traumatismo craneoencefálico desde hace cuatro años. En cuanto a los resultados, según asevera el doctor Marcos Ríos, «estamos viendo que en los pacientes donde se utiliza estas tecnologías, siempre acompañados de procesos de rehabilitación convencional, mejoran más que los que solamente se someten a uno estándar». Esto será de práctica clínica de aquí a tres años como parte de los tratamientos habituales. Por otro lado, la realidad virtual va a adquirir un mayor protagonismo. Así lo cree el terapeuta ocupacional Pedro Serrano. «Nos permitirá acelerar el aprendizaje motor y lograr así los mismos resultados en menos tiempo. Si estimulamos antes las áreas de control motor de un dedo antes de pedirle que mueva la mano, sabemos que estamos preparando ese cerebro para lo que viene después, la ejecución motora». Aún con todas sus virtudes, no todos los pacientes son candidatos para someterse a este tipo de tecnología. Así, como explica la responsable de fisioterapia de la unidad, Paloma Fernández, se evalúa previamente el perfil psicológico de cada paciente para ver si encaja en la rehabilitación con robótica. «Las personas mayores suelen tener menor adherencia al tratamiento, aunque te puedes llevar alguna sorpresa», según indica la fisioterapeuta. De esta forma, cuándo y cómo hacer uso de la robótica dependerá de cada paciente, de su evolución e incluso puede ser de ayuda para que se adhiera al tratamiento convencional. No existe una terapia estándar para los pacientes con daño cerebral. Los programas de rehabilitación de la unidad son personalizados. Como explica la médica rehabilitadora de la unidad, Paulina Oliva, «no puedes trabajar con la misma técnica en todos los pacientes. Por ejemplo, no puedes aplicar la punción seca (técnica en la que se utilizan agujas similares a la acupuntura para relajar los músculos) si tienen pavor a las agujas». El equipo de rehabilitación trabaja con objetivos a corto plazo, de mes a mes. Con el fin de que los pacientes reanuden la mayor parte de las actividades que realizaban antes de su lesión cerebral. La duración de los tratamientos puede cambiar en función de la gravedad de cada paciente. Como indica el coordinador de la unidad, Marcos Ríos, «un paciente que haya sufrido un traumatismo craneoencefálico leve se recupera completamente en un periodo máximo de seis meses». En cambio, los tratamientos suelen ser más largos en los casos moderados y graves. Pueden durar un año o incluso prolongarse durante más tiempo. «En algunos pacientes es recomendable que se mantenga un tratamiento de mantenimiento», según asevera el doctor. Tras el tratamiento, las posibilidades de recuperación van a depender de la gravedad de los síntomas. Así lo explica el jefe de la unidad: «Muchos se recuperan como para reincorporarse al trabajo con algunos cambios y adaptaciones. En cambio, otros pacientes quedan en una situación de dependencia. En cualquier caso, la rehabilitación siempre es necesaria.

Los profesionales de la Unidad de Arritmias y Electrofisiología del Hospital Universitario Puerta de Hierro Majadahonda han realizado, por primera vez en la Comunidad de Madrid, un implante de un marcapasos con estimulación de la rama izquierda. Se trata de un procedimiento novedoso, que implica una técnica compleja, apta para un determinado grupo de pacientes que puede sufrir un deterioro de la función cardiaca si se le implanta un marcapasos mediante la técnica tradicional. Los marcapasos son dispositivos cuyo objetivo es mantener la frecuencia cardíaca en pacientes que tienen alterado su sistema de regulación del ritmo cardíaco. Consta de un generador de impulsos eléctricos y un cable que conecta el generador de impulsos con el corazón. Habitualmente, estos dispositivos se implantan en la punta del ventrículo derecho del corazón. Se ha comprobado que en aquellos pacientes que tienen un bloqueo de la rama izquierda y que además tienen deterioro de la función cardíaca, el implante del marcapasos en la rama izquierda consigue generar una estimulación fisiológica del corazón y evita el deterioro de la función cardiaca. Se ha comprobado que en aquellos pacientes que tienen un bloqueo de la rama izquierda y que además tienen deterioro de la función cardíaca, el implante del marcapasos en la rama izquierda consigue generar una estimulación fisiológica del corazón Para la implantación del dispositivo en la rama izquierda se requiere manejar una técnica compleja en la que se han formado los Cardiólogos de la Unidad de Arritmias del Servicio de Cardiología del Hospital Puerta de Hierro. Es la primera vez que se realiza en la Comunidad de Madrid si bien otros hospitales de España tienen experiencia en ella y han cosechado excelentes resultados con sus pacientes. En el caso de Puerta de Hierro se ha empleado en un varón de 50 años que presentaba un deterioro leve de la función cardiaca por lo que este nuevo sistema redundará en un mejor estado del paciente a medio y largo plazo. Se calcula que en torno a un 10% de los pacientes que requieren este implante se podrían beneficiar de esta nueva técnica.

Fri, 17 Jan 2020 13:59:42 +0100

Una de cada cinco muertes en todo el mundo está relacionada con la sepsis, el doble de lo que se creía hasta ahora, entre ellos hay un número desproporcionadamente alto de niños en zonas pobres, según un análisis que publica la revista «The Lancet» y anunciado en la reunión anual de Critical Care Reviews en Belfast (Irlanda del Norte). Dirigido por investigadores de las escuelas de Medicina de la Universidad de Pittsburgh y la Universidad de Washington, el estudio reveló 48,9lo miles de casos globales de sepsis en 2017 y 11 millones de muertes, lo que representa 1 de cada 5 muertes en todo el mundo. La sepsis ocurre cuando los órganos de una persona dejan de funcionar correctamente como resultado de una respuesta inmune fuera de control a la infección. Incluso si la sepsis no mata a sus víctimas, puede crear discapacidades de por vida en los sobrevivientes. La gran mayoría de los casos de sepsis (85% en 2017) ocurrieron en países de ingresos bajos o medios. La mayor carga se encontró en el África subsahariana, las islas del Pacífico Sur cerca de Australia y el sur, este y sudeste de Asia. La incidencia de sepsis fue mayor entre las mujeres que entre los hombres. Por edad, la incidencia de sepsis alcanza su punto máximo en la primera infancia, con más del 40% de todos los casos en niños menores de 5 años. La mayor carga se encontró en el África subsahariana, las islas del Pacífico Sur cerca de Australia y el sur, este y sudeste de Asia «He trabajado en las zonas rurales de Uganda, y la sepsis es lo que vimos todos los días. Ver a un bebé morir de una enfermedad que podría haberse prevenido con medidas básicas de salud pública realmente te afecta», lamenta la autora principal Kristina E. Rudd, profesora asistente en el Departamento de Medicina de Cuidados Críticos de Universidad de Pittsburgh. «Quiero contribuir a resolver esta tragedia, así que participo en una investigación sobre sepsis --explica--. Sin embargo, ¿cómo podemos saber si estamos progresando si ni siquiera sabemos el tamaño del problema? Si nos fijamos en los 10 principales lista de muertes a nivel mundial, la sepsis no está en la lista porque no se ha contado ». Para su análisis, Rudd y sus colegas aprovecharon el Estudio Global de la Carga de Enfermedades, un análisis epidemiológico integral coordinado por el Instituto de Evaluación y Métrica de Salud (IHME) de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington. El estudio GBD 2017 actualmente informa sobre 282 causas primarias de muerte, sin incluir la sepsis, que se considera una causa intermedia de muerte. Una causa principal de muerte es la afección subyacente (por ejemplo, cáncer), que conduce a la causa intermedia (sepsis) que finalmente resulta en la muerte. Las estimaciones globales anteriores para la sepsis eran limitadas, ya que dependían de las bases de datos de hospitales de un grupo selecto de países de ingresos medios y altos. Las estimaciones anteriores pasaron por alto la carga sustancial de sepsis que ocurre fuera del hospital, especialmente en países de bajos ingresos. Estos hallazgos no tienen precedentes, ya que representan la mortalidad tanto dentro como fuera del hospital. «Nos alarma ver que las muertes por sepsis son mucho más altas de lo estimado previamente, especialmente porque la condición es prevenible y tratable» «Nos alarma ver que las muertes por sepsis son mucho más altas de lo estimado previamente, especialmente porque la condición es prevenible y tratable, reconoce el autor principal, Mohsen Naghavi, profesor de ciencias de la métrica de salud en IHME en el Facultad de medicina de la Universidad de Washington. «Necesitamos un enfoque renovado en la prevención de la sepsis entre los recién nacidos y en la lucha contra la resistencia a los antimicrobianos, un factor importante de la enfermedad», añade. Los autores del estudio analizaron la incidencia anual de sepsis y las tendencias de mortalidad desde 1990 hasta 2017 y encontraron que las tasas están mejorando. En 1990, hubo un estimado de 60.2 millones de casos de sepsis y 15.7 millones de muertes; para 2017, la incidencia había disminuido en un 19% a 48,9 millones de casos y las muertes en un 30% a 11 millones. La causa subyacente más común de muerte relacionada con sepsis tanto en 1990 como en 2017 fue la infección de las vías respiratorias inferiores. Entonces, ¿cuál es la solución? Bueno, para comenzar con su infraestructura básica de salud pública. Las vacunas, asegurándose de que todos tengan acceso a un inodoro y agua potable, una nutrición adecuada para los niños y la atención de la salud materna abordarían muchos de estos casos, enumera Rudd, quien también es médico de cuidados críticos de UPMC. Hay que hacer un mejor trabajo en la prevención de infecciones adquiridas en el hospital y enfermedades crónicas, como la diabetes «Pero la sepsis sigue siendo un problema también en Estados Unidos, donde es la principal causa de muerte de pacientes de hospitales. Todos pueden reducir sus probabilidades de desarrollarla vacunándose contra la gripe y la vacuna contra la neumonía cuando sea apropiado --prosigue--. Más allá de eso, necesitamos para hacer un mejor trabajo en la prevención de infecciones adquiridas en el hospital y enfermedades crónicas, como la diabetes, que hacen que las personas sean más susceptibles a las infecciones». «Finalmente, para las personas en países de altos ingresos que desean ayudar a reducir las tasas de sepsis en áreas de bajos ingresos, necesitamos apoyar la investigación sobre tratamientos y abogar por nuestros funcionarios electos por la importancia de apoyar los esfuerzos de prevención y control de la sepsis en bajos comunidades de ingresos», concluye Rudd.

Una de cada 17 personas a lo largo de su vida padecerá disfagia, o lo que es lo mismo, problemas a la hora de tragar un alimento (que puede también ser líquido, o incluso saliva), según datos de la Organización Mundial de Gastroenterología. Además, y según precisa la Fundación para la Investigación en Gastroenterología (FUREGA), la incidencia de este trastorno está creciendo y afecta al 25% de la población mayor de 70 años, y a entre unos 30 y 40 millones de europeos. «Podemos definir la ‘disfagia’ como la dificultad para la deglución o, de una forma más coloquial, como problemas para el paso de los alimentos desde la boca hasta el estómago. Dentro de la disfagia, además, hay niveles. Puede ir desde grados muy leves hasta formas muy severas, en las que incluso no se pueda deglutir absolutamente nada, que es lo que se conoce como ‘afagia», explica la Fundación Española de Aparato Digestivo (FEAD). Esta dificultad para la deglución, según advierte la Dra. María Benavides, especialista en Otorrinolaringología y miembro de la Unidad de Disfagia de la Fundación Jiménez Díaz de Madrid, puede dar lugar a la aparición de problemas de deshidratación, al no poder ingerir los líquidos de forma adecuada, así como a una pérdida de peso, y a problemas de desnutrición. También puede tener como consecuencia complicaciones pulmonares como las infecciones respiratorias, tales como, por ejemplo, neumonías de repetición, consecuencia de las llamadas «aspiraciones», es decir, del paso de alimento a la vía aérea. Puede dar lugar a la aparición de problemas de deshidratación, al no poder ingerir los líquidos de forma adecuada, así como a una pérdida de peso, y a problemas de desnutrición Además, la disfagia puede presentarse como una dificultad para iniciar la deglución, o lo que ocurre con mayor frecuencia, como una sensación de parada del alimento en algún lugar del cuello o la región anterior del tórax, es decir, en cualquier tramo desde la garganta hasta la entrada en el estómago. Esto puede provocar la aparición de dolor e incluso náuseas y vómitos o la presencia de regurgitación, que el alimento vuelva a la boca, o la necesidad de disminuir la cantidad total que la persona come, lo que conlleva en ocasiones problemas de desnutrición. Sobre sus causas, éstas dependen del tipo de disfagia, siendo diversas las etiologías. Las causas más frecuentes son debidas al padecimiento de enfermedades neurológicas, bien agudas como el ictus, o degenerativas como las demencias, el parkinson, la esclerosis lateral amiotrófica… Además, también pueden producir disfagia los tumores intraesofágicos, de mediastino, de laringe o de tiroides, por ejemplo; o bien infecciones como la candidiasis esofágica, o patologías de la musculatura esofágica. En cuanto empiezan a notarse los primeros síntomas, la miembro de la Unidad de Disfagia de la Fundación Jiménez Díaz de Madrid subraya que son los profesionales de Atención Primaria la puerta de entrada al abordaje, así como los que garantizan la continuidad asistencial del proceso. Los profesionales de Atención Primaria son la puerta de entrada al abordaje, así como los que garantizan la continuidad asistencial del proceso El diagnóstico de disfagia comienza con una correcta historia clínica al paciente, dirigida a definir las posibles causas y la localización de la afectación. «Es por ello por lo que resulta muy importante definir en qué momento se produce la dificultad para la deglución, si es continua o intermitente, y si se han asociado síntomas acompañantes como pérdida de peso, dolor, fiebre, si existe tos durante la ingesta o se han producido infecciones pulmonares, por ejemplo», remarcan los especialistas relacionados con la disfagia, al mismo tiempo que aseguran que las pruebas complementarias permiten alcanzar un diagnóstico definitivo (pruebas endoscópicas, radiológicas y funcionales). El tratamiento hospitalario Para tratar a estos pacientes a nivel hospitalario, la Fundación Jiménez Díaz cuenta con una Unidad de Disfagia formada por otorrinolaringólogos, rehabilitadores, logopedas, endocrinos y personal de Enfermería. «En ella, y desde el Servicio de Endocrinología se realiza una valoración del estado nutricional del paciente y se dan indicaciones para la adaptación de su dieta», afirma la Dra. Carmen Aragón, especialista de dicho servicio en el hospital, señalando que «en aquellos casos en los que no es posible la alimentación por vía oral, se indica la colación de una sonda en el tubo digestivo a través de la que se administra nutrición.» A juicio de esta experta, y en el caso de que la nutrición enteral (artificial) sea necesaria en el domicilio, tanto el paciente como sus cuidadores deben recibir educación para el manejo de ésta. «Puede constatarse que el tratamiento es adecuado cuando el paciente recupera y/o mantiene peso, mejora su masa muscular, y los parámetros proteicos en la analítica se encuentran dentro de la normalidad», constata la endocrinóloga. Tras el alta hospitalaria, el paciente debe continuar en el domicilio con la dieta pautada en el hospital, y con la adaptación de líquidos, así como con las recomendaciones posturales y ambientales pautadas. «Aquí es fundamental que el equipo de Atención Primaria esté al corriente del problema que tiene el paciente, conozca la pauta y vigile de cerca las posibles complicaciones que puedan acontecer en el tiempo», indica por su parte la Doctora Cutillas, especialista en Rehabilitación del centro y también miembro de su Unidad de Disfagia. El papel de la rehabilitación Finalmente, la rehabilitación, mediante tratamientos en Logopedia, puede ser clave a la hora de que el paciente recupere la calidad de vida perdida y ésta, según subraya la Dra. Cutillas, especialista de este servicio en la Fundación Jiménez Díaz, debe ser individualizada y adaptada al déficit del paciente, con el objetivo de ayudarles a mejorar la función de tragar, normalizando en lo posible la dieta y el entorno en el que se realiza. Es muy importante el trabajo del logopeda en el entrenamiento de la movilidad, tono, recorrido muscular y sensibilidad de todos los órganos implicados, así como la implicación del paciente y de la familia para obtener los mejores resultados, añade por su parte Cristina García, logopeda del mismo servicio. «El objetivo es disminuir el riesgo de complicaciones de la disfagia: neumonía broncoaspirativa, desnutrición y deshidratación», advierte la rehabilitadora. Los pacientes son instruidos en reconocer los signos de alerta, como la tos y el carraspeo durante la comida, los atragantamientos o las infecciones respiratorias de repetición, así como en monitorizar su peso y su estado de hidratación. Además, se valora cómo el paciente y su entorno se relaciona con la comida, aconsejándoles en este sentido para disminuir el desinterés por esta y el aislamiento que pueden producir las modificaciones en la dieta Los pacientes son instruidos en reconocer los signos de alerta, como la tos y el carraspeo durante la comida, los atragantamientos o las infecciones respiratorias de repetición, así como en monitorizar su peso y su estado de hidratación La Dra. Carmen Mateos, rehabilitadora de la Fundación Jiménez Díaz, llama la atención sobre el hecho de que, si bien la incidencia de esta enfermedad es mayor a medida que avanza la edad de las personas, no sólo es un problema que tenga lugar en las personas de edad más avanzada, sino que también puede ocurrir en niños. En concreto, según cita la experta, suele afectar a niños con enfermedades neurológicas, entre otro tipo de patologías, y requiere de un abordaje específico y distinto a los procedimientos empleados en el adulto. En concreto es necesario presenciar una comida completa, en la que se recree en consulta una situación lo más similar posible a la que ocurre en el domicilio, utilizando sus alimentos y utensilios habituales, y observando la técnica de alimentación empleada por los padres o cuidadores. La disfagia, por tanto, es un problema aún muy desconocido para la sociedad e incluso en el entorno sanitario, pero de gran trascendencia y con complicaciones potencialmente muy graves, en el que la clave radica en su detección precoz, tratamiento y seguimiento adecuados.

Los síntomas que provoca la colitis ulcerosa incapacitan a la persona que la sufre y aparecen de manera constante en forma de brotes. Es la enfermedad inflamatoria intestinal más común y afecta a las personas a partir de los 15 ó 30 años, aunque suele observarse un repunte de actividad a partir de los 50. «Estamos hablando de gente joven que sufre diarrea con sangre y un fuerte dolor y que tiene que ir siete u ocho veces al baño, con varias deposiciones nocturnas, por lo que te incapacita para hacer tu día a día, tu vida social, trabajar e, incluso, estudiar», asegura Manuel Barreiro, presidente del Grupo Español de Trabajo en Enfermedad de Crohn y Colitis Ulcerosa (Geteccu). Solo en 2017 se diagnosticaron 4.000 nuevos casos en España, una cifra que crece cada año y que «es de las más altas en todo el mundo, superando a la de algunos países del norte de Europa», según el experto, que también es Responsable de la Unidad de Enfermedades Inflamatorias en el Hospital Clínico Universitario de Santiago-CHUS. El origen de la colitis ulcerosa se desconoce y su cura aún está pendiente. No obstante, Barreiro explica a ABC que diferentes investigaciones internacionales han conseguido establecer un vínculo entre la enfermedad y los hábitos de vida del paciente, lo que puede justificar que la enfermedad esté más presente en países más desarrollados. Aun así, el experto asegura que son muchos los factores que pueden «despertar» la enfermedad. Otra de las teorías que señala es que «puede ser una alteración de la microbiota o flora intestinal lo que provoque la inflamación». Hasta el estrés puede hacer que «algo que está dormido se active y comience a manifestarse la enfermedad inflamatoria», detalla Barreiro. Además de los factores ambientales e inmunológicos, la genética «juega un papel importante, lo que no solo significa que se pueda transmitir de padres a hijos, sino que indica que hay personas con una mayor predisposición genética a padecer la enfermedad», aclara el presidente de Geteccu. Para controlar los brotes hay multitud de tratamientos, pero muchos no responden a los mismos y necesitan terapias adicionales. Barreiro sostiene que esto ocurre porque «al no conocer la causa, no tenemos terapias específicas para tratar la enfermedad. Lo que sí podemos hacer es paliar los síntomas y frenar los efectos de la misma». Uno de los últimos tratamientos que -según el experto- «debe dar esperanza e ilusión» a los pacientes es el principio activo tofacitinib. Se diferencia del resto en que su ingesta es oral, «lo que es una ventaja porque muchos otros fármacos son inyectables o subcutáneos, que son más incómodos para el paciente», indica. Dentro del grupo de las enfermedades inflamatorias intestinales, la colitis ulcerosa es la más común, pero le sigue de cerca la enfermedad de Crohn. La primera afecta solo al intestino grueso, mientras que la segunda implica a cualquier tramo del aparato digestivo. En cuanto a los síntomas, en la enfermedad de Crohn son comunes las fístulas, los abscesos y suele acompañarse de pérdida de peso. Sin embargo, en la colitis ulcerosa, es característica la diarrea con sangre porque «hay úlceras en el intestino grueso que, al rozar con las heces, provocan un sangrado», explica. Pese a que en comparación la colitis ulcerosa puede parecer más inofensiva, provoca anemia si el sangrado es grave y «un 30% de los pacientes que sufren la enfermedad pueden tener manifestaciones extraintestinales».

Este año se conmemora el 40 aniversario de la declaración, por parte de la 33ª Asamblea Mundial de la Salud, de la erradicación de la viruela, una enfermedad contagiosa que afectó a millones de personas durante miles de años y que sólo en el siglo XX acabó con la vida de 300 millones de personas. La Organización Mundial de Salud (OMS) celebró en diciembre el acto de apertura de un año de celebraciones a propósito de este triunfo de la ciencia biomédica, colocando una placa de bronce en su sede en Ginebra (Suiza) en la misma sala en la que, en 1979, los 19 miembros de la Comisión Mundial para la Certificación de la Erradicación de la Viruela corroboraron que la enfermedad había desaparecido en todo el mundo. El éxito de la vacunación contra la viruela no es un caso aislado. Existen más de 40 vacunas desarrolladas contra 25 enfermedades que han logrado controlar los efectos de estas patologías. Así, la incidencia global de la poliomelitis se ha reducido en un 99%, por lo que se considera al límite de la erradicación. La vacuna antitetánica, administrada para evitar el tétanos materno y neonatal e introducida en 103 países a finales de 2012, ha protegido frente a la enfermedad a cerca de un 81% de los recién nacidos. Durante el periodo comprendido entre los años 2000 y 2012, la vacunación del sarampión ha evitado 13,8 millones de muertes. En 2012, cerca de 145 millones de niños fueron vacunados frente al sarampión, enfermedad cuya incidencia y mortalidad se han reducido respectivamente en un 77% y en un 78% desde el inicio del siglo XXI. De acuerdo con las estimaciones de la OMS, en 2016 se había vacunado frente al rotavirus a más de 70 millones de niños de los 40 países con menor solvencia económica de todo el mundo. En 2012, cerca de 145 millones de niños fueron vacunados frente al sarampión, enfermedad cuya incidencia y mortalidad se han reducido respectivamente en un 77% y en un 78% desde el inicio del siglo XXI. El 85% de los tumores de cuello de útero provocados por el virus del papiloma humano (VPH) se producen en los países desarrollados. De acuerdo con los resultados de un estudio llevado a cabo por el Instituto Nacional del Cáncer (NCI) de Estados Unidos, el uso masivo de las vacunas frente al VPH reduce en hasta un 84% el riesgo de desarrollar cáncer de cérvix en un período de 4 años. Y a todos estos avances debe sumarse la reducción de las tasas de morbilidad, discapacidad y mortalidad asociadas con distintas enfermedades como, entre otras, la difteria, la tosferina y la meningitis epidémica por meningococo de tipo A. La razón del éxito de las vacunas se explica por su gran eficacia al prevenir enfermedades potencialmente mortales. Según datos de la OMS, estos productos biológicos evitan tres millones de muertes al año -60 por hora-, de las cuales 2,5 millones serían de niños. En la actualidad, la industria biofarmacéutica innovadora trabaja en el desarrollo de más de 260 vacunas para distintas enfermedades, según un informe elaborado por la patronal estadounidense Phrma. En concreto, hay 137 proyectos enfocados a la lucha contra patologías infecciosas, 101 en cáncer, 10 para alergias, cuatro para enfermedades autoinmunes, cuatro sobre alzhéimer y cinco más en otras áreas. El éxito de la inmunización es tal que la OMS cifra entre los tres principales riesgos de salud que sufre Europa en la actualidad, además de la obesidad y el tabaquismo, la insuficiente vacunación infantil, en buena parte causada por los padres que se niegan a inmunizar a sus hijos. La industria biofarmacéutica innovadora trabaja en el desarrollo de más de 260 vacunas para distintas enfermedades A la eficacia de las vacunas hay que sumar la eficiencia que generan, en la medida en que facilitan ahorros tanto para los sistemas sanitarios como para la economía de los países en general.

Thu, 16 Jan 2020 18:40:20 +0100

A medida que envejecemos, nuestras arterias se vuelven cada vez más rígidas y menos flexibles. Ello favorece el riesgo cardiovascular, incluso en personas sanas. Y aunque se sabe que la rigidez aórtica se reduce a través de programas de entrenamiento supervisados, estos no son fácilmente generalizables. Ahora, una investigación que se publica en «Journal of the American College of Cardiology», confirma que entrenarse y completar un maratón, incluso con una intensidad de ejercicio relativamente baja, puede rejuvenecer las arterias hasta casi 4 años. Los investigadores del University College London (Gran Bretaña) decidieron controlar las arterias de un grupo de personas que había decidido iniciar un entrenamiento programado con el fin de correr el próximo maratón de Londres. En total se evaluaron a 138 personas que completaron el maratón por primera vez (de 21 a 69 años, 49% hombres) y que habían realizado un programa de entrenamiento estimado de 9 a 21 km / semana La aorta de un maratonista de 60 años tenía una elasticidad similar a la de un participante de 56 años al comienzo del estudio Y las conclusiones fueron muy claras: entrenar y terminar un maratón puede arreglar las arterias, dejándolas más flexibles, saludables y biológicamente más jóvenes que antes, incluso si los corredores son mayores o van despacio. Es decir, el equivalente a unos cuatro años, en términos funcionales. Por ejemplo, la aorta de un maratonista de 60 años tenía una elasticidad similar a la de un participante de 56 años al comienzo del estudio. Ya así sucesivamente. Sin embargo, el estudio deja algunas cuestiones por resolver al no tener en cuenta el gran número de aspirantes a corredores de maratón en el estudio que no llegaron a la línea de salida. También se desconoce si el rejuvenecimiento de las aortas de los corredores permanece en el tiempo o si los beneficios se pierden si no continúan corriendo.

La tasa de incidencia de gripe se está intensificando en España, afectando ya a 105,9 personas por cada 100.000 habitantes, según el último informe del Sistema de Vigilancia de Gripe del Instituto de Salud Carlos III, relativo a la semana del 6 al 12 de enero. A nivel nacional, el nivel de intensidad de actividad gripal es bajo, si bien el nivel de difusión es extenso y la evolución es creciente. Por ahora, la gripe está afectando a todos los grupos de edad, si bien su incidencia es menor entre los mayores de 64 años. Por comunidades autónomas, Asturias y Navarra registran un nivel de intensidad medio, siendo bajo en el resto de las regiones, excepto en Baleares, Cataluña, Extremadura y Melilla que se mantiene todavía en basal al no haber alcanzado su umbral establecido para esta temporada. Asimismo, la difusión es extensa o local en la mayor parte de España, excepto en Andalucía, Cataluña y Comunidad Valenciana, que es esporádica, y nula en Melilla. La evolución es creciente, excepto en Baleares, Cataluña y Melilla, que permanece estable. Desde el inicio de la temporada 2019-20 sólo se ha notificado un brote de gripe causado por el virus de la gripe A no subtipado y que ha afectado a un centro socio-sanitario para pacientes neurológicos, con una edad media de unos 56 años. Desde el inicio de la temporada, se han notificado casos hospitalizados con gripe en 16 comunidades autónomas, situándose la tasa en 5,9 casos por cada 100.000 habitantes. La mayor proporción de casos se registra en los grupo de más de 64 años (40%), seguida del grupo de 15 a 64 años (37%). De todos ellos, el 80 por ciento presentaban factores de riesgo de complicaciones de gripe. Concretamente, en los adultos los factores de riesgo más prevalentes son la enfermedad cardiovascular crónic a (32%), la enfermedad pulmonar crónica (27%) y la diabetes (26%), y en los menores de 15 años la enfermedad pulmonar crónica (11%), la enfermedad cardiovascular crónica (11%) y la inmunodeficiencia (6%). El 79 por ciento de los pacientes desarrolló neumonía y el 32% ingresaron en UCI.

Thu, 16 Jan 2020 13:56:20 +0100

La compresión de la medula espinal causada por las hernias cervicales no solo produce alteraciones por debajo de la lesión, sino que también se pueden llegar a producir daños importantes a nivel cerebral. Lo demuestra un estudio llevado a cabo por un equipo multidisciplinar de la Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche y el CIBER de Bioingeniería, Biomateriales y Nanomedicina (CIBER-BBN), en colaboración con la Empresa Inscanner SL y el Servicio de Neurocirugía del Hospital General Universitario de Alicante. El estudio se ha publicado en la revista científica European Radiology. Los investigadores han aplicado herramientas y técnicas de neuroimagen médica avanzadas para tratar de entender mejor lo que sucede en el cerebro de pacientes crónicos con lesiones compresivas por hernias cervicales. Estas técnicas han permitido estudiar tanto la corteza cerebral como las fibras nerviosas de sustancia blanca y los patrones de conexión entre las distintas áreas cerebrales, lo que permite detectar cambios patológicos no observables en los estudios de resonancia magnética convencionales. Los resultados pueden ayudar a comprender mejor la evolución clínica de muchos pacientes y abrir nuevas vías de diagnóstico y tratamiento «Hemos demostrado que existen cambios a nivel cerebral y en las vías de comunicación de las señales cerebrales que se manifiestan sobre todo por atrofia cortical y daños en la corteza sensorial y motora» explica Eduardo Fernández Jover, coautor de la publicación y director del Grupo de Neuroingeniería Biomédica de la UMH y del CIBER-BBN. «Estos cambios se desconocían hasta ahora y pueden ayudar a comprender mejor la evolución clínica de muchos pacientes y abrir nuevas vías de diagnóstico y tratamiento de esta patología tan frecuente» añade. Ángela Bernabeu, del equipo de Inscanner SL y coautora del trabajo, destaca que «este tipo de estudios avanzados de neuroimagen cerebral generan una gran cantidad de datos de cada paciente, por lo que han tenido que recurrir a técnicas de inteligencia artificial para analizar toda la información». Consecuencias de la comprension de la médula Más del 80% de las personas mayores de 60 años tienen desgaste de la columna vertebral a nivel cervical. La mayoría no experimenta síntomas, pero a veces este desgaste puede dar lugar a dolor y rigidez de cuello y, también, a hormigueo y entumecimiento en los brazos. En algunos casos también se pueden afectar las piernas y pueden aparecer incluso dificultades para caminar, así como otros síntomas como alteraciones en el control de esfínteres. Todos estos problemas son consecuencia de la compresión de la médula espinal o de las raíces nerviosas que salen entre las vértebras, por lo que hasta ahora la atención médica se había centrado fundamentalmente en lo que pasa por debajo de la lesión. «En el futuro, este tipo de análisis mediante inteligencia artificial podría utilizarse para identificar pacientes con lesiones compresivas de la columna cervical operables e incluso establecer el momento más adecuado para la cirugía» concluyen los autores.

Quirónsalud ha tratado al primer paciente en España con terapia de protones en su Centro de Protonterapia de Madrid. «Estamos muy orgullosos y contentos de haber iniciado el tratamiento con terapia de protones del primer paciente en nuestro Centro y, por lo tanto, poner esta tecnología de vanguardia a disposición de los pacientes en España, lo que representa un avance histórico en la lucha contra el cáncer», ha declarado la doctora Carme Ares, que se incorporó al equipo como Jefa de Oncología Radioterápica tras 15 años de experiencia en Protonterapia, principalmente en el Paul Scherrer Institute (Suiza). Este tratamiento de radioterapia externa representa una alternativa avanzada, segura y efectiva en la lucha contra algunos tipos de cáncer dado que permite «esculpir la dosis de radiación en el tumor, reduciendo el riesgo de dañar los tejidos sanos circundantes» en comparación con las técnicas de radioterapia convencional que utilizan fotones o electrones, señala el profesor Raymond Miralbell, director médico del Centro de Protonterapia de Quirónsalud, que fue director del Swiss Proton Users Group y Jefe de Servicio de Oncología Radioterápica del Hospital Universitario de Ginebra (Suiza). Esta novedosa terapia, según informa el centro en un comunicado, permite tratar multitud de casos de cáncer, sobre todo de tumores cerebrales y aquellos localizados a lo largo de la columna vertebral. Se trata especialmente de tumores próximos a órganos vitales que precisan ser preservados, como los cercanos al tronco cerebral, a la vía óptica, a la médula espinal, tumores del área de cabeza y cuello, tumores pediátricos y cánceres recurrentes, incluyendo ulteriormente tumores oculares. «Es especialmente útil en tumores que requieren dosis altas para ser controlados y están localizados cerca de estructuras u órganos muy sensibles a la radiación. O en tumores pediátricos, ya que los órganos están todavía en desarrollo y son todavía más sensibles, por lo que es aún más importante evitar irradiar dichos tejidos», según explica la doctora Ares. Así, gracias a las propiedades físicas de los protones, es posible concentrar con precisión la dosis de radiación especificada por los oncólogos radioterápicos, logrando de esta forma en muchos casos un mayor control local de la enfermedad y un menor daño sobre el tejido sano adyacente. «El sistema utiliza un haz de alta frecuencia de irradiación, bien adaptado a la sincronización respiratoria y con pequeños haces que ‘pintan’ el tumor con alta precisión y con intensidad modulada, la técnica más avanzada actualmente», ha añadido el doctor Alejandro Mazal, director de Física Médica, que se incorporó al Centro de Protonterapia de Quirónsalud después de más de tres décadas trabajando en el Instituto Curie de París (Francia), los 14 últimos años como director técnico de su Centro de Protonterapia y Jefe del Servicio de Física Médica de este organismo. Quirónsalud ha elegido para su Centro de Protonterapia un equipo denominado Proteus One, un sistema optimizado para los tratamientos clínicos con la más amplia experiencia internacional. Se basa en un acelerador de la familia de los ciclotrones adoptado por el 70% de los centros que ofrecen esta terapia en el mundo. En particular, el sincrociclotrón de Quironsalud es un modelo eficiente en energía al utilizar la criogenia y figura entre los más compactos del mundo. Además,el sistema adquirido por Quironsalud ya está adaptado para evolucionar hacia las técnicas que se investigan para el futuro próximo, como son la terapia rotacional y las irradiaciones de muy alta intensidad, llamadas Flash.

Los tratamientos que están revolucionando el cáncer, las inmunoterapias, tratan de revitalizar las células inmunes llamadas células T asesinas para combatir el cáncer; sin embargo, solo el 20% de las personas con cáncer obtiene un beneficio clínico duradero de este tipo de tratamiento. Por eso, los investigadores están empezando a centrarse en otro tipo de células inmunes que se encuentran en los tumores de los pacientes para mejorar estos resultados. Ahora, tres estudios que se publican en «Nature», presentan un nuevo tipo de células: las células B. Los resultados demuestran que la presencia de células B en tumores humanos en compartimentos llamados estructuras linfoides terciarias (TLS) está asociada con un respuesta favorable a la inmunoterapia. Este efecto se muestra especialmente en el melanoma metastásico, el sarcoma de tejidos blandos y el carcinoma de células renales, informan los equipos de Wolf Fridman, del Centre de Recherche des Cordeliers, INSERM (Francia), Jennifer Wargo, del MD Anderson Cancer Center (EE.UU.), y Göran Jönsson, de la Universidad de Lund (Suecia). Los datos de los tres trabajos sugieren que la presencia de células B dentro de grupos más grandes de células inmunes podría usarse para predecir una respuesta positiva a la inmunoterapia en algunos pacientes con cáncer. Además, los hallazgos pueden servir para mejorar el tratamiento de los pacientes y ayudar al desarrollo de agentes terapéuticos. Tres estudios separados demuestran que cuando las células B (componentes del sistema inmune) forman agregados celulares conocidos como estructuras linfoides terciarias, la respuesta a la inmunoterapia mejora. Las células B no son solo espectadores inocentes, sino que también están contribuyendo de manera significativa a la respuesta inmune antitumoral «Estos hallazgos abren un área completamente nueva: que las células B son en realidad grandes impulsoras de la inmunoterapia contra el cáncer, específicamente el bloqueo del punto de control», señala Jennifer Wargo, del MD Anderson Cancer Center (EE.UU.). «Esto podría llevarnos a biomarcadores importantes para la respuesta al tratamiento, así como a opciones nuevas terapéuticas». «Los datos indican la importancia de los tipos de células distintas de las T, como las células B, en las respuestas inmunitarias antitumorales generadas por las terapias de punto de control inmunitario», afirman los investigadores que reconocen que existe una gran necesidad de identificar biomarcadores de respuesta a la terapia. «A través de estos estudios, encontramos que las células B no son solo espectadores inocentes, sino que también están contribuyendo de manera significativa a la respuesta inmune antitumoral», concluye. Los investigadores continúan trabajando para aclarar el papel preciso de las células B en las respuestas de impulso, pero sugieren que pueden estar produciendo anticuerpos específicos de tumor que podrían aprovecharse para futuros enfoques terapéuticos para mejorar el bloqueo del punto de control.

Miguel Ángel Cobos, cardiólogo del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, ha descubierto un procedimiento que permite hacer electrocardiogramas completos con un «smartwatch», concretamente con un Apple Watch de las series 4 y 5. El índice de fiabilidad «prácticamente idéntico a los que se hacen de manera habitual en los centros sanitarios» y su uso «podría salvar vidas», explica Cobos a este periódico. El mecanismo, que se ha presentado la mañana de este miércoles, es «bastante sencillo», según el cardiólogo. Consiste en colocar el reloj en la muñeca izquierda, sobre la pierna y en distintos puntos del tórax para registrar las derivaciones precordiales y así obtener un electrocardiograma completo. Con toda esta información, que queda grabada en una aplicación en el teléfono móvil, un médico puede detectar cardiopatías como un infarto o arritmias. El tiempo que se tarda en realizar el electrocardiograma con este procedimiento y el tradicional es prácticamente el mismo. «Lo bueno de esto es que no estamos hablando de una tecnología que tenga poca gente. Unos 15 millones de personas poseen un Apple Watch serie 4 o 5 y cada vez más podrán utilizar este procedimiento porque varias marcas han desarrollado la potencia que permite realizar un electrocardiograma en los relojes», detalla. Aunque de momento la información recogida por el «smartwatch» solo la puede ver el paciente en su móvil, si se la enseña a un profesional, este será capaz de realizar un diagnóstico. «En el futuro, muy probablemente, esto estará ligado a un programa de inteligencia artificial que podrán realizar diagnósticos de emergencia», pronostica Cobos. Además de ser beneficioso para el paciente que tenga un «smartwatch» que permita realizar un electrocardiograma, cualquier persona puede utilizar el procedimiento si se encuentra cerca de alguien que lleve esta tecnología encima. Ayuda en el diagnóstico y ahorro de tiempo Cobos asegura que «puede ser realmente útil y puede ayudar mucho al médico en el momento del diagnóstico». «Por ejemplo si viene un paciente a consulta y me dice que cree que tiene arritmias yo le tengo que poner un holter (un monitor que detecta irregularidades del ritmo cardíaco). El problema es que solo puede llevarlo 24 horas y si durante ese tiempo no sufre ninguna, no le puedo diagnosticar», explica. Al disponer de un «smartwatch» capaz de realizar un electro, el paciente podrá registrar las arritmias con el mismo y acudir directamente con la información que refleja la patología a la consulta. Esta alternativa también conlleva un ahorro de tiempo para la toma de decisiones clínicas en una situación delicada o límite, como un posible ataque cardíaco. Cobos indica que la situación en un caso práctico sería la siguiente: «Imagina que yo o cualquier médico está un AVE y un pasajero empieza a encontrarse mal y nota palpitaciones. En este caso el profesional puede comprobar de qué se trata y solicitar que pare el tren en la localidad más cercana si el paciente está sufriendo un infarto». En el caso en el que no exista la posibilidad de contar con la presencia de un profesional, siempre puede realizarse un electro el mismo paciente y enviar la información al médico vía Whatsapp o correo. «Entonces, en lugar de llamar a urgencias sin saber lo que ocurre, el paciente puede informar a los servicios de emergencia de que está sufriendo un infarto y que está confirmado por un profesional, lo que hará que envíen antes la ambulancia», sostiene el cardiólogo. Cobos asegura que llegó a esta conclusión, publicada en la revista científica Annals of Internal Medicine, de manera «anecdótica». El primero en probarlo fue él. Luego realizó electrocardiogramas a algunos miembros de su familia y por último validó el procedimiento en pacientes con patologías.

Los vasos sanguíneos de las mujeres, incluidas las grandes y pequeñas arterias, envejecen a un ritmo más veloz que los hombres Los hallazgos, publicados hoy en la revista «JAMA Cardiology», podrían ayudar a explicar por qué las mujeres tienden a desarrollar algunos tipos de enfermedades cardiovasculares y con frecuencias distintas a las de los hombres. «Hemos creído durante mucho tiempo que las mujeres simplemente 'alcanzan' a los hombres en su riesgo cardiovascular», afirma Susan Cheng, autora principal del estudio y directora de Investigación de Salud Pública en Instituto del Corazón Smidt en Cedars-Sinai (EE.UU.). «Nuestra investigación no solo confirma que las mujeres tienen una biología y fisiología diferentes a las de sus homólogos masculinos, sino que asimismo ilustra por qué las mujeres pueden ser más susceptibles a desarrollar ciertos tipos de enfermedades cardiovasculares y en diferentes momentos de la vida». Cheng y su equipo analizaron la presión arterial medida, un indicador crítico del riesgo cardiovascular, en función del sexo de los participantes del estudio. En total revisaron casi 145.000 mediciones de tensión arterial, recopiladas en serie durante un período de 43 años y procedentes de 32.833 participantes con edades comprendidas entre los 5 y 98 años. Las investigadoras comprobaron que la progresión y evolución de la función vascular de las mujeres es muy diferente a la de los hombres Debido a que el riesgo de una persona de desarrollar un ataque cardíaco, insuficiencia cardíaca o un infarto cerebral generalmente comienza con la presencia de la hipertensión arterial o HTA, los investigadores analizaron sus datos para identificar patrones sobre cómo se produce el incremento de la presión arterial. Posteriormente, en vez de comparar los datos de hombres y mujeres entre sí, cotejaron mujeres con mujeres y hombres con hombres. Gracias a este novedoso enfoque, las investigadoras comprobaron que la progresión y evolución de la función vascular de las mujeres es muy diferente a la de los hombres. De hecho, las mujeres mostraron signos de incremento de la presión arterial mucho antes que los hombres. «Nuestros datos mostraron que las tasas de progresión en la elevación de la tensión arterial eran significativamente más elevadas en las mujeres que en los hombres, comenzando más temprano en la vida», aclara Cheng. Es decir, «esto significa que, si definimos el umbral de hipertensión exactamente de la misma manera, una mujer de 30 años con hipertensión arterial probablemente tenga un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular que un hombre en la misma situación a la misma edad». Esta nueva investigación debería ayudar a guiar a los médicos e investigadores a pensar de manera diferente cuando se trata de tratar y estudiar a las mujeres y su salud cardiovascular. Para Christine Albert, esta nueva investigación debería ayudar a guiar a los médicos e investigadores a pensar de manera diferente cuando se trata de tratar y estudiar a las mujeres y su salud cardiovascular. «Los expertos en salud cardíaca femenina tienen una larga historia de abogar por la inclusión adecuada de las mujeres en la investigación y la necesidad de reconocer y estudiar las diferencias de sexo en la fisiología cardiovascular y la enfermedad -señala Albert-. Este estudio nos recuerda de nuevo que muchos aspectos de nuestra evaluación y terapia cardiovascular deben adaptarse específicamente para las mujeres». Así, concluye esta investigadora, «los resultados de los estudios realizados en hombres no pueden extrapolarse directamente a las mujeres».

Científicos del Sloan Kettering Institute, dirigidos por el español Joan Massagué , han descubierto que la capacidad de los cánceres para hacer metástasis a otros órganos depende de su capacidad para apropiarse de las vías naturales de reparación de heridas. En un sentido literal, la metástasis sería un proceso de curación de heridas que salió mal. Estos hallazgos, publicados en la revista «Nature Cancer», proporcionan un marco novedoso sobre el tratamiento de la misma. La metástasis es responsable de aproximadamente el 90% de todas las muertes por cáncer, aunque no se sabe mucho sobre lo que hace que las células cancerosas sean capaces de formar metástasis. Estudios previos del laboratorio de Massagué han demostrado que una molécula llamada L1CAM es necesaria para que numerosos tipos de células cancerosas hagan metástasis con éxito en los órganos. Los tejidos sanos normales no suelen producir L1CAM, pero los cánceres avanzados sí lo hacen. Lo que desencadena exactamente la expresión de L1CAM ha sido hasta ahora un misterio. Al observar los tejidos tumorales humanos bajo un microscopio, los investigadores observaron claramente que la división de las células con L1CAM fue más común en áreas donde se rompió una capa epitelial, es decir, se produjo una herida. Usando un modelo de colitis en ratones, los investigadores confirmaron que se requiere L1CAM para la reparación normal de la herida. Luego, querían saber exactamente por qué las heridas hacen que las células enciendan la L1CAM. Para averiguarlo, recurrieron a una tecnología desarrollada recientemente llamada organoides tisulares. Usando estos organoides, los investigadores pudieron demostrar que el hecho de separar las células de sus vecinos era suficiente para desencadenar la producción de L1CAM. Las heridas son esencialmente una brecha en la integridad de la capa epitelial de nuestra piel: las células que normalmente están unidas entre sí para formar una barrera protectora se separan repentinamente. Del mismo modo, en metástasis, las células se desprenden de sus vecinas y adoptan un comportamiento migratorio para llegar a nuevas ubicaciones . Los investigadores sospechan que el programa de reparación de heridas equipa ambos tipos de células para sobrevivir a este estado sin ancla. En el primer caso, permite que las células se muevan hacia la brecha y produzcan nuevos tejidos; en el segundo, permite que las células metastásicas se separen y colonicen nuevos destinos. Como estudios anteriores ya habían relacionado la expansión del cáncer con la cicatrización de heridas, los científicos se preguntaron si las células que producen L1CAM son necesarias para iniciar el crecimiento de un tumor primario. Usando un modelo de ratón, descubrieron que no lo eran: los tumores se formaron bien sin ellas. Sin embargo, estas células productoras de L1CAM eran necesarias para que los tumores hicieran metástasis. Esto llevó a los investigadores a concluir que las células madre que forman tumores primarios son diferentes de las que forman metástasis. Este importante estudio concluye que las células iniciadoras de metástasis utilizan las capacidades naturales de curación de heridas del cuerpo para propagarse. Además, estos hallazgos muestran que las células madre que generan tumores primarios son fundamentalmente diferentes de las que generan metástasis, lo que sugiere que L1CAM es un objetivo terapéutico prometedor para el tratamiento del cáncer metastásico. «Ahora entendemos la metástasis como la regeneración del tejido equivocado - el tumor - en el lugar equivocado - órganos vitales distantes», explica Joan Massagué . «Esto no es solo una metáfora. Es literalmente cierto en términos moleculares y fisiológicos», concluye.

Practicar sexo puede ser una satisfactoria terapia para retrasar la menopausia. Lo asegura una investigación que se publica en la revista «Royal Society Open Science» realizada en cerca de 3.000 mujeres por un equipo de la University College de Londres (Reino Unido) que ha visto que aquellas que mantienen relaciones sexuales semanal o mensualmente tienen un menor riesgo de que la menopausia se presente antes de tiempo. En el estudio, las mujeres que afirmaron tener sexo -relaciones sexuales, sexo oral, caricias y caricias sexuales o autoestimulación- al menos una vez por semana tenían un 28% menos de probabilidades de haber tenido la menopausia a cualquier edad que aquelas que lo hacían menos de una vez al mes. La investigación se basa en datos de 2.936 mujeres que participaron en el 'Estudio SWAN', el estudio de cohorte longitudinal más grande, diverso y representativo disponible para investigar aspectos relacionados con la aparición de la menopausia. Para la primera autora del estudio, Megan Arnot, que los resultados«sugieren que si una mujer no mantiene relaciones sexuales y no hay posibilidad de embarazo, el cuerpo 'elige' no invertir en la ovulación, ya que sería inútil. Podría ser una compensación energética biológica entre invertir energía en la ovulación o hacerlo en otro lugar, como mantenerse activa cuidando a los nietos». Es lo que se ha denominado la 'hipótesis de la abuela; es decir, la teoría según la cual los humanos lograron una mayor esperanza de vida porque las abuelas ayudaron en la alimentación de los nietos. Explica Arnot que lo que ocurre es que «las mujeres cesan su fertilidad para invertir más tiempo en su familia. La menopausia -apunta- evolucionó originalmente en humanos para reducir el conflicto reproductivo entre las diferentes generaciones de mujeres y permitir a las mayores aumentar su condición física inclusiva mediante la inversión en sus nietos». Durante la ovulación, el sistema inmune de la mujer se ve afectado, lo que hace que el cuerpo sea más susceptible a las enfermedades. Y, debido a que no se mantienen relaciones sexuales, y pro tanto hay pocoas probabilidades de un embarazo, el cuerpo interpreta como poco beneficioso asignar energía a un proceso costoso, especialmente si existe la opción de invertir los recursos en familiares ya existentes, señala la investigadora. La menopausia evolucionó originalmente en humanos para reducir el conflicto reproductivo entre las diferentes generaciones de mujeres y permitir a las mayores aumentar su condición física inclusiva mediante la inversión en sus nietos Las mujeres participantes en la encuesta respondieron a un cuestionario sobre el número de relaciones sexuales con su pareja en los últimos seis meses, la frecuencia de estas e incluso el tipo (sexo oral, contacto sexual o caricias) y si se habían masturbado en este periodo de tiempo. La mayoría de las mujeres (64%) afirmó tener una actividad sexual semanal (64%). Debido a que la edad media en la primera entrevista era de 45 años ninguna había entrado en la menopausia, pero un 46% empezaba ya ea experimentar síntomas de menopausia, como cambios en el ciclo menstrual y los sofocos y el 54% era premenopáusica -con ciclos regulares y sin síntomas de peri-menopausia o menopausia-. Ls mujeres que practicaban sexo al menos una vez a la semana tenían un 28% menos de probabilidades de experimentar la menopausia en comparación con aquellas que tenían relaciones sexuales menos de una vez al mes Las participantes en la encuesta respondieron a un cuestionario sobre el número de relaciones sexuales en los últimos seis meses, la frecuencia de éstas e incluso el tipo (sexo oral, contacto sexual o caricias) y si se habían masturbado en este periodo de tiempo Las entrevistas se llevaron a cabo durante un período de de diez años, durante el cual 1.324 (45%) de las 2.936 mujeres experimentaron una menopausia natural a una edad media de 52 años. Pero cuando analizaron la asociación entre la frecuencia sexual y la edad de inicido de la menopausia natural, los investigadores vieron a cualquier edad, las mujeres que practicaban sexo al menos una vez a la semana tenían un 28% menos de probabilidades de experimentar la menopausia en comparación con aquellas que tenían relaciones sexuales menos de una vez al mes. Además, las que tenían relaciones sexuales mensualmente tuvieron un 19% menos de probabilidades de experimentar menopausia a cualquier edad en comparación con las que lo hacían menos de 1 vez al mes. Ruth Mace, lider de estudio, concluye: «la menopausia es inevitable y no existe una intervención que evite el cese reproductivo. Sin embargo, estos resultados sugieren que el momento de la menopausia puede ser adaptativo en respuesta a la probabilidad de quedar embarazada».

Un probiótico, una bacteria común que mejora la salud digestiva puede retrasar, e incluso revertir, la acumulación de una proteína que está relacionado con la enfermedad de Parkinson. Lo ha visto una investigación que se publica en «Cell Reports». Desde hace tiempo se ha vinculado la acción de algunas bacterias intestinales con función cerebral. Ahora, este estudio realizado en las universidades británicas de Edimburgo y Dundee en un modelo animal -lombrices- de párkinson ha identificado un probiótico que evitan la formación de grupos tóxicos que privan al cerebro de dopamina, un químico clave que coordina movimiento. Estos nuevos hallazgos podrían servir el camino para futuras investigaciones que evalúen cómo los suplementos como los probióticos afectan esta enfermedad. En los cerebros de las personas que sufren párkinson, la proteína alfa-sinucleína se pliega mal y se acumula, formando grupos tóxicos. Dichos grupos están asociados con la muerte de las células nerviosas responsables de producir dopamina. La pérdida de estas células provoca los síntomas motores asociados con el párkinson, como temblores o la lentitud de movimiento. La pérdida de estas células provoca los síntomas motores asociados con el párkinson, como temblores o la lentitud de movimiento Los investigadores utilizaron gusanos redondos alterados para producir la versión humana de alfa-sinucleína que forma grupos. Alimentaron a estos gusanos con diferentes tipos de probióticos de venta libre para ver si las bacterias podrían afectar la formación de grupos tóxicos. Descubrieron que el probiótico Bacillus subtilis tenía un importante efecto protector frente a la acumulación de esta proteína y también era capaz de eliminar algunos de los grupos de proteínas ya formados. Esto mejoró los síntomas de movimiento en los gusanos. Además, la bacteria fue capaz de prevenir la formación de grupos tóxicos de alfa-sinucleína al producir químicos que cambian la forma en que las enzimas en las células procesan grasas específicas llamadas esfingolípidos. La investigadora principal, Maria Doitsidou, de la Universidad de Edimburgo, asegura que «los resultados brindan la oportunidad de investigar cómo el cambio de las bacterias que componen nuestro microbioma intestinal afecta al párkinson. Los siguientes pasos son confirmar estos da como resultado ratones, seguidos de ensayos clínicos acelerados ya que el probiótico que probamos ya está disponible comercialmente», añade.

Las células tumorales que causan un melanoma son capaces de luchar contra los fármacos antitumorales al cambiar su esqueleto interno (citoesqueleto). Este sistema de defensa, que acaba de ser descubierto, sin embargo, puede servir para abrir una nueva ruta terapéutica para combatir este y otros tipos de cáncer que desarrollan resistencias a los tratamientos. El equipo, dirigido por la investigadora española de la Universidad Queen Mary de Londres (Reino Unido), Victoria Sanz-Moreno, descubrió que las células de melanoma dejan de responder tanto a las inmunoterapias como a los medicamentos dirigidos a los genes defectuosos del tumor (mutaciones B-RAF o N-Ras en la vía MAPK) al incrementar la actividad de dos proteínas del citoesqueleto: ROCK y Miosina II. Los investigadores descubrieron que estas dos moléculas son clave para la supervivencia de las células cancerosas y la resistencia a los tratamientos. Hasta ahora, ROCK y Miosina II se habían relacionado con el proceso de metástasis, pero no con el fracaso de las terapias actuales contra el melanoma. Hasta ahora, ROCK y Miosina II se habían relacionado con el proceso de metástasis, pero no con el fracaso de las terapias actuales contra el melanoma. Este trabajo apunta a que hay una estrecha conexión entre la metástasis y la resistencia a la terapia, lo que confirma que el citoesqueleto es importante para determinar qué tan agresivo es un cáncer. Los hallazgos se publican en la revista «Cancer Cell». El melanoma maligno tiene tasas de supervivencia muy bajas a pesar de estar a la vanguardia de la inmunoterapia personalizada. Esto se debe en gran medida al desarrollo de resistencias al tratamiento. En España se diagnostican anualmente 4.000 nuevos casos de melanoma (el tipo de cáncer de piel menos frecuente, pero más agresivo) y más de 74.000 casos de cáncer cutáneo no melanoma. Las pruebas en ratones sugieren que los tumores resistentes a la terapia (o que no responden) dependen de ROCK-Myosin II para crecer. El equipo descubrió que bloquear la vía ROCK-Myosin II no solo reduce el crecimiento de las células cancerosas, sino que también ataca las células inmunes defectuosas (macrófagos y células T reguladoras) que no logran matar el tumor. Esta acción aumenta la inmunidad antitumoral. Las células cancerosas usaban el mismo mecanismo, cambiando su citoesqueleto, para escapar de dos tipos muy diferentes de medicamentos La autora principal, Victoria Sanz-Moreno, señala: «Nos sorprendió mucho descubrir que las células cancerosas usaban el mismo mecanismo, cambiando su citoesqueleto, para escapar de dos tipos muy diferentes de medicamentos. Es decir, si usted es una célula cancerosa, lo que no lo mata lo hace más fuerte. Sin embargo, su dependencia de ROCK-Myosin II es una vulnerabilidad que las pruebas de combinación de terapia con medicamentos en ratones sugieren que podemos explotar en la clínica combinando las terapias existentes contra el melanoma con inhibidores de ROCK-Myosin I». La española cree que la investigación puede tener implicaciones para los cánceres con genes defectuosos similares. El primer autor, también español, José L. Orgaz, investigador del Instituto de Cáncer Queen Mary's Barts, apunta: «Una observación importante fue encontrar un aumento en los niveles de actividad de miosina II en melanomas humanos resistentes, lo que sugiere el potencial como un marcador biológico del fracaso de la terapia. Los melanomas resistentes también habían aumentado número de células inmunes defectuosas (macrófagos y células T reguladoras), que también podrían contribuir a la falta de respuesta».

Maëlle, una joven de 17 años de Walcourt, Bélgica, murió el pasado jueves tras sufrir un shock tóxico causado por el tampón que llevaba, informan medios belgas. «Mi ángel, mi orgullo se ha ido a las estrellas», ha escrito su padre en una publicación de Facebook. Su madre ha denunciado en varios medios que el diagnóstico llegó tarde, ya que, en un primer momento, los médicos creyeron que se trataba de una gastroenteritis. Maëlle regresó del gimnasio el lunes 6 de enero alrededor de las 8:30 de la tarde y sobre las 11 de la noche comenzó a tener fiebre, náuseas y vómitos. El primer médico que la veo asegura que es una gastroenteritis, pero el martes por la noche la joven empieza a tener problemas de visión y la tensión muy baja. Los padres llamaron a una ambulancia que la llevó al hospital, pero el diagnóstico se mantiene. <iframe src="https://www.facebook.com/plugins/post.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Flaurence.hennuy%2Fposts%2F10218713638524543&width=500" width="500" height="716" style="border:none;overflow:hidden" scrolling="no" frameborder="0" allowTransparency="true" allow="encrypted-media"></iframe> Tras entrar en un estado de deshidratación severa, es trasladada a cuidados intensivos de otro hospital, donde finalmente le diagnosticaron el shock tóxico, aunque ya era demasiado tarde para Maëlle. El síndrome de shock tóxico (SST) es una enfermedad poco frecuente, pero muy grave, causada por una toxina producida por algunos tipos de bacterias estafilococos. Los primeros casos descritos afectaban a mujeres que estaban utilizando tampones durante sus períodos menstruales. Sin embargo, hoy en día menos de la mitad de los casos están asociados al uso de tampones. El síndrome de shock tóxico también puede ocurrir con infecciones cutáneas, quemaduras y después de una cirugía. Además, puede afectar a niños, mujeres posmenopáusicas y hombres. Para minimizar el riesgos de SST asociado al uso de tampones se recomienda: -Cambiar el tampón cada 4-8 horas y nunca dejarlo más de 8 horas. -Utilizar siempre la mínima absorción adecuada al flujo menstrual. -No utilizar nunca un tampón como método de protección antes de la llegada de la menstruación o para absorber flujo vaginal no-menstrual. -Es aconsejable utilizar compresas en lugar de tampones al menos una vez al día durante la menstruación, idealmente durante la noche. Nunca se debe utilizar un tampón durante la noche si se duerme más de 8 horas.

La actividad física se relaciona con cambios en la estructura del ADN sin modificar la secuencia de letras de los genes, su estructura primaria, según demuestra un estudio liderado por investigadores del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM). Y realizarla de forma moderada-vigorosa, es decir, caminar a diario de forma rápida o practicar algún deporte durante, al menos, 30, permite maximizar sus beneficios, actuando sobre uno de los elementos clave en el metabolismo de los triglicéridos, que, en altas concentraciones, incrementan el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Estos cambios del ADN influyen en cómo se leen nuestros genes y en su nivel de expresión. En el estudio, publicado en la revista Medicine and Science in Sports and Exercise, han colaborado el Grupo de Epidemiología y Genética Cardiovascular del IMIM, el CIBERCV, CIBERESP, CIBERONC, el Instituto de Investigación Josep Carreras y la Facultad de Medicina de la UViC-UCC. El Dr. Roberto Elosua, coordinador del grupo de investigación del IMIM y último firmante del trabajo, asegura que «sabemos que el estilo de vida tiene un impacto en cómo se expresa la información que contienen nuestros genes, y nos preguntamos si la actividad física estaría relacionada con algún cambio en uno de estos mecanismos biológicos: la metilación del ADN». Este tipo de actividad es la que obtiene mejores resultados. En concreto, este cambio se observa en un gen que regula el metabolismo de los triglicéridos La metilación del ADN es un cambio químico en la molécula del ADN, sin alteración de la secuencia de letras, que determina el nivel de expresión de los genes, su capacidad para generar o no proteínas. El nivel de metilación del ADN se ha relacionado con diferentes enfermedades como el cáncer, las cardiovasculares, la diabetes y la obesidad, entre otras. «En los análisis hemos observado que las personas que más practican actividad física de intensidad moderado-vigorosa, presentan unos menores niveles de metilación en dos sitios del ADN», explica la investigadora Alba Fernández Sanlés, una de las autoras principales del estudio. De hecho, este tipo de actividad es la que se recomienda a la población general para fomentar un buen estado de salud y es de la que se obtiene un mayor beneficio, según el estudio. La metilación es un mecanismo que regula la capacidad de los genes para expresarse, es decir producir o no proteínas. La metilación es un mecanismo que regula la capacidad de los genes para expresarse, es decir producir o no proteínas. Alba Fernández Sanlés apunta que «uno de los genes que encontramos con cambios en sus marcas de metilación está relacionado con el metabolismo de los triglicéridos. Ya se conoce que la actividad física disminuye sus niveles, por lo que nuestros datos sugieren que la metilación de este sitio del ADN podría ser un mecanismo mediador del efecto de la actividad física sobre ellos». Los investigadores han analizado datos de dos poblaciones occidentales, la catalana REGICOR (REgistre Gironí del COR) y la estadounidense Framinghan (Framingham Offspring Study). En total, han podido trabajar con los datos de la actividad física de 2.544 personas de entre 35 y 74 años, a partir de cuestionarios validados por la comunidad científica internacional. La metilación del ADN se estudió a partir de muestras de sangre de los voluntarios, y se analizaron más de 400.000 marcas repartidas por todo el ADN en cada una de estas personas. Los investigadores creen que el estilo de vida afecta a la metilación de nuestro ADN y que estos cambios pueden estar asociados con mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares. «En estudios previos también observamos que el consumo de tabaco modifica los niveles de metilación del ADN», afirma el Dr. Elosua, resaltando «la importancia de promover un estilo de vida saludable que incorpore la práctica de actividad física para la prevención de las enfermedades cardiovasculares».

PharmaMar ha anunciado el inicio de un ensayo clínico en España de fase I-II, para determinar la dosis recomendada y eficacia de lurbinectedina en combinación con atezolizumab (Roche) en pacientes con cáncer de pulmón microcítico a vanzado, cuya enfermedad ha sufrido una progresión tras un tratamiento previo de quimioterapia basado en platino. El primer paciente ya ha iniciado el tratamiento. Se trata de un estudio prospectivo, abierto y multicéntrico, que incluirá dos partes:una fase I, cuyo objetivo primario es determinar la dosis recomendada de la combinación de lurbinectedina con atezolizumab; seguida de una fase II, de un solo brazo, con cohorte de expansión con pacientes tratados a la dosis recomendada determinada durante la fase I. El objetivo primario de la fase II es evaluar la eficacia de la combinación en cuanto a la tasa de respuesta global. Los objetivos secundarios incluyen la duración de la respuesta, supervivencia libre de progresión y supervivencia global, además del perfil de seguridad y la tolerabilidad de la combinación. Lurbinectedina ha demostrado en estudios preclínicos que su mecanismo de acción induce la muerte celular, restablece y mejora las respuestas inmunológicas sistémicas contra el cáncer, provocando un efecto de memoria inmunológica a largo plazo, lo que subraya la potencia de la terapia de combinación de la inmunoterapia con lurbinectedina. «La eficacia demostrada por lurbinectedina como agente único en el ensayo basket de fase II y los resultados vistos en preclínica de combinaciones con inmunoterapia nos hacen ser optimistas con el inicio de este nuevo ensayo, con el que esperamos aportar una nueva opción de tratamiento para los pacientes de cáncer de pulmón microcítico», señala el doctor Luis Paz-Ares, Jefe del Servicio de Oncología del Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid e investigador principal del estudio. El cáncer de pulmón microcítico es un cáncer muy agresivo que generalmente se diagnostica con la enfermedad avanzada, a menudo metastásica, lo que limita el papel de los enfoques tradicionales y plantea un pronóstico peor en comparación con otros cánceres de pulmón. Alrededor del 14% de los cánceres de pulmón son de células pequeñas. Sólo en los Estados Unidos se registran cerca de 30.000 casos nuevos cada año. Este tumor está fuertemente asociado con el tabaquismo, lo que representa un importante problema de salud pública.

Hay seis casos documentados de "encefalopatía de Celia", todos en la región española de Murcia. Esta enfermedad rara se descubrió gracias al caso de una niña que murió a los 8 años.

La Universidad de California Davis en Estados Unidos intenta producir órganos humanos a través de la modificación de embriones porcinos. Sin embargo, se han topado con varias trabas prácticas y éticas.

A mi mamá no le gusta el boxeo pero cuando le cuento lo que Alí dijo sobre el Parkinson muestra su aprobación. Uno de sus libros me abrió los ojos sobre cómo es vivir con la segunda enfermedad neurodegenerativa más frecuente.

Científicos en Estados Unidos están intentando desarrollar órganos humanos dentro de cerdos para poder trasplantarlos posteriormente, en un revolucionario proceso llamado edición genética.

La hermana Kate, una de las dos integrantes de las llamadas "monjas de la marihuana" en California, se dedica a elaborar un preparado con marihuana medicinal con fines curativos. Kate le contó a BBC Mundo para qué lo usan sus clientes.

Cada época tiene su dieta mágica, su nueva fórmula infalible para perder peso, su gurú, real o asignado. Entre las dietas más populares hay varias que nos llevan a preguntarnos si nos están tomando del pelo.

Para responder a esta y otras preguntas sobre el vello, consultamos a expertos que nos explican porqué el pelo se comporta de forma tran extraña en el humano.

Con el alarmante número de refugiados sirios enfermos de leishmaniasis, el nombre de un médico de Venezuela comienza a repetirse con frecuencia: Jacinto Convit, creador de la vacuna contra esta enfermedad.

Algunos dicen que suben el colesterol y otros que son una excelente fuente de proteína y que deben comerse a diario. ¿Quién tiene la razón? En BBC Mundo consultamos a los expertos.

La revista Forbes estimó que Elizabeth Holmes, la otrora número uno del ranking de las mujeres "hechas a sí mismas" más ricas, tiene un capital que "no vale nada". Sin embargo, su empresa señala que son especulaciones.

Científicos alertan que el desplazamiento causado por la guerra en Siria está extendiendo de forma preocupante la leishmaniasis cutánea, una enfermedad de la piel que causa lesiones y deja cicatrices.

Por mucho tiempo se creyó que entrenarse y competir en eventos deportivos estando embarazada ponía en riesgo al feto, pero investigaciones recientes señalan que esto podría no ser así. BBC Mundo te explica por qué.

Por qué lloramos ante el dolor, la tragedia o la felicidad es algo que aún intriga a los científicos. Pero lo que parece estar más claro es que una buena llorada tiene efectos catárticos y positivos para nuestra salud.

Aunque no se sabe con exactitud la causa, hay factores que empeoran los síntomas del intestino irritable. Estas son las recomendaciones generales para sobrellevar mejor este incómodo y desagradable síndrome.

La adolescente de 16 años dice que un jefe policial la intentó "incriminar" y que siente llevar un "estigma" tras haber sido víctima de una brutal violación en grupo. La policía hizo dos redadas en busca de sospechos.

La mala alimentación que compartía con su pareja hizo que Celena ganara 32 kilos en tres años de convivencia. Decidió someterse a una prueba. Y estos son los resultados contados por ella misma.

Sorprendentemente, la enfermedad no llegó a mismo tiempo que la humanidad, al menos no como la entendemos hoy, explican los expertos. Entonces, ¿cuándo?

Adaptar la alimentación a una dieta mediterránea no significa comer pizza o kebabs griegos. En realidad se trata de consumir productos sin procesar en varios momentos del día. ¿Lo mejor? Que admite una copa de vino.

Largas jornadas de trabajo para mujeres que producen manteca de karité se traducen en un par de dólares de ganancia, en una industria de millones de dólares.

Investigadores de universidades como Oxford, Harvard y Yale urgieron a la OMS a actuar para frenar la propagación del virus que afecta a Brasil y alertaron sobre los riesgos de no mudar de sede los Juegos Olímpicos.