Noticias del Mundo

Máquina de Noticias es tú fuente para Noticias del Mundo

Por favor haz clik en el '+' para leer más, o haz clik en el '-' para cerrarlo la sección

Hablábamos el pasado domingo aquí del valor de la Prensa libre («El comunismo chino tiene miedo» ABC, 22-03-2020), lo que generó las protestas de aquel Gobierno al corresponsal de ABC en Pekín, Pablo M. Díez. Esta semana hemos tenido otra muestra muy relevante del valor de la información libre y veraz frente a las tiranías. El pasado jueves, la Fiscalía de los Estados Unidos -o lo que es lo mismo, el Gobierno, porque el fiscal general es miembro del Gobierno- acusó al presidente de Venezuela de narcotráfico. Es verdaderamente excepcional que se haga una acusación así a un jefe de Estado en ejercicio. La última vez que lo hizo Washington fue en diciembre de 1989 contra Manuel Antonio Noriega, dictador de Panamá, y aquello acabó con la invasión del país y el narcotirano pasando dos décadas en la cárcel en Miami antes pasar por la parisina cárcel de La Santé. Lo que ahora ha confirmado el Gobierno norteamericano es algo que ya se anticipó en las páginas del ABC hace más de cinco años y que desató la furia del Gobierno venezolano. Furia que degeneró en ira cuando unos meses después «The Wall Street Journal» publicó también que Diosdado Cabello estaba siendo investigado por narcotráfico y lavado de dinero. Cabello presentó en 2016 una querella por difamación contra el «Journal» y el caso fue archivado en 2017. La verdad acabará sabiéndose con todo detalle. Pero hay otra parte de la denuncia de la Fiscalía General de los Estados Unidos a la que se ha prestado menor atención. Entre los 14 acusados contra los que se han presentado cargos hay dos colombianos. Y de esos no quieren hablar la mayoría de los medios porque son unos dirigentes del las FARC que hace unos años eran jaleados en casi todos los medios de comunicación occidentales. Uno de ellos es Luciano Marín, alias «Iván Márquez» y el otro Seuxis Paucís Hernández Solarte, alias «Jesús Santrich». Iván Márquez fue el jefe de las FARC que negoció el llamado Acuerdo de Paz que se firmó en Cartagena de Indias el 26 de septiembre de 2016. Santrich fue uno de los delegados de las FARC en las negociaciones de La Habana. Y uno de los beneficiados con un escaño en el Congreso colombiano sin necesidad de competir por él en las urnas. Ambos decidieron volver a la selva después del cambio de Gobierno en Colombia con la victoria de Iván Duque. Estos dos padres de un «acuerdo» que el pueblo colombiano rechazó y Juan Manuel Santos impuso siguen activos en las FARC y colaboran con el narcotráfico del Cartel de los Soles, del que hablamos en ABC por primera vez en enero de 2015. Ya sabemos que rápidamente se atribuyó a Márquez y Santrich la condición de «disidentes» de las FARC. Lo que no dice nada bueno de con quién negoció el Gobierno de Santos. Pero ahora vemos que una buena parte de la querella de la Fiscalía norteamericana se funda sobre la colaboración en la actualidad del Gobierno de Nicolás Maduro y las FARC. Las FARC que ya no existían, las FARC cuya desaparición le valió el Nobel de la Paz a Santos. Pues como en el corrido mexicano, no estaban tan muertas. Fueron muchos los que quisieron creerse la gran mentira del acuerdo de paz de Santos y las FARC. La realidad es otra. Era una forma de dar una salida sin penas efectivas de prisión a muchos criminales sanguinarios, y era una forma de procesar a muchos militares colombianos que sólo intentaron mantener la legalidad. Santos le dio la victoria a las FARC. Y por cierto, el principal asesor jurídico de las FARC en La Habana, Enrique Santiago, secretario general del Partido Comunista de España, se sube estos días a la tribuna del semivacío Congreso de los Diputados de España a dar lecciones de cómo afrontar una crisis. Forma parte de la coalición que hoy gobierna España.

Hasta que se descubra una vacuna contra el coronavirus, no podremos volver a movernos alegremente por el mundo como antes. En ese planeta globalizado, que ahora se está parando con un tercio de su población encerrada en sus casas, China rivalizaba con Estados Unidos por la hegemonía mundial y ofrecía a los países emergentes una alternativa de desarrollo muy diferente a las democracias occidentales. Pero su imagen ha quedado muy dañada por el estallido de la epidemia en Wuhan, que las autoridades intentaron ocultar silenciando a los médicos que alertaron de la nueva enfermedad, y su supuesto origen en un mercado donde se vendía y comía todo tipo de animales. Aunque todavía está bajo investigación porque algunos primeros casos no están relacionados con dicho mercado, se sospecha que allí mutó el coronavirus, procedente de los murciélagos, y pasó a otra especie antes de infectar al ser humano. A la espera de encontrar cuál fue el animal intermedio, eso es lo que ocurrió hace casi dos décadas con el SARS, que también se originó en un mercado de animales de China y provocó otra epidemia global. Pero esta, ya convertida en pandemia, es muchísimo más grave y amenaza con provocar la mayor catástrofe sanitaria y económica de nuestra generación. Un daño del que muchos culpan al autoritario régimen chino por su opacidad habitual y por no haber sido un socio fiable en la comunidad internacional. Si bien es cierto que el cierre de la provincia de Hubei y la paralización total del país ralentizó la propagación del coronavirus por todo el mundo, la duda está en saber si la pandemia se podría haber evitado si la Policía de Wuhan hubiera escuchado, en lugar de reprendido, a los médicos que avisaban de la enfermedad, como el difunto doctor Li Wenliang. Tampoco ayudó, por supuesto, la inacción de Occidente, que minimizó la peligrosidad del coronavirus comparándolo con una «simple gripe» para no dañar la economía. Una irresponsabilidad que ya están pagando Italia y España y que ha pillado con el paso cambiado a la UE, donde Alemania, que envió ayuda a China al estallar la epidemia, se apresuró a prohibir la exportación de sus mascarillas y ventiladores de respiración asistida cuando llegó al Viejo Continente. Aplicando bien el doble significado del caracter «crisis» en mandarín, peligro y oportunidad, el siempre habilidoso régimen chino está aprovechando el control del coronavirus en su territorio para enviar ayuda médica a otros países en apuros. En las dos últimas semanas, ha mandado toneladas de máscaras, guantes, trajes de protección y máquinas respiradoras y hasta equipos médicos a países como Italia, la República Checa, Grecia, Francia y España. Solo una pequeña parte son donaciones, porque en la mayoría de los casos se trata de ventas. Pero en estos momentos, y con los gobiernos y hasta regiones de un mismo país pugnando por comprar material sanitario en la «fábrica global», hasta eso es ya un auténtico lujo. Cuando la ministra de Exteriores española, Arancha González Laya, llamó a mediados de mes a su homólogo chino, Wang Yi, este le prometió «urgentemente un lote de asistencia (de suministros médicos) basado en las necesidades de España y abrir los canales comerciales para que España importe el equipamiento de protección personal que necesita y material sanitario», informaba Xinhua. Tras la posterior conversación telefónica entre Xi Jinping y Pedro Sánchez, la donación china llegó a España el domingo: 834 kits de diagnóstico para 20.000 personas, 50.000 mascarillas, 10.000 batas, 10.000 gafas de protección, 10.000 pares de guantes y 10.000 pares de cubrezapatos. Así lo anunciaba en Twitter la Embajada china en España con la bandera de ambos países, el estribillo de una famosa canción y un viejo proverbio: «El sol siempre aflora tras el viento y la lluvia. Las dificultades hacen aflorar los verdaderos sentimientos». A esta donación estatal se suman otras particulares de multinacionales chinas como Alibaba, que ya ha enviado 500.000 mascarillas y mandará también kits para detectar la enfermedad Covid-19, y Huawei, que ha regalado un millón de máscaras. Con toda esta «diplomacia de las máscaras», China vuelve a cultivar su «poder blando» y será difícil que las naciones a las que está ayudando ahora se resistan a sus demandas en el futuro. Además, mejora su imagen frente a EE.UU., donde los bandazos de Trump amenazan con desatar una catástrofe, e incluso la UE, de nuevo criticada por no coordinar una respuesta conjunta a la pandemia. Intentando reescribir la historia, Pekín ya está diciendo que el coronavirus pudo haberse originado en otro país y da pábulo a las teorías de la conspiración que culpan al Ejército estadounidense. «Militares encubiertos» ¿Servirán todos estos esfuerzos para que China limpie su imagen tras la debacle global que causará la pandemia? Para Jean-Pierre Cabestan, profesor de Política de la Universidad Baptista de Hong Kong, «China está tratando de limpiar su imagen proporcionando equipamiento y asistencia a Europa y otros países con necesidades o poco preparados para hacer frente a la epidemia. Lo hace para mejorar su imagen y aislar a EE.UU. y, además, para intentar obtener toda la información posible sobre el virus, ya que en algunos equipos médicos hay doctores encubiertos del Ejército para ganar la carrera internacional por la vacuna. Pero esta competición convencerá a más gente en todo el mundo de que China solo está interesada en el poder político y en debilitar a Occidente en general y a EE.UU. en particular». A pesar de esta «diplomacia médica», Cabestan cree que China saldrá más debilitada de la crisis porque «el Gobierno permitió que siguiera el mercado de animales salvajes de Wuhan y otros lugares, facilitando la transmisión de virus de murciélagos a los humanos, y luego encubrió la epidemia, dejando que cinco millones de personas salieran de Wuhan e infectaran a mucha gente por todo el mundo». A su juicio, China también perderá poder porque «su economía ya está seriamente afectada y no se recuperará en algún tiempo. Además, el país se prepara para otra ola de contagios, esta vez procedente del extranjero». Hasta que se descubra una vacuna, este será el mundo poscoronavirus.

Para evitar una nueva tanda de sanciones de Washington, la petrolera estatal rusa Rosneft, que dirige Ígor Sechin, uno de los hombres más cercanos al presidente Vladímir Putin, acaba de anunciar en un comunicado que cesa sus actividades en Venezuela y venderá sus activos al Gobierno de Nicolás Maduro. Rosneft, que pertenece al 100 por cien al Estado ruso y ha mantenido hasta la fecha una fuerte presencia en el sector petrolero del país caribeño, declara que suspende su participación en todos los proyectos acordados con las autoridades venezolanas. Se deshará en particular de sus acciones de las compañías de extracción de crudo «Petromonagas, Petroperija, Boquerón, Petromiranda y Petrovictoria, así como de las empresas de servicios petroquímicos y de operaciones comerciales». Sus participaciones en estas compañías son del 40%, salvo Petromiranda (32%) y Boquerón (26,67%). Rosneft posee además el 100% del proyecto gasístico de exploración de los yacimientos Mejillones y Patao, el 100% de la empresa de servicios petroleros Precision Drilling y el 51% de la empresa Perforosven. De manera que todos los activos y operaciones comerciales en Venezuela se venderán o liquidarán. «Después de la resolución de los acuerdos y de la venta de activos, una de las filiales pertenecientes al 100% a Rosneft recibirá un paquete por un importe del 9,6 % de las acciones de la empresa», se subraya en la nota de prensa de Rosneft, compañía que ha sido el gran intermediario del crudo venezolano ante las sanciones impuestas por EEUU a la petrolera estatal venezolana PDVSA. El pasado día 12 de marzo, Estados Unidos hizo saber que impone sanciones contra TNK Trading International S.A. (TTI), una filial de Rosneft, por su apoyo al régimen de Maduro. «TNK Trading International S.A. es otra filial de Rosneft que gestiona la venta y el transporte de petróleo venezolano, sujeto a sanciones», advirtió el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin. Pocas semanas antes, Washington ya aplicó sanciones contra Rosneft Trading, subsidiaria de Rosneft, y decidió la congelación de activos y la prohibición de operaciones financieras con el presidente de Rosneft Trading, Didier Casimiro. Con anterioridad, la Casa Blanca ya había avisado a otras grandes empresas energéticas, como la estadounidense Chevron, la española Repsol y la india Reliance de los riesgos de comerciar con Caracas. Moscú mantiene, no obstante, un decidido apoyo al régimen chavista. La portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, María Zajárova, en su habitual rueda de prensa semana, dijo el viernes que la acusación de EE.UU. contra Maduro por «narcotráfico» es «absurda». Según la jefa de prensa de la Cancillería rusa, «nos hemos quedamos sorprendidos al enterarnos de la acusación del fiscal general de Estados Unidos, que acusa a las autoridades venezolanas de una participación directa en el tráfico internacional de drogas». Además de sus intereses económicos en el sector energético, Moscú ha desplegado en el país caribeño especialistas y técnicos militares, mercenarios de los denominados grupo «Wagner» y ha firmado numerosos contratos de venta de armas.

En una transmisión televisada Nicolás Maduro lanzó toda su batería de amenazas, bautizada con el nombre de «la furia bolivariana», en caso de lo que él califica la oligarquía colombiana y el imperialismo norteamericano llegaran a «tocar algún pelo de un líder chavista». Así respondió el jefe del régimen chavista, cuya cabeza vale 15 millones de dólares como recompensa por su captura, que le asignó el Departamento de Justicia de los Estados Unidos junto a otros 13 altos funcionarios bajo cargos de estar supuestamente vinculados al narcoterrorismo con el «cártel de los soles» de los generales venezolanos. Las acusaciones de la justicia de EE.UU. han enfurecido al mandatario chavista, tanto que bautizó su nueva consigna como la «furia bolivariana» en el programa de La Hojilla que transmite Mario Silva por la estatal Venezolana de Televisión. Esas acusaciones hechas al estilo de los vaqueros del lejano oeste americano con la imagen de los 14 altos cargos de venezolanos más buscados son una «vulgaridad, una agresión que lanzaron contra mí, no es contra mi sino contra el pueblo venezolano», dijo. Maduro subrayó desafiante que «estamos de pie, firmes y listos para seguir la lucha y combatir el imperialismo en todos los terrenos. Donald Trump tiene arrechera [enfado] contra Venezuela». Amenazó con lanzar la furia bolivariana «dentro y fuera de nuestras fronteras, si la oligarquía colombiana y el imperialismo llegaran a tocarle un pelo a alguno de nuestros líderes se arrepentirán toda la vida». «Podemos llegar lejos, no se lo imaginan, hasta donde podemos llegar. Queremos paz, dejen quieto a quien quieto está», recalcó Maduro. Dijo que su régimen es una unión cívico militar, «ahora tenemos un plan», añadió al elogiar al ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, por su lealtad, »lo pueden acusar de todo pero menos de narcotraficante«. Atribuyó los ataques de narcoterrorismo a que Donald Trump estaría «perdiendo las elecciones, las encuestas lo dan de perdedor, cree que atacando a Venezuela va a ganar las elecciones». También instó a los miembros de los consejos comunales, los «UBCH» comando chavistas y otros del partido socialista Psuv a delatar a cualquier personas sospechosa de atentar contra Maduro. Por otro lado reportó que el coronavirus se había cobrado la vida de dos venezolanos. Se registraron seis nuevos casos los que suman 119 personas contagiadas hasta este sábado.

La ciudad de Los Ángeles vive en estado de pánico desde que se anunció la cuarentena por el coronavirus . Los residentes hacen acopio de alimentos, medicinas, productos sanitarios básicos... Pero las armas parecen ser también un bien de primera necesidad por la enorme demanda de los últimos días. Numerosos angelinos, y estadounidenses a lo largo y ancho del país, se han lanzando a comprar fusiles y pistolas. Empleados de la armería «Burbank Ammo and Guns», en el norte de la ciudad californiana, aseguran a ABC que se están viendo inundados por clientes en busca de armas y munición, gente que hasta la semana pasada no poseía ni licencia para comprar. Esta misma semana, Connor Brandt, de 23 años, estuvo cinco horas haciendo cola para comprar una pistola. «Es mejor estar prevenido, no sé si voy a encontrarme en una situación en la que tengo que defenderme, o a mi madre. No quiero sentirme vulnerable», declaró a ABC. En todo Estados Unidos se ha incrementado la venta de armas más de un 58% durante la última semana. Hablamos de pistolas y fusiles de asalto tipo AR-15. Una máquina de guerra. La extensión de la pandemia en el país ha despertado el miedo ante un periodo de desobediencia civil y caos. «Estamos ante territorio desconocido, el mensaje de los dirigentes es ambiguo y no sabemos qué nos espera», confiesa Matt Deter, dueño de otra tienda de armas, «Gun Gallery». «Tengo una casa y una familia que necesitarán protección si las cosas empeoran», afirma un cliente Los distribuidores se han quedado ya sin munición para armas de 9 mm, 2 mm y 5,56 mm. En «Martín B. Rettig Gun Shop», uno de los mayores establecimientos de este tipo de California, situado en Culver City, la fila se extendía por la acera fuera del establecimiento, donde un camión de comida rápida también hacía su agosto sirviendo tentempiés a los pacientes compradores. El miedo a las consecuencias del coronavirus se ha convertido en un negocio inesperado para los distribuidores y vendedores de armas. Ray, un médico de 36 años, asegura a este diario que había acudido a comprar su primera pistola. «Quiero comprar una que llaman Glock. Tengo una casa y una familia que necesitarán protección si las cosas empeoran. Hay temor a que los servicios civiles se derrumben». Otro cliente, John, opina igual. «Los políticos y los antiarmas nos han estado diciendo durante mucho tiempo que no necesitamos armas. Pero en este momento, muchas personas están realmente asustadas y pueden tomar esa decisión por sí mismas». La prisa por comprar armas se ha extendido especialmente en comunidades con focos de coronavirus como Long Beach. Al alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, no le gusta esta situación y ha pedido a las armerías que cierren porque no son negocios esenciales. «Las tiendas de armas, los clubes de estriptis y los clubes nocturnos no son esenciales. Deben cerrar sus puertas», señaló el alguacil del condado de Los Ángeles, Alex Villanueva. Su departamento ha informando a cualquier negocio de armas de fuego que cierre inmediatamente. «Esta no es una decisión única de Los Ángeles. Otros condados del norte de California tampoco consideran las tiendas de armas como un negocio esencial, concluyó Villanueva. Dispensarios de marihuana Uno de los negocios que sí pueden abrir son los dispensarios de marihuana, al estar considerados como medicinales. Las colas para «Herbarium», en North La Brea, o «The Higher Path», en Ventura Boulevard, son de al menos una hora. En estas tiendas, conscientes de la paciencia de sus clientes, reparten mascarillas con la frase «free corona» (libre del coronavirus). «La gente trata de hacer acopio de lo que considera esencial. Lo mejor que podemos hacer es estar cómodos dentro de casa», comenta Carlota, una de las vendedoras de «The Higher Path». En EE.UU., mientras unos se quedan en casa viendo Netflix y fumando hierba, otros prefieren dormir tranquilos con un arsenal debajo de la almohada.

Donald Trump dio este sábado marcha atrás en sus planes de establecer una «cuarentena forzosa» para el área metropolitana de Nueva York, que incluye partes de los estados de New Jersey y Connecticut, para frenar la expansión de la epidemia de coronavirus. La medida incluiría «restringir los viajes» fuera de la zona afectada, según explicó a los reporteros el presidente de EE.UU., que mencionó que se están registrando problemas en estados como Florida, por neoyorquinos que han salido de la ciudad para evitar la epidemia y han provocado contagios. Tras las fuertes protestas del gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, Trump cambió de opinión y, a través de Twitter, anunció que la cuarentena «no será necesaria», después de la recomendación de su grupo de trabajo para el coronavirus -liderado por el vicepresidente, Mike Pence- y de consultarlo con los gobernadores afectados. En su lugar, dijo, habrá una «fuerte recomendación sobre viajes», que solicitará a los neoyorquinos no salir de la ciudad. El área metropolitana de Nueva York es la mayor de EE.UU., con 23 millones de habitantes, y acumula cerca de la mitad de todos los casos de coronavirus del país. Con EE.UU. como país con más contagios, tras superar esta semana a China e Italia, el brote de Nueva York es uno de los más peligrosos del mundo. «Hay gente a la que le gustaría ver a Nueva York en cuarentena porque es un punto caliente», dijo Trump sobre la epidemia. «Estoy pensando en ello ahora, quizá no lo hagamos, pero hay una posibilidad de que hagamos una cuarentena, de poco tiempo, dos semanas», dijo sobre esa zona. Trump aclaró que no se cerraría el servicio de metro y que no se pararían camiones de transporte. «No afectará de ninguna manera al comercio», dijo. Las autoridades médicas de EE.UU. ya han pedido esta semana a los neoyorquinos que se hayan desplazado a cualquier parte del país que hagan una cuarentena voluntaria en sus domicilios de catorce días para evitar contagiar la enfermedad en el caso de que hayan viajado con el virus. Trump hizo estas declaraciones antes de partir hacia Norfolk (Virginia) para la ceremonia de envío de un buque-hospital a Nueva York. Aseguró que más tarde discutiría esos planes con el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo. «Supondría caos y tumulto», reaccionó con enfado en la CNN el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo. «No creo que sea verosímil y legal», dijo antes de calificar al plan de «declaración federal de guerra a los estados». Cuomo instauró hace una semana el confinamiento generalizado de la población de Nueva York, con la obligación de teletrabajo para el 100% de los negocios no esenciales. Sin embargo, mientras la epidemia avanza a marchas forzadas (este sábado, el número de contagiados en el estado se acercaba a los 55.000 y había 728 muertes confirmadas), los neoyorquinos pueden salir a la calle a pasear y a hacer ejercicio si mantienen el distanciamiento físico. Tampoco hay ninguna limitación a salir de los límites de Nueva York, y algunos estados se están tomando la justicia por su mano. Las autoridades de Rhode Island, otro estado de la costa Este, está parando a los coches con matrícula de Nueva York y exigiendo a todos los visitantes neoyorquinos que hagan una cuarentena de catorce días.

Veintricuatro horas después de que la Fiscalía de Estados Unidos haya presentado cargos contra una docena de funcionarios venezolanos, incluido el propio Nicolás Maduro, y dos cabecillas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Hugo «El Pollo» Carvajal será entregado a las autoridades estadounidenses. Así lo confirmó la agencia Reuters, en la información que cita a tres fuentes familiarizadas con el caso, quienes aseguran que Carvajal está «discutiendo los términos para su rendición ante las autoridades norteamericanas» tras haber sido acusado por narcotráfico y lavado de dinero. En concreto, el auto de la Fiscalía de Nueva York acusa a Carvajal de ser «uno de los líderes y gerentes del Cartel de los Soles y de conspirar con las FARC para transportar y distribuir grandes cargamentos de cocaína a territorio norteamericano; interferir con las investigaciones de tráfico de drogas y los casos penales pendientes en Venezuela y ayudar a proporcionar a las FARC armas de grado militar, incluidas ametralladoras, municiones, lanzacohetes y equipos explosivos». Consultada por ABC, la letrada de Hugo Carvajal, María Dolores Argüelles, aseguró ayer que no tenía constancia de que fuera a producirse la entrega de su representado. Según explicó, no tenía conocimiento de este asunto más allá de lo publicado en prensa, lo que le llevaba a cuestionar la veracidad de la información, dado que ella forma parte del equipo jurídico que le representa en el proceso de extradición en la Audiencia Nacional y no ha sido informada, informó Isabel Vega. Este diario también intentó contactar con su hijo Hugo Peck, pero no respondió a los mensajes. Carvajal fue solicitado por el Departamento de Justicia el pasado viernes por pertenecer a una red de narcotráfico llamada el Cártel de los Soles -de la que ABC informó de su existencia en 2015-, junto a Nicolás Maduro y otros cabecillas del régimen de Venezuela como Diosdado Cabello, Maikel Moreno, Tareck El Aissami y Clíver Alcalá, quien se entregó voluntariamente esta mañana en Baranquilla, Colombia, a la DEA para someterse a la justicia en una corte en Nueva York. Periodistas venezolanos han informado que el Pollo» Carvajal ha decidido entregarse a las autoridades de Estados Unidos. «La decisión la está procesando a través del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) en España y sería efectiva en pocas horas», dijeron. El Departamento de Justicia ofreció 10 millones de dólares por información que permitieran su captura. Por Nicolás Maduro, en cambio, ofrecieron hasta 15 millones de dólares. La acusación hecha por el Gobierno de EE.UU. también ofrece recompensa por otros jerarcas venezolanos acusados de conspirar con líderes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) para introducir toneladas de cocaína a territorio estadounidense. Fugado en España Carvajal, hombre de confianza del fallecido Hugo Chávez, rompió con Maduro y reconoció a Juan Guaidó como presidente encargado de Venezuela. En abril de 2019, fue arrestado en Madrid y puesto a disposición de la Audiencia Nacional. El 17 de septiembre la Audiencia Nacional desestimó la orden de extradición y dejó al exjefe de la inteligencia militar en libertad con régimen de presentación cada 15 días en el juzgado, pero tres meses después, dictó otro auto en su lugar en el que accedió a la extradición en los términos interesados. Desde noviembre, no se tiene información sobre el paradero de Hugo Carvajal que se encuentra bajo custodia del CNI, según aseguraron a este diario fuentes solventes.

La cota personal de Emmanuel Macron se hunde cuando crece el pesimismo dramático de los franceses. Entre el 19 y el 20 de marzo, el 54% de los franceses tenían una opinión positiva de la gestión presidencial y gubernamental de la crisis del coronavirus , frente a un 41% que la veía negativa. Una semana más tarde, entre el 26 y el 27, solo un 36% aprueba la gestión de la pandemia, frente a un 59% de los franceses que tiene una opinión negativa, según el último sondeo del diario online «HuffPost», que tiene una reputación de independencia. Se trata de una caída de caída de 18 puntos en apenas siete días, cuando la epidemia ha comenzado a crecer, al mismo tiempo que las críticas contra la gestión gubernamental: autorizando la primera vuelta de las elecciones municipales del día 8 de este mismo mes de marzo; dejando al descubierto enfrentamientos soterrados en el equipo gubernamental; multiplicando las acciones y declaraciones contradictorias… El hundimiento relativo de la cota personal de Macron coincide con un crecimiento espectacular del pesimismo nacional. Según varios sondeos, entre el 65 y el 68% de los franceses dicen tener miedo de ser víctimas de la infección. Aprobación mayoritaria al confinamiento El confinamiento y el resto de las medidas sanitarias impuestas por decreto y aprobación parlamentaria de urgencia son aprobadas por un 73% de los franceses, inquietos, sin embargo, en apariencia, por una comunicación gubernamental permanente, que no siempre está acompañada de acciones acorde con las declaraciones. Cuando el presidente francés anuncia en su propia cuenta Twitter una «inmediata» acción «coordinada» con Donald Trump, los franceses descubren, más tarde, que el presidente de los EE.UU. anuncia, en solitario, grandes medidas puramente nacionales. Cuando se presenta como «intermediario» entre Roma y Berlín, en la crisis de los «coronabonos», descubren, días más tarde, que los hospitales alemanes están recibiendo a un número creciente de franceses contaminados en las fronteras franco alemanas y franco luxemburguesas. Cuando el Gobierno comienza por desautorizar algunos productos farmaceuticos, para autorizarlos, días más tarde, la opinión pública percibe con inquietud tales acciones, contradictorias, en apariencia.

La presencia del portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, en una fiesta de cumpleaños con un ilustre infectado por coronavirus y el viaje a Europa de una funcionaria de la Administración presidencial, que ha terminado dando positivo en el test de COVID-19, ha puesto en peligro al presidente ruso, Vladímir Putin. Y es que es cada vez es mayor el número de estrellas del mundo del espectáculo e incluso de funcionarios estatales y diputados que se unen a la lista de infectados. Uno de los últimos casos, que está conmocionando al país, ha sido el del cantante Lev Léshenko, de 78 años de edad y famoso ya desde la época soviética por sus melosas y entrañables interpretaciones. Léshenko acababa de regresar, vía París, de una gira por Estados Unidos y Canadá, en donde goza de un enorme predicamento entre la diáspora rusa en estos países. Ya en Moscú empezó a sentirse mal. Pero antes de ponerse en manos de los médicos, hacerse el test de COVID-19 o, sobre todo, confinarse en su domicilio como ha ordenado el Gobierno ruso a todos los que regresan del extranjero, asistió como invitado a la fiesta de cumpleaños de Alla Krutaya, hermana del compositor Ígor Krutói, y allí se encontró con la crema y nata de la alta sociedad moscovita y con varios de sus colegas, Nikolái Báskov, Valeri Leóntiev e Ígor Nikoláyev, éste último se encuentra ingresado en el hospital moscovita de Kommunarka por sospecha de coronavirus. Estaba además en la velada la patinadora Tatiana Navka, esposa del portavoz del Kremlin, que también acudió a la glamurosa cita. Por eso, a Peskov no le dejan ahora acercarse a Putin. A Léshenko tuvieron que hospitalizarle esta semana en Kommunarka y ahora lucha por sobrevivir en la unidad de cuidados intensivos conectado al aparato de respiración asistida. En Kommunarka está también internados la senadora, Ludmila Narúsova, el actor y diputado, Nikolái Gubenko, y su esposa, con lo que se agranda el foco infeccioso ya creado en el Parlamento ruso por otros legisladores. Se ha podido saber, según diversas informaciones, que funcionarios del entorno del presidente volaron repetidamente a diversos países del mundo en plena expansión de la pandemia. Como consecuencia de ello, Kristina Bitáyeva, que trabaja en la Administración del Kremlin, en el departamento de condecoraciones, y viajó a Europa recientemente está también infectada con el coronavirus. Lo ha reconocido el propio Peskov, con lo que ya hay por lo menos dos personas cuya presencia en el Kremlin podría ser un peligro para el jefe del Estado. Ahora se está comprobando a todo el personal de la Administración presidencial por si hubieran más casos de COVID-19. Moscú se ha quedado vacía La enfermedad en Rusia avanza. En las últimas 24 horas se han detectado en todo el país 228 infectados más, lo que eleva la cifra total a 1.264 personas. Moscú acapara cerca del millar y hay en general registradas ya 6 muertes por coronavirus. El órgano de control Rospotrebnadzor asegura que 166.739 personas están actualmente bajo vigilancia médica en todo el país y se han efectuado 223.509 pruebas de detección del coronavirus, especialmente a familiares de quienes ya han dado positivo. Las autoridades afirman que cuentan ya con un test, elaborado en Rusia, que tarda tan sólo dos horas y media en dar el resultado. Mientras, Moscú se ha quedado vacía. A partir de hoy y durante los próximos 9 días, no funcionará nada salvo el transporte, los establecimiento de alimentación, servicio de comidas a domicilio, farmacias, bancos, funerarias, iglesias y los organismos oficiales imprescindibles. La población se ha ido a las casas de campo mientras el alcalde, Serguéi Sobianin, aconseja quedarse en casa y a los de fuera no venir a la capital porque, según sus palabras, «no hay nada que hacer aquí». No obstante, el confinamiento general obligatorio no ha sido todavía decretado por el Gobierno. Sólo los mayores de 65 años deben permanecer en sus domicilios, aunque no se ha establecido ningún castigo para ellos si incumplen la medida.

El general venezolano retirado Cliver Alcalá, uno de los 14 imputados el jueves por la Fiscalía estadounidense por pertenencia a una red de narcotráfico, se entregó este viernes a la Policía en Colombia y se encuentra ya bajo custodia de la Agencia Antidroga de EE.UU. (DEA, por sus siglas en inglés). La diplomacia norteamericana ofrecía 10 millones de dólares por pistas que permitieran su captura. Alcalá había huido de Venezuela y no forma parte ya del régimen. Pero como en el caso de Hugo Carvajal, que fue jefe de la inteligencia, la fiscalía de EE.UU. le ha mantenido los cargos por narcotráfico. De hecho a Alcalá, el ministerio fiscal de EE.UU. le acusa de ser parte original junto con Nicolás Maduro del llamado cártel de los Soles, conformado por altos mandos del chavismo. Alcalá habló con Infoabe antes de entregarse, y dijo hallarse en una «situación sumamente incómoda por la designación que acaba de hacer el Gobierno norteamericano». «Desde hace muchos meses venimos trabajando la conformación de una unidad por la libertad de Venezuela. Hemos tenido mucho tropiezo de la oposición», añadió. El detenido llegará ahora a Nueva York, ya que los cargos contra él se han presentado en un juzgado federal de esa ciudad. Ha cooperado con las autoridades y ha renunciado a una vista de extradición. La pena máxima a la que se enfrenta es de 50 años. Abandona Colombia por su propia voluntad y con la intención de colaborar con las autoridades estadounidenses y ofrecerles información. Crítico de Maduro en años recientes, vivía en la localidad colombiana de Barranquilla. Armas «para deponer a Maduro» Tras ser imputado el jueves, Alcalá dijo en redes sociales que un cargamento de 26 fusiles de asalto AR-15 y otras armas incautadas por las fuerzas del orden colombianas en un taxi eran en realidad para deponer a Maduro. «Las armas incautadas en Colombia pertenecían al pueblo venezolano, en el marco de un pacto o de un convenio firmado por el presidente Guaidó, el señor J.J. Rendón, el señor Vergara y asesores norteamericanos. Desde hace muchos meses venimos trabajando en la conformación de una unidad “Libertad para Venezuela”, pero hemos tenido muchos tropiezos», dijo Alcalá. Ni la Asamblea Nacional Venezolana, que presiden Guaidó, ni el gobierno estadounidense han confirmado esa versión de los hechos. EE.UU. ha ofrecido 55 millones por pistas que lleven al paradero de Maduro y sus colaboradores más estrechos. Por Carvajal, que se fugó en España cuando la Audiencia Nacional tramitaba su extradición, ofrece 10 millones.

Israel se acerca a la formación de un gobierno de unidad tras la sorpresiva decisión de Benny Gantz de convertirse en presidente del Parlamento. Con este movimiento, el exjefe del Ejército renuncia al mandato de formar gobierno que le dio el presidente del país tras las últimas elecciones, las terceras en menos de un año, y facilita que sea su hasta ahora máximo rival, Benjamín Netanyahu, quien asuma esta responsabilidad. «La población de Israel nos exige que nos unamos por el combate sagrado contra el coronavirus y sus efectos» y reclama que «salvaguardemos la democracia», declaró Gantz en un intento de justificar una decisión que ha provocado la ruptura de la coalición Azul y Blanco y el enfado de miles de aquellos que le votaron por su promesa de que nunca se aliaría con un dirigente cercado por casos de corrupción. «Azul y Blanco es la víctima más joven del coronavirus», escribió el columnista Ben Caspit en el diario Maariv, y calificó la decisión del ex general de «difícil, valiente y desgarradora». En el seno de su antigua coalición no opinaron igual y Yair Lapid, su exsocio principal, lamentó esta decisión que supone que «ha decidido romper la coalición para trepar al Gobierno, algo incomprensible». En palabras de Lapid «esto no será ni un gobierno de unidad, ni uno de emergencia. Será otro gobierno de Netanyahu» y acusó a Gantz de «robar los votos de la gente».. En la prensa israelí se calificó el próximo ejecutivo como el «gobierno corona» y algunos analistas consideraron que este cambio de rumbo de Gantz es un «golpe de Estado corona», Aunque el acuerdo de gobierno no está cerrado, medios de Israel como el Canal 12 adelantaron que, tras un periodo temporal como jefe de la Cámara, Gantz se convertirá en ministro de Exteriores del nuevo Ejecutivo y, pasados 18 meses, sustituirá a Netanyahu como primer ministro. «Estos son tiempos inusuales y piden decisiones inusuales», intentó justificarse el ex general. Gantz incumple de esta manera su gran baza electoral, que consistía en no pactar con un líder cercado por los casos de corrupción y cuyo juicio se ha retrasado sine die debido a las medidas de emergencia adoptadas por el coronavirus.

El primer ministro británico Boris Johnson prometió ayer que seguirá liderando la respuesta de Reino Unido frente a la pandemia del coronavirus pese a haber dado positivo en el test de la enfermedad. Con síntomas que ha calificado como leves, Johnson se encuentra confinado y teletrabajando desde su vivienda, según explicó en un vídeo que colgó en su cuenta de Twitter. Solo una hora después el ministro de salud Matt Hancock anunció que él también dio positivo a través de un post en la misma red social que encendió las alarmas, ya que ambos mantuvieron reuniones en persona con varios miembros del gobierno en los últimos días, por lo que podrían aparecer nuevos casos dentro de la cúpula. Y había motivos para el temor, porque la siguiente noticia no se hizo esperar: Chris Witty, el principal asesor médico del premier, dijo que estaba aislado con síntomas. Los tres anuncios llegaron después de que esta misma semana se confirmara que el Príncipe Carlos está infectado y aislado en su casa de Escocia. Todo esto supone un varapalo para el premier y su muy cuestionada gestión de la crisis, y aunque ayer defendiera que al coronavirus «vamos a vencerlo juntos», irónicamente ha sido víctima de su propia dejadez a la hora de enfrentar la epidemia. Si su primera estrategia ante la emergencia fue recomendar solo tres medidas -lavado de manos frecuente, autoaislamiento en caso de tener síntomas y evitar los viajes en crucero para los mayores de 70 años- un devastador informe del Imperial College of London que preveía la muerte de medio millón de personas en Reino Unido si no se ponían en marcha acciones más estrictas fue la razón de que le viera las orejas al lobo y decretara el confinamiento en el que se encuentra actualmente la población. Pero las medidas llegaron tarde y ahora es, irónicamente, uno de los afectados, junto a otros miembros de la cúpula gubernamental de la Familia Real. En palabras de Michael Gove, que ejerce como vice primer ministro, el virus «no discrimina a nadie». Sobre todo cuando se llega tarde y mal, por lo que el radical giro en su estrategia original, que pretendía mitigar la propagación del virus creando una supuesta «inmunidad de grupo», sin paralizar a toda la sociedad y priorizando la economía, no ha sido suficiente ni siquiera para evitar su propio contagio. Justo después de que Johnson anunciara su positivo, el Gobierno envió un comunicado anunciando que Reino Unido es ahora el país que más contribuye a la coalición internacional para encontrar una vacuna, con el aporte de otros 210 millones de libras (234 millones de euros aproximadamente). La cantidad total de ayuda de la nación invertida en la lucha contra el coronavirus ahora es de 607 millones de euros. Esta es «la mayor contribución individual de cualquier país al fondo internacional clave para encontrar una vacuna» contra el coronavirus, lo que «asegurará que los científicos e investigadores británicos continúen liderando la lucha global» contra la pandemia, reza el comunicado. El Ejecutivo también destinará más fondos para acelerar la producción de tests rápidos y tratamientos contra el virus. «Si bien nuestros brillantes médicos y enfermeras luchan localmente contra el coronavirus, esta financiación británica récord ayudará a encontrar una vacuna para todo el mundo», aseguró el premier, que añadió que «los médicos e investigadores del Reino Unido están a la vanguardia de este trabajo pionero». El anuncio se produjo después de que Johnson hablara por videollamada con los líderes del G20, a quienes pidió «intensificar» los esfuerzos para «ayudarnos» unos a otros a vencer este virus. En lo que ha sido la primera reunión de este grupo desde el inicio de la crisis, también se habló sobre los esfuerzos que serán necesarios para «proteger la economía global de los efectos a largo plazo» de la epidemia. La prueba del coronavirus se le ha realizado en la nación a 113.777 personas, de las cuales 14.543 dieron positivo. Y hasta ayer habían fallecido 759 personas por causa de la enfermedad.

El resultado decepcionante del Consejo Europeo de esta semana tiene una explicación sencilla: Alemania y Holanda se equivocan de crisis y eligen vivir mentalmente en el pasado. Sus dirigentes no entienden aún que la pandemia es un nuevo desafío a la propia supervivencia de la Unión Europea muy distinto a la crisis financiera y económica de 2008. Se aferran a una división controvertida entre países acreedores y deudores, buenos y malos (léase ganadores y perdedores), como si la amenaza global del coronavirus se pudiera confinar en delimitaciones nacionales y gestionar con negociaciones plagadas de vetos. Piden reformas estructurales a los países que más están sufriendo y los animan a endeudarse sin la posibilidad de mutualizar y abaratar los costes a través de un instrumento fiscal europeo. Los coronabonos denostados por los miopes del norte no solo tendrían este impacto económico positivo, serían una señal política fundamental de que la Unión Europea moviliza todos sus recursos. No es solo cuestión de fortalecer sus capacidades sanitarias en el tramo de crisis más agudo. Permitiría salir de la parálisis económica más rápido, con capacidades productivas lo más intactas posibles, y evitar derivas políticas peligrosas. La Unión ya ha tomado muchas medidas acertadas antes de llegar al momento decisivo, el paso hacia una unión fiscal a la altura de la circunstancia histórica que atraviesa. Bruselas no tiene competencias sanitarias, pero coordina las compras conjuntas de material sanitario y a miles de investigadores. Ha quitado limitaciones a las ayudas de estado, al gasto y a la deuda estatal y ha suspendido la libre circulación de personas. Su institución con verdadera capacidad ejecutiva, el Banco Central Europeo, ha reforzado la financiación de los Estados y las empresas y ha adaptado la regulación bancaria a la situación. Ante lo que Mario Draghi ha llamado «una tragedia de proporciones bíblicas», la inacción es el peor remedio. Hace falta que el sector público acuda de forma completa al rescate de la economía continental. Alemania y Holanda no solo comparten mercado y moneda con sus socios, forman parte de un mismo espacio de civilización al que también llaman Europa.

Sat, 28 Mar 2020 04:28:09 +0100

Estados Unidos ha registrado 345 muertos y un récord de cerca de 18.000 nuevos casos de coronavirus en las últimas 24 horas, lo que lo convierte en el primer país del mundo en superar los 100.000 infectados, según datos de la Johns Hopkins University. La universidad ha detallado que el país norteamericano ha confirmado hasta la fecha 100.717 casos -el que más a nivel mundial, por delante de Italia, China y España- y 1.545 fallecidos. El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, ha confirmado durante la jornada que la pandemia ha dejado ya un total de 519 muertos y 44.635 casos de contagio en el estado, convertido en el foco de la enfermedad en Estados Unidos. Al menos 366 defunciones habrían tenido lugar únicamente en la ciudad de Nueva York. Por comparar, si Nueva York fuera un país ocuparía ahora el sexto lugar del mundo en número de contagios. El estado norteamericano es, con diferencia, el más afectado del país, y el gobernador Cuomo ha avisado de que el virus ya ha entrado en una fase de crecimiento «exponencial» que tardará «un mínimo de 21 días en alcanzar su apogeo». El alcalde neoyorquino, Bill de Blasio, el número de nuevos contagios serán «astronómico», mientras que el edil de Los Ángeles, Eric Garcetti, ha alertado de que la ciudad puede registrar un incremento de los casos «al estilo de Nueva York» De acuerdo con el balance, un total de 6.481 neoyorquinos se encuentran hospitalizados, 1.583 de ellos en cuidados intensivos, y 2.045 pacientes han recibido el alta. Este mismo viernes, el presidente estadounidense, Donald Trump, ha firmado el mayor paquete de estímulos de emergencia de la historia del país, un plan de dos billones de dólares cuyo objetivo es sustentar la economía norteamericana frente al impacto de la epidemia de coronavirus, que ha dejado ya cerca de 100.000 contagios y más de 1.470 muertos en el territorio. El plan representa una fuerte inyección a la economía estadounidense y tiene como objetivo prestar ayuda, principalmente, a los trabajadores estadounidenses, las pequeñas empresas y el sector industrial en plena crisis sanitaria por la pandemia.

Cuatro pasajeros han muerto a bordo del crucero «Zaandam», de la compañía estadounidense Holland America, mientras el buque esperaba a recibir persmiso para atravesar el Canal de Panamá para ir rumbo al Puerto Everglades, en Florida. Cerca de 150 personas se encuentran con síntomas griposos, según un comunicado de la citada compañía, con sede en Seattle, y que pertenece a Carnival Corp., informa el diario «Miami Herald». El capitán anunció el fallecimiento de las cuatro personas al pasaje y la tripulación este viernes. Así mismo, indicó que la compañía prevé evacuar a cientos de pasajeros sanos a otro barco hermano anclado en las proximidades. «Nuestros pensamientos y oraciones están con sus familias y estamos haciendo todo lo posible para apoyarlos durante este momento difícil», señaló la compañía en el comunicado, en el que solo detalló que se trataba de personas «mayores». En concreto, la empresa indicó que hay 53 pasajeros y 85 tripulantes con síntomas similares a la gripe, de un total de 1.243 pasajeros y 586 miembros de la tripulación, informa Efe. Las autoridades panameñas autorizaron que el crucero sea abastecido por otro buque internacional en aguas de Panamá, un país que tiene prohibido el desembarco de cruceros a causa de la pandemia del Covid-19.

En tiempo récord, menos de dos días, la Cámara de Representantes del Capitolio ha aprobado el estímulo de dos billones de dólares que el miércoles le envió el Senado y lo ha dejado listo ya para la ratificación de Donald Trump, que ha firmado poco después en una ceremonia en la Casa Blanca. «Hemos sido golpeados por un enemigo invisible y hemos sido golpeados fuerte», señaló el presidente. No obstante, confió en que la economía se recobrará con fuerza: «Creo que vamos a tener un tremendo rebote», auguró. Los dos grandes partidos se han unido para poner en marcha un procedimiento de voto a mano alzada con la finalidad de sortear el boicot del único diputado que quería demorar el voto, un republicano libertario de Kentucky. El republicano Thomas Massie intentó bloquear la aprobación de la ley tratando de llamar a votar presencialmente a los 435 miembros que tiene la Cámara Baja. Una parte de los diputados no están en Washington para prevenir el contagio. Massie confiaba en que no hubiera un quórum (número de individuos necesario para que un cuerpo deliberante tome ciertos acuerdos) de al menos 218 diputados. Finalmente lo hubo. Cierto es que Donald Trump hizo presión descargando su furia sobre Massie, acusándole de «pavonearse» en declaraciones a los medios y en Twitter. En la red social, el presidente dijo: «¡Es un desastre para América y para el Gran Estado de Kentucky». El diputado rebelde reculó en cuestión de horas y aceptó que se tramitara por la vía rápida el mayor estímulo de la historia.<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="en" dir="ltr">Looks like a third rate Grandstander named <a href="https://twitter.com/RepThomasMassie?ref_src=twsrc%5Etfw">@RepThomasMassie</a>, a Congressman from, unfortunately, a truly GREAT State, Kentucky, wants to vote against the new Save Our Workers Bill in Congress. He just wants the publicity. He can’t stop it, only delay, which is both dangerous......</p>&mdash; Donald J. Trump (@realDonaldTrump) <a href="https://twitter.com/realDonaldTrump/status/1243534441772974081?ref_src=twsrc%5Etfw">March 27, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> Según dijo la presidenta de la Cámara, la demócrata Nancy Pelosi, «hoy hemos admitido ante toda la nación la necesidad de tomar medidas ante esta crisis económica y sanitaria de dimensiones gigantescas». El estímulo de dos billones de dólares (1,8 billones de euros) incluye 50.000 millones para empresas, estados y municipios; 367.000 millones para pequeños comercios; subsidios al desempleo por valor de 250.000 millones; 130.000 millones para hospitales y empresas médicas; 50.000 millones para aerolíneas. Además autoriza el pago directo de 1.200 dólares a los afectados (hasta 3.000 sin son familias de al menos cuatro miembros) si ganan menos de 75.000 dólares al año. Cada día que pasa, la economía norteamericana se hunde un poco más, con los mercados a la baja, el crédito hundido, el comercio paralizado y una destrucción de empleo de la que sólo se sabrán las cifras reales pasadas unas semanas. El índice de paro ha subido a un 5,5%, aunque los analistas calculan que llegará hasta el 30% si la cuarentena se alarga mucho más.

La pandemia del coronavirus ha servido de justificación para que Venezuela, Rusia, Irán y cinco de sus países aliados exijan a Naciones Unidas que presione para que se levanten las sanciones internacionales que soportan. En una carta conjunta enviada esta semana al secretario general de la organización internacional, Antonio Guterres, le instan a que «solicite el levantamiento completo e inmediato de esas medidas ilegales, coercitivas y arbitrarias de presión económica» con el objetivo de «garantizar la respuesta plena, eficaz y eficiente» a la pandemia. Los ocho países que participan de la comunicación, firmada por sus embajadores ante la ONU, son China, Cuba, Corea del Norte, Irán, Nicaragua, Rusia, Siria y Venezuela. La base de su exigencia es que el coronavirus es un «enemigo común» que exige «solidaridad, cooperación y colaboración mutua», algo que es «difícil, si no imposible, para los países que actualmente se enfrentan a la aplicación de medidas coercitivas». Asegura la carta que «todos nuestros gobiernos nacionales han actuado de manera responsable, mediante la adopción de las medidas de precaución necesarias» y que han avanzado «en planes de contingencia para asegurar el funcionamiento de los servicios básicos y los sistemas de respuesta de emergencia», a pesar de que entre los países firmantes hay sistemas sanitarios colapsados antes de la epidemia, como el de Venezuela. La misiva se produjo poco antes de que EE.UU. presentara cargos contra el líder del régimen chavista, Nicolás Maduro, y su círculo íntimo y ofreciera 15 millones de dólares por información que permita su captura. Llamamiento de Guterres Esta semana, el propio Guterres hizo un llamamiento para suspender las sanciones para «asegurar el acceso a comida, abastecimiento médico esencial y apoyo frente al coronavirus», dijo esta semana, en la que también pidió a la comunidad internacional 2.000 millones de dólares para ayudar a los países más vulnerables a enfrentar la crisis. «Es el momento de la solidaridad, no de la exclusión», dijo. La alta comisionada para los derechos humanos de la ONU, Michelle Bachelet, también defendió que «las sanciones sectoriales se minimicen o suspendan». Entre los países más castigados por el coronavirus está Irán, con más de 30.000 contagios y casi 2.500 fallecidos, sujeto a sanciones estrictas por parte de EE.UU. Desde Washington, el secretario de Estado, Mike Pompeo, defendió esta semana que las sanciones de EE.UU. no afectan a comida, medicina, material médico o cualquier otro bien humanitario y que Irán «ha importado test para el diagnóstico sin obstáculo de las sanciones de EE.UU. desde enero». Sin embargo, recordó que «se ha gastado desde 2012 16.000 millones de dólares en terrorismo en el extranjero». La exigencia de cancelación generalizada de sanciones por parte de los ocho países no tiene visos de conseguir ningún impacto en Naciones Unidas, donde el juego de fuerzas y vetos en el Consejo de Seguridad lo hacen irrealizable.

Para hacer frente a la pandemia del coronavirus , no solo es necesaria la respuesta del sistema sanitario, sino que es clave garantizar que en los hogares se dan las condiciones para cumplir con los protocolos de prevención e higiene. En ese sentido, en Colombia el Gobierno de Iván Duque ha puesto en marcha una serie de medidas para asegurar el acceso al agua potable, permitiendo la reconexión gratuita del servicio de acueducto a los hogares que estaban desconectados por falta de pago, la congelación de las tarifas de este servicio y la suspensión de otras, entre otras medidas. Lo explica a ABC el ministro colombiano de Vivienda, Ciudad y Territorio, Jonathan Malagón González. ¿Hasta qué punto está Colombia preparada para afrontar el desafío del Covid-19? El mundo atraviesa una de las coyunturas más retadoras de su historia. Me atrevería a afirmar que ningún país se encontraba preparado para afrontar una emergencia de esta magnitud. Sin embargo, el análisis riguroso de las cifras, los aprendizajes de las experiencias de las distintas regiones del mundo y el audaz diseño de políticas públicas nos han permitido hacerle frente a esta emergencia. A lo anterior se suman la pertinencia y oportunidad de las acciones. Una decisión de política pública en el momento oportuno hace toda la diferencia. Por esta razón, desde el momento cero, bajo el liderazgo del presidente Iván Duque, en Colombia se han diseñado e implementado todas las medidas necesarias en materia de salud. Adicionalmente, se ha venido diseñando e implementando todo un arsenal de medidas desde el resto de sectores. El equipo de Gobierno trabaja, incansablemente, por diseñar estrategias que ayuden a hacerle frente a esta difícil coyuntura, teniendo siempre como objetivo el bienestar de las personas. Sin embargo, esto ha sido un proceso permanente de aprendizaje en el que, día a día, vamos teniendo más información acerca de un reto que va cambiando, va evolucionando. En la medida en que este reto tiene distintos caminos de evolución, nuestra política pública debe tener la flexibilidad suficiente para irse adaptando. En un momento de incertidumbre como el actual, nuestra aproximación ha sido prepararnos para todos los posibles escenarios, desplegando todas las alternativas de política con las que contamos. Hoy, más que nunca, resulta necesario actuar con rapidez, coordinación e inteligencia para proteger a todos los colombianos. Ese es el fin último ahora: protegernos los unos a los otros. El Gobierno de Iván Duque ha aprobado una serie de medidas en relación con el agua potable. ¿Por qué es tan importante este aspecto en la lucha contra el coronavirus? Según la Organización Mundial de la Salud, el correcto lavado de manos reduce hasta en un 50% el riesgo de contagio, de manera que las medidas para asegurar el acceso a agua en los hogares son fundamentales, pues les permiten a las familias implementar los protocolos de prevención e higiene necesarios para hacerle frente a la emergencia ocasionada por el Covid-19. En razón a lo anterior, el Gobierno del presidente Iván Duque lanzó tres medidas principales en esa línea. La primera de ellas es la reconexión gratuita del servicio de acueducto de los hogares que se encontraban desconectados por falta de pago. Ya se encuentran reconectados más de 134.000 hogares, a tan solo ocho días de lanzada la medida. Nuestra meta es llegar a 200.000 en menos de 15 días. La segunda medida consiste en el congelamiento de las tarifas de acueducto. El marco tarifario colombiano les permite a empresas prestadoras de los servicios públicos incrementar la tarifa que le cobran al usuario por cuenta de un aumento tanto del nivel de precios como de sus costos operativos. Con esta medida, independientemente de lo que suceda con estas dos variables, la tarifa no podrá aumentar y estará únicamente en función del consumo que tengan los hogares. La tercera medida consiste en la suspensión del pago de las tarifas de acueducto, alcantarillado, aseo y energía eléctrica durante un mes para los hogares más vulnerables del país que no puedan pagar sus obligaciones. El consumo facturado en ese mes se diferirá en los próximos 36 meses en el cobro de las facturas de los respectivos servicios. Esta prórroga será gratuita para las familias (tasa de interés del 0% y sin penalidad). Adicionalmente, se estableció un incentivo para aquellas familias que continúen pagando oportunamente sus facturas, hasta del 10% del consumo facturado. A estas iniciativas se suman la desinfección semanal del espacio público, especialmente en sitios con alta concurrencia de personas, así como la eliminación de aranceles para los insumos de potabilización de agua. Con estas medidas del sector de agua potable y saneamiento básico, el Gobierno de Colombia le está haciendo frente a esta emergencia por el Covid-19. ¿Cuáles son las medidas y el calendario para resolver el problema de las personas que no tienen acceso a agua potable? Soportado en la declaratoria de emergencia, el Gobierno del presidente Iván Duque ha dispuesto a una entidad del orden nacional, la «Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres», para que apoye a los Gobiernos Subnacionales (departamentos y municipios) en el suministro de agua durante la emergencia por el Covid-19. Sin embargo, cada municipio del país debe contar con un «Plan de Emergencia y Contingencia» actualizado, en donde se identifican las fuentes principales y alternas de abastecimiento de agua, los puntos críticos de desabastecimiento y los puntos estratégicos para llegar a un mayor número de personas mediante el uso de carrotanques o métodos alternativos de suministro de agua. Adicionalmente, el Gobierno del presidente Iván Duque les permitió a los municipios disponer de las transferencias que se hacen desde el Gobierno Central para financiar medidas para el acceso efectivo a agua potable, bien sea mediante el modo convencional por redes de servicio público de acueducto o por medio de esquemas diferenciales o medios alternativos como: carrotanques, agua en bolsa, tanques de polietileno sobre vehículos de transporte o tanques colapsibles. ¿Cuál es el objetivo de congelar el incremento de tarifas de acueducto y de suspender el cobro de aranceles? Teniendo en cuenta que durante el aislamiento preventivo obligatorio que se está llevando a cabo en Colombia el consumo de agua se traslada a las viviendas, por cuenta de la profundización del teletrabajo y la suspensión de las clases en colegios y universidades, es necesario garantizar el congelamiento de las tarifas de agua. Los operadores de estos servicios no pueden, bajo ninguna circunstancia, incrementar las tarifas por aumentos en el nivel de precios, por incrementos en los costos operativos o por cualquier otro motivo. La tarifa únicamente estará determinada por el consumo que realicen los hogares. Esta medida contribuye a reducir las presiones financieras de las familias, más aún en un momento en el que sus ingresos se pueden ver afectados por la emergencia. En cuanto al cobro de aranceles, es importante precisar que, en promedio, los insumos químicos representan el 5% de los costos de producción de agua potable y muchos de estos insumos son importados. Por eso, en vista de que se han encarecido los insumos importados por cuenta de la depreciación del peso colombiano, decidimos eliminar los aranceles para todos los productos que se necesiten importar en el proceso de potabilización de agua. La idea, por lo tanto, es reducir la presión sobre los operadores y garantizar la calidad del agua y la continuidad del servicio. ¿Cómo se procederá a la desinfección de puntos críticos? La desinfección del espacio público es un trabajo conjunto entre las empresas del servicio público de aseo y los municipios. Esto significa que las alcaldías locales, en mutuo acuerdo con los operadores del servicio público de aseo, definirán los puntos a priorizar, haciendo un énfasis especial en los lugares donde exista una afluencia significativa de personas y donde la probabilidad de riesgo de contagio sea mayor. La idea es realizar la desinfección una vez a la semana. ¿A qué obedece que haya tanta gente en Colombia sin acceso a agua potable? ¿Ha habido negligencia de las autoridades a la hora de garantizar ese servicio? Colombia ha avanzado de manera importante en la universalización del acceso a agua potable. En efecto, mientras que en 1993 el acceso era del 76% hoy este indicador se ubica en 92%. Sin embargo, avanzar ese porcentaje faltante requiere hacer un esfuerzo especial en solucionar las brechas de acceso entre las zonas rurales y urbanas, y ofrecer soluciones a los barrios de origen informal que aún no cuentan con el servicio. Ese es el segmento que hoy no tiene acceso y al que debemos atender. Por tal razón, el Gobierno del presidente Iván Duque diseñó, desde el inicio del periodo de Gobierno, dos programas para aumentar el acceso: «Agua al Campo» y «Agua al Barrio». «Agua al Campo» es una de nuestras principales apuestas para asegurar el acceso a servicios públicos en las zonas rurales del país. Este programa cuenta con cuatro componentes: (i) el levantamiento y recopilación de información, pues la información en zonas rurales es limitada y de calidad deficiente, lo que impide un adecuado diseño de políticas públicas; (ii) las fábricas de proyectos, las cuales permiten acompañar la estructuración técnica de los proyectos de agua y saneamiento; (iii) el fortalecimiento comunitario y empresarial, que permite capacitar a los prestadores rurales en buenas prácticas y (iv) los esquemas de financiamiento, que consisten en ayudar a los Gobiernos Subnacionales en la consecución de recursos para la financiación de proyectos. «Agua al Barrio», por su parte, es un esquema diferencial para mejorar la prestación en barrios de origen informal con potencial de legalización urbanística. Este programa permite el uso de mecanismos de facturación alternativos, metas graduales de prestación del servicio y la utilización de tecnologías no convencionales. Con estos programas esperamos avanzar de manera decidida hacia la universalización para que más colombianos puedan tener acceso a agua.

Nadando contracorriente de las principales recomendaciones de la Organización Mundial de Salud (OMS) y autoridades internacionales, el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, estrenó una campaña de su Gobierno contra el aislamiento social bajo el lema «Brasil no puede parar», invitando a los brasileños que no sean ancianos, a que vuelvan a las actividade en favor de la economía. En una disputa con los gobernadores de casi todo el país, especialmente de São Paulo, João Doria, y de Río de Janeiro, Wilson Witzel, que han decretado cuarentena casi total en sus estados, Bolsonaro decretó el jueves que las iglesias y las loterías son «servicios esenciales» y deben seguir funcionando. Escéptico desde el principio, pese a que el país va hacia los 3 mil casos y registra 77 muertes (un 35% de aumento en un día), Bolsonaro afirmó además que el brasileño «no se contagia» y que no existe riesgo de llegar a las crisis vividas en Italia o en Estados Unidos. «Creo que no llegará a ese punto. El brasileño tiene que ser estudiado. No se contagia. Se le puede ver saltar en una alcantarilla, bucear, ¿verdad? Y nunca le pasa nada. Yo creo que hay mucha gente que ya se ha contagiado en Brasil y ya tienen los anticuerpos que ayudan a que no siga proliferando», afirmó el mandatario, que ha visto de cerca el coronavirus, con más de 20 personas de su círculo infectadas, entre ellos, dos de sus hombres de mayor confianza. Rumores sobre su contagio «Por mi histórico de atleta, en caso de que fuera contaminado por el virus, no tendría que preocuparme, no sentiría nada, como mucho una gripecita o un resfriadito», afirmó en un discurso en cadena nacional que fue acompañado por cacerolazo de protesta en las principales ciudades brasileñas. Hay sospechas, sin embargo, sobre el contagio de Bolsonaro, que podría ser un portador del virus. El hospital de las Fuerzas Armadas, que realizó los exámenes de su equipo, informó que hay dos infectados más, cuyos nombres no serán difundidos, pese a una orden judicial, alimentando los rumores. En sus discursos, Bolsonaro ha declarado que el mundo vive una histeria y que la prensa está haciendo un pésimo trabajo al provocar el pánico. El presidente ha dejado clara su posición contra el cierre de escuelas y de empresas, mientras propone que sólo los ancianos y otros grupos de riesgo se queden en sus casas, para evitar un desastre económico. Presiones de evangélicos Aliado de primer orden de las iglesias evangélicas neopentecostales, que ayudaron a elegirlo, Bolsonaro atendió el reclamo de los pastores contra el cierre de los templos en São Paulo y otras ciudades brasileñas. En entrevista al diario O Estado de São Paulo, el pastor Silas Malafaia, uno de los principales líderes neopentecostales, apoyó a Bolsonaro y señaló que los gobernadores que se oponen al presidente tendrán que asumir el costo político de las medidas de aislamiento, cuando la crisis se acabe. Líder de la Asamblea de Dios Victoria en Cristo (ADVC) y uno de los pastores con mayor influencia política, Malafaia explicó que los templos abrirán apenas para orientación individual de los fieles, pues el decreto mantiene la suspensión de las misas y de aglomeraciones. «Estamos frente a la elección de Sofía. ¿Qué mata más, el coronavirus o el caos social?», declaró el pastor, que defiende a las iglesias como apoyo terapéutico para las personas en dificultades y llamó la atención sobre los problemas sociales de Brasil, como los más de 12 millones de desempleados que deben aumentar tras la pandemia. Contra gobernadores y alcaldes El decreto incluye la reapertura de las loterías federales. «En Brasil existen 12.956 casas de lotería y 2.463 se encuentran cerradas por decretos regionales o municipales», escribió Bolsonaro en su cuenta en Twitter. En sus posiciones, Bolsonaro se enfrenta a las decisiones de cuarentenas y otras medidas de restricción anunciadas por gobernadores de 25 de los 27 estados nacionales. El Frente Nacional de Alcaldes, que reúne a los líderes de los 5.571 municipios brasileños, informó que «la postura del presidente es aislada» y que adoptarán medidas para cuidar a las personas de todas las edades. El jueves, el Congreso aprobó un ingreso mínimo para los trabajadores informales y desempleados, mientras dure la crisis. El valor aprobado es el triple de la propuesta inicial del Gobierno y es equivalente a poco más de 100 euros por persona, que puede duplicarse en el caso de mujeres que sean responsables por la economía de sus casas.

«En este pueblo los contagios de coronavirus serán cero. Aquí no pasa nadie». Dicho y hecho: Giovanni Campese, el alcalde de Monteleone di Puglia (Foggia), un municipio de 1.100 habitantes (el 30 % con más de 65 años) en la región de Apulia, ha cerrado todos los accesos para no entre ningún forastero. El aislamiento es total. A falta de suficientes vallas, el regidor ha encontrado una solución alternativa: Utilizar grandes pacas de heno para bloquear las entradas. «Siendo un pueblo agrícola, hemos utilizado todo lo que tenemos a disposición, que además nos sale gratis: La materia prima de nuestra comunidad». La policía local y 20 voluntarios de protección civil a bordo de sus tractores se encargan de la vigilancia. El regidor se siente orgulloso de que no haya contagios en el pueblo y quiere mantener ese récord. Se registran solo cinco habitantes que regresaron de las zonas rojas y se pusieron en aislamiento domiciliario para hacer una cuarentena obligatoria, pero no están infectados. Giovanni Campese ha cerrado al público todas las actividades comerciales, incluidas las tiendas de alimentación, panadería y farmacia, estableciendo un servicio a domicilio: «Para salvaguardar del contagio a nuestra pequeña comunidad, hemos activado un servicio de puerta a puerta. Nuestros habitantes hacen sus peticiones por teléfono y después voluntarios de protección civil hacen la entrega a domicilio. Nuestra comunidad tiene un gran sentido cívico». El caso de Monteleone di Puglia constituye todo un símbolo y un reflejo del miedo que existe al coronavirus en el sur de Italia. Hasta ahora son las regiones del norte, en particular, las más afectadas. En el sur la difusión de la epidemia está contenida, pero existe el creciente temor de que el virus se pueda extender también en el sur, lo que sería una catástrofe, porque sus estructuras sanitarias son muy inferiores en comparación con las que existen en las ricas regiones del norte. Emblemática es la región de Campania, como reflejo de la angustia y pánico que existe ante el temor de que se propague el coronavirus. En algunos municipios se ha pedido incluso la intervención del ejército. Es el caso del alcalde Salvatore Di Sarno, de Somma Vesuviana (Nápoles), que ha pedido la intervención del ejército para cerrar los confines entre los países, después de que en la residencia de ancianos Madonna dell’Arco, se registraron 32 positivos al coronavirus. Campania no está entre las regiones más afectadas de Italia –hasta ahora hubo 1.200 personas contagiadas, con 74 muertes-, pero el presidente regional, Vicenzo De Luca, ha escrito una dramática carta al primer ministro, Giuseppe Conte, para que adopte urgentes medidas proporcionando el material necesario como ventiladores y otros equipos, con el fin de evitar una «tragedia en el sur»: «Existe la posibilidad real de que la tragedia de Lombardía esté a punto de convertirse en la tragedia del sur. Estamos en vísperas de una gran expansión de la epidemia que puede no ser sostenible».

Las autoridades suizas querían que la aldea de Oberwil-Lieli, una de las más ricas de Europa, acogiera a 10 refugiados. Pero en un referendo sus habitantes optaron por pagar una elevada multa para evitarlo.

Brock Turner, de 20 años, fue condenado por violar a una joven en el campus de la Universidad de Stanford en EE.UU. Una carta de defensa de su padre generó un revuelo en las redes sociales.

La agencia de noticias estadounidense calcula que la exprimera dama y exsecretaria de Estado tiene ya los apoyos necesarios para ser la representante demócrata en las elecciones presidenciales de noviembre.

El hallazgo bajo una casa de San Francisco de un féretro con los restos perfectamente conservados de una niña de 3 años conmocionó a una comunidad que ahora le ha proporcionado su segundo lugar de descanso.

Por primera vez, hay nueve mujeres chinas en la lista de las más poderosas que elabora la revista estadounidense. BBC Mundo te cuenta quiénes son y a quién han desplazado.

La fiscalía que investiga el caso de la muerte del gorila dijo que la madre no fue responsable de que el niño de 3 años se haya “escabullido” y cayera al espacio del gorila.

Se llaman Ted y James, pero hablan en perfecto coreano. Ambos son hijos del último soldado estadounidense que desertó a Corea del Norte en 1962. Un video reciente los muestra haciendo propaganda para Pyongyang.

A mi mamá no le gusta el boxeo pero cuando le cuento lo que Alí dijo sobre el Parkinson muestra su aprobación. Uno de sus libros me abrió los ojos sobre cómo es vivir con la segunda enfermedad neurodegenerativa más frecuente.

La iniciativa proponía el pago de US$2.500 al mes a cada adulto del país, incluyendo a los extranjeros, independientemente de que tuvieran trabajo o no.

La familia del destacado boxeador, que murió hace dos días, organizará una gran procesión y celebración fúnebre el próximo viernes en Louisville, Kentucky, donde podrán asistir las personas que quieran de todos los rincones.

En Suiza se celebra este año el centenario de un evento muy poco conocido de la Primera Guerra Mundial: en 1916 recibió a unos 68.000 soldados británicos, franceses y alemanes heridos, para que se recuperaran en sus montañas.

Preguntamos a los lectores de BBC Mundo qué es lo que más recuerdan de Mohamed Alí, la gran leyenda del boxeo que falleció este viernes. Aquí recopilamos algunos de sus comentarios. ¡Gracias por participar!

Todo empezó como una oportunidad de negocio para Tomasz Czechowicz que a los 18 años comenzó a introducir computadoras de contrabando a través de la Cortina de Hierro. Hoy es un empresario exitosos y rico en Polonia.

Los nuevos planes papales incluyen la suspensión de aquellos obispos que no gestionen "adecuadamente" los casos de abusos sexuales por parte de algunos curas. Según el papa Francisco, las leyes actuales serán endurecidas.

Ver a Alí en acción era una experiencia electrizante, una combinazión de fuerza primaria y belleza artística. Pero el impacto más profundo y su verdadera grandeza se realizó fuera del cuadrilátero.

La gran leyenda del boxeo, considerado como el mejor deportista del siglo XX, falleció este viernes en un hospital de Phoenix a los 74 años. BBC Mundo te ofrece un repaso de su vida y carrera.

2013-02-04T15:19:42+00:00

Además de su gran habilidad boxística, Mohamed Alí se destacaba por su prodigiosa fluidez verbal que utilizaba tanto dentro como fuera del cuadrilátero para el deleite de la audiencia y la frustración de sus rivales.

Más de 10 personas murieron, la mayoría en el sur de Alemania. En Francia al menos 20.000 personas fueron evacuadas y en París el río Sena alcanzó su nivel más alto en tres décadas.

Con el alarmante número de refugiados sirios enfermos de leishmaniasis, el nombre de un médico de Venezuela comienza a repetirse con frecuencia: Jacinto Convit, creador de la vacuna contra esta enfermedad.

El montaje de la argentina Lola Arias pone a seis veteranos a hablar, cantar, bailar y pelear para reconstruir una guerra que jamás los abandona. El jueves se estrenó en el Royal Court de Londres.