Noticias de Deportes

Máquina de Noticias es tú fuente para Noticias de Deportes

Por favor haz clik en el '+' para leer más, o haz clik en el '-' para cerrarlo la sección

Pasan los años y la figura desgarbada de Rudy Fernández (Palma de Mallorca, 1985) continúa anclada a una pista de baloncesto. No se agota el talento del balear, más decisivo que nunca y con un peso específico tan importante que el Real Madrid ha tenido que renovarle al alza para asegurarse que continuara de blanco de por vida. Porque además de los dos años que ha firmado, el alero ha recibido el ofrecimiento para que continúe como embajador del club cuando se retire. Una leyenda más del Real Madrid, con el que ha ganado 17 títulos desde que aterrizó en Valdebebas en 2012. La renovación hecha pública ayer por el conjunto blanco lleva meses sellada y guardada en un cajón a la espera del mejor momento para sacarla a la luz. Las negociaciones han sido sencillas esta vez, porque Rudy quería seguir y el Madrid quería que continuara. Muy distinto al tira y afloja que ambos protagonizaron en 2018. Si entonces fue el balear el que cedió en sus pretensiones, ahora ha sido el club el que ha reconocido la valía del alero, clave en los éxitos recientes y uno de los destacados en lo que se lleva de temporada. Más allá de sus números, el influjo de Rudy en la cancha es total, líder defensivo del equipo y referencia exterior. Nunca antes había lanzado de tres con tanto acierto (el 45 por ciento de sus triples acaban dentro) y ha resultado decisivo en los últimos títulos. La mejora de Rudy no es casualidad. Después de años lastrado por las lesiones, los últimos meses han sido benévolos con él en lo físico, consecuencia de un trabajo individual que le ha dado sus frutos. Hace años que el alero comprendió que sus dolores crónicos de espalda no iban a remitir y que debía aprender a convivir con ellos y a mitigarlos en lo posible. Aquello cambió su forma de entrenar, añadiendo cada vez más carga de trabajo fuera de la actividad con el equipo. A las largas sesiones de fisioterapia unió algunas de yoga y de pilates y en los últimos tiempos ha instalado un gimnasio propio en su casa donde realiza de forma habitual ejercicios de recuperación y fortalecimiento. Además, ha variado su alimentación, dando más importancia a los vegetales, para darle más vitalidad a su cuerpo y favorecer la recuperación. Lo que haga falta para alargar su carrera y hacerlo de la mejor forma posible. Porque si algo tiene claro el balear es que en el momento que el cuerpo diga basta, lo dejará. No quiere arrastrarse por las canchas y, en ese sentido, ya está empezando a encaminar su futuro. Además de su interés por la hostelería -es socio desde hace años del restaurante Tatel, junto a Pau Gasol, Rafa Nadal o Enrique Iglesias-, el jugador ve con buenos ojos desempeñar una labor de embajador del Real Madrid en el futuro, al estilo de lo que hacen otras leyendas del club y como hará Felipe Reyes, el capitán, cuando cuelgue las botas (previsiblemente el próximo verano). Una década de blanco Dicen que el destino está dibujado, pero Rudy Fernández varió el suyo de manera radical durante el verano de 2012. Cansado de la NBA, donde no era más que actor de reparto, el balear decidió volver a España. Le tentó entonces el Barça, tan convencido de que el balear vestiría de azulgrana que apenas se molestó en seducirle. La falta de interés por parte de Joan Creus y el proyecto apasionante que le presentó el Real Madrid ese verano cambió su futuro y, quizá, el de buena parte del baloncesto español, que comenzó a teñirse de blanco tras décadas de dominio catalán. Desde entonces, Rudy Fernández se convirtió en un pilar básico para el Real Madrid de Pablo Laso. Junto a Felipe Reyes, Sergio Llull y Jaycee Carroll forma parte del núcleo duro del vestuario. Los únicos que han vivido toda la reciente época gloriosa de la canasta madridista. Una década prodigiosa que los cuatro quieren alargar con nuevos éxitos. Empezando por este año, en el que ya levantaron la Supercopa y donde caminan líderes de la ACB y con paso firme en la Euroliga, a la espera de una Copa que se les resiste desde 2018. Un verano complicado con final feliz Además de en lo físico, Rudy se ha convertido en un experto en gestionar emociones. Su pasado verano es un ejemplo perfecto para entenderlo. Comenzó con la muerte de su abuelo, golpe inesperado al que se unió el aborto de su hermana Marta en avanzado estado de gestación. Dos mazazos que hubieran hundido a cualquiera y que Rudy utilizó como motivación para luchar con España por el Mundial. Su medalla más emotiva con la selección, con la que acumula ya diez metales en grandes campeonatos. El más laureado y el único español, junto a Marc Gasol, con dos oros en un Mundial. En el horizonte tiene los Juegos de Tokio del próximo verano, donde podría sumar su cuarta medalla olímpica. Un hito que podría compartir con Pau Gasol si el catalán se recupera finalmente de su lesión.

Hace algo más de un lustro, la irrupción meteórica de un joven irlandés, procedente de los suburbios sureños de Dublín, de espaldas anchas y mentón pronunciado –a la postre poblado de bello rojizo–, iba a provocar una transformación perpetua en el mundo de las artes marciales mixtas (MMA, por sus siglas en inglés), un deporte de apenas un cuarto de siglo de vida, consistente en el sometimiento del rival a través de innumerables golpes y técnicas. Conor McGregor (Dublín, 1988) era un adolescente que se introdujo en los deportes de combate por pura supervivencia, para defenderse de los abusones, pero pronto supo que estaba destinado a cambiar el tablero de juego en las MMA gracias a su trabajado talento, su capacidad de despedazar a sus contrincantes y su carismática personalidad. Pasar de ser un humilde fontanero en paro, que vivía de las ayudas del Estado, a copar uno de los primeros puestos de la lista Forbes de deportistas mejor pagados, solo está reservado para algún privilegiado. Tras lograr ser campeón dos divisiones en Cage Warriors, la Champions League de este deporte, la Ultimate Fighting Championship (UFC), se fijó en este guerrero pelirrojo que noqueaba a todo aquel que se le ponía por delante. Batalla tras batalla, conquistó con el título del peso pluma frente a José Aldo –que llevaba una década imbatido– en solo 13 segundos y un año más tarde se hizo el título del peso ligero, siendo el primer luchador de la historia que lograba dos cinturones de manera simultánea en la mayor liga de artes marciales mixtas del mundo. Sin embargo, pronto «murió» de éxito. No en pocas ocasiones se ha demostrado que el dinero es el peor aliado de una cabeza inestable, y el irlandés empezó a copar los titulares pero por otros motivos: golpeó a un señor mayor por rechazar su whisky en un conocido bar dublinés; rompió el móvil de un aficionado que le grababa, entre otras peripecias. Luego llegó su aventura en el boxeo, con su derrota por KO ténico frente a Floyd Mayweahter y la victoria de su cuenta bancaria. Un año más tarde, regresó al octógono de la UFC para batirse en duelo contra Khabib Nurmagomedov, quien le propinó una severa paliza. El equipo de McGregor lo achacó a su falta de preparación. Por ello, el irlandés se fue al retiro y reflexionó. Ahora es el momento de su regreso. De su redención. McGregor vuelve a pelear este sábado frente a Donald Cerrone, tras más de año y medio fuera del mundo de la lucha y los médicos dicen que «está en el mejor momento de forma de su carrera». ¿Vuelve la mejor versión de McGregor? Así lo ha asegurado el atleta en la conferencia de prensa de cara al UFC 246, donde protagonizará la pelea estelar este sábado en el T-Mobile de Las Vegas frente a Donald Cerrone (36victorias, 13 derrotas). «Tengo hambre de competir, entretener y vivir la vida en la forma que quiero vivirla y disfrutarla. Sé lo que quiero hacer y lo disfruto. Así lo seguiré haciendo», dijo en la previa donde se mostró más respetuoso y calmado que antaño, pero dejar de apuntarse el triunfo. «Es difícil no respeta a Donald. Tiene mi respeto. Aunque habrá sangre derramada, hoy no habrá mala sangre. Mi predicción es un KO», espetó. En su contra jugará que el combate se dispute en el peso wélter (77 kilos), donde será su tercera pelea, pues anteriomente peleó en dos ocasiones frente a Nate Díaz, dejando la balanza en empate con un triunfo y una derrota. Lo cierto es que se le ve de nuevo enfocado en el deporte –tras estabilizar su millonario negocio del whisky– y, curiosamente, una estrella de la NBA ha tenido mucho que ver en todo esto. «Leí algo sobre LeBron James hace un año, decía que gastó 1.5 millones anuales en su salud. En nutrición, entrenamiento... su todo. Y yo no gasté nada. Pensé que esa no era la forma de hacer esto. Sin embargo, dejaba caer el dinero en un coche de lujo o un reloj... Ahora gasto en mí mismo, en mi salud y mi estado físico y eso me ayudó. Entonces llega un momento que adquieres más dinero. Adquieres incluso más cuando eres fuerte y eso es lo que soy ahora». En cuanto a llenar la cuenta corriente de ceros, McGregor no tiene parangón en este deporte. El dublinés logró llevar a las MMA varios escalones más arriba en el ámbito mediático y económico. De hecho, para el enfrentamiento contra Cerrone, tiene asegurada una bolsa fija de cinco millones de dólares, que sumado a los porcentajes de patrocinadores, pago por visión, venta de entradas y otros extras de la pelea, ha dicho que llegará a ganar 80 millones de dólares (unos 72 millones de euros) por esta batalla –cuando el salario medio de un luchador de esta compañía estaría en los 35.000 dólares–. Guste o no, McGregor es la gallina de los huevos de oro de la UFC. Las estadísticas así lo reflejan: el irlandés ha estado presente en cinco de los seis eventos que más ventas de pago por visión han logrado en toda su historia. Posible revancha con Khabib Con la superestrella irlandesa enfocada de nuevo en estar en boca de todos únicamente por el aspecto deportivo, el presidente de la UFC, Dana White, está deseoso de ver una revancha contra el actual campeón ruso, Khabib Nurmagomedov, si logra su defensa contra Tony Ferguson. «McGregor obtendrá lo que ha estado esperando si vence a Donald Cerrone. Desea la revancha contra Khabib y, si gana este fin de semana, obtendrá la oportunidad por el título. Será el pago por visión más grande en la historia de la UFC», expresó el mandamás a «MMA Fighting». El regreso de «The Notorious» está siendo muy sonado, pero en la esquina contraria tendrá a una leyenda de este deporte. Cerrone, de 36 años, es conocido por su excelso nivel en la pelea de pie, pero también por poseer muy buenos recursos de lucha y de jiu-jitsu brasileño. El peleador estadounidense cuenta el récord de mayor número de victorias en la UFC (23); también ostenta el mayor número de finalizaciones de sus oponentes (16) y es el que más bonos (16) ha ganado en la historia de la compañía. «Si tuviera que mirar a los dos, tiene mucho más de qué preocuparse que nosotros. Tenemos múltiples victorias de sumisión, victorias por nocaut, tenemos decisiones. Él sólo tiene una mano izquierda. No ves a Conor enviando a nadie, ni siquiera ves al tipo cayendo al suelo, muy raro, ¿verdad? No digo que vamos a forzar la lucha, pero lo que digo es que tiene mucho más de qué preocuparse que nosotros», ha dicho el entrenador del «Cowboy». Sin embargo, el irlandés no parece tan preocupado: «Puedo leer a Donald como un libro de niños. Es un buen luchador, tiene recursos... pero sé lo que tiene y estoy preparado», respondía. Mayweather y Pacquiao, en el punto de mira Está más que demostrado que la gran mayoría de objetivos deportivos que se propone McGregor se acaban cumpliendo, por disparatados que parezcan. Muy sonado fue el combate frente a Floyd Mayweather, donde se pudo embolsar una cantidad cercana a los 100 millones de dólares, pese a que perdió por KO técnico en el décimo asalto, algo de esperar frente a uno de los mejores púgiles de la historia. No obstante, consciente el irlandés de que todavía se cobran mejores bolsas en el boxeo que en las artes marciales mixtas, ha dejado caer en la previa al UFC 246 que quiere seguir con su periplo en este arte, soreprendiendo con unas declaraciones: «Las negociaciones con Pacquiao están en marcha. También me gustaría una revancha con Mayweather... es una aspiración ser campeón mundial en boxeo». De hecho, tal es el poder de arrastre de McGregor a la hora de negociar que, en una entrevista reciente para ESPN, Ariel Helwani le comenta que tendrá que hacer varias peleas para optar a un campeonato mundial a lo que tras un breve silencio responde: «¡No!», con una sonora carcajada. McGregor en estado puro. Una influencia en los deportes de contacto que ya ha dejado como legado y que podría otorgarle en un futuro un cinturón saltándose toda la fila.

El seleccionador austríaco de balonmano, el esloveno Ales Pajovic, no descartó la posibilidad de volver a sorprender este sábado a España en el Europeo de Noruega, Austria y Suecia, tal y como ya ocurrió el pasado mes de abril en la EHF Euro Cup, donde los centroeuropeos se impusieron por 29-28, aunque reconoció que el conjunto español es el favorito para alzarse con el triunfo. «En balonmano es todo posible, pero la favorita es España. Nosotros vamos a intentar jugar lo mejor posible, vamos a salir a darlo todo, pero es muy difícil, aunque vamos a ver qué pasa», declaró Pajovic a EFE. El preparador de conjunto austríaco aseguró que la principal diferencia con el encuentro disputado por ambos conjuntos el pasado mes de abril en Dornbirn, es que en esta ocasión no tendrá tanto tiempo para preparar el partido como entonces. «El problema es que no tenemos tanto tiempo para preparar el partido y contra España no es sencillo prepararse, porque son un equipo que juega muy bien tácticamente», explicó Pajovic. «España es un equipo que juega muy bien en defensa con ese 5-1 en el que están todos siempre activos y luego en ataque es un equipo muy táctico, en el que todos los jugadores saben siempre lo que tienen que hacer», explicó el preparador. Una mayor capacidad táctica de la que Pajovic ha intentado dotar al conjunto austríaco, con el que se estrenó como entrenador, precisamente, con la victoria sobre España. «Es increíble lo que hemos hecho en la primera fase ganando los tres partidos, algo que nadie esperaba. Pero los jugadores han puesto mucho corazón y eso les ha hecho jugar mejor y mejor cada partido», afirmó el preparador austríaco. No obstante, Pajovic reconoció que esos resultados no hubieran sido posibles sin la sobresaliente actuación del joven lateral Nykola Bilyk, la gran estrella de conjunto centroeuropeo, y que llega a la cita con España como máximo realizador del torneo tras firmar 31 dianas en las cuatro primeras jornadas. «Bylik es todavía muy joven, pero juega ya como si fuera un veterano. Es increíble lo que hizo en el primer partido con esos doce goles de trece lanzamientos. Sib Bilyk, el equipo no estaría tan fuerte», concluyo Pajovic. De escuela española El crecimiento de Austria en estos últimos tiempos también es en parte «culpa» de España, pues es en el balonmano nacional, donde aprendió muy buenas lecciones Pajovic. «Para mí es muy importante dotar al equipo de esa capacidad táctica, que cada jugador sepa lo que tiene que hacer, y en eso quiero dar las gracias a Raúl (González) y Talant (Dujshebaev), por todo lo que aprendí en los años que pude trabajar con ellos en el Ciudad Real». «Me gusta mucho esa escuela del Ciudad Real y que ha permitido que muchos jugadores como Alberto Entrerríos, David -Davis-, Chema -Rodríguez- Parrondo o Uros Zorman sean ahora entrenadores», añadió el seleccionador austríaco.

Sara García también ha ganado el Dakar. Es verdad que no se ha llevado ni los aplausos ni el reconocimiento de quien sube al podio, pero la zamorana puede estar orgullosa de su premio: es la primera europea en finalizar el rally en la modalidad «Original»; es decir, sin asistencia mecánica, tal y como la concibió Thierry Sabine cuando desarrolló la idea del Dakar. García, de 31 años, completó las etapas en moto sin que nadie estuviera a su lado en caso de pinchazo o fallo mecánico, situaciones habituales que debía reparar ella misma. Con el único sustento de un baúl, un juego de ruedas y una tienda de campaña que traslada de etapa a etapa. Ha recorrido las doce etapas, los 7.500 kilómetros, hasta cruzar la meta en la posición 86. Y se quita así la espina que se le quedó el año pasado cuando un fallo en el radiador de la moto la obligó a retirarse. Fue Anastasiya Nifontova, nacida en Estados Unidos, la primera mujer en terminar la proeza. Hija de mecánico, tuvo su primera moto con tres años, pero sufrió una caída fuerte y les cogió miedo. Hasta los catorce, cuando volvió a recuperar el gusanillo y pedía a su padre salir con él los fines de semana. Campeona del mundo de bajas, rallies sin navegación, admitió que había estado entrenándose mucho la parte mental, con una psicóloga deportiva, porque la dureza de la prueba de correr en solitario es muy alta. La zamorana, ingeniera de profesión, compitió con un casco especial en apoyo a una asociación de lucha contra el cáncer, y que sorteará a su regreso a casa, para recaudar fondos para la causa.<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="en" dir="ltr">Falling off your bike, that goes with the territory. ️<a href="https://twitter.com/hashtag/Dakar2020?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw">#Dakar2020</a> <a href="https://t.co/QrgouebW18">pic.twitter.com/QrgouebW18</a></p>&mdash; DAKAR RALLY (@dakar) <a href="https://twitter.com/dakar/status/1214517686866268161?ref_src=twsrc%5Etfw">January 7, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script>

Dos tesituras excitan el ánimo de Fernando Alonso: ser competitivo y ganar. Y por puro encadenamiento cronológico, una coyuntura lleva a la siguiente. Lo que se intuía como una locura del piloto, un imposible de alcance –cambiar los circuitos por la arena del desierto–, ha concluido con final feliz. Termina el Dakar y encontramos a un novato pletórico. Decimotercero en la general, mejor debutante de la prueba, muy cercano a los dos triunfos de etapa, ocho días entre los diez mejores. Después del Mundial de Resistencia, las 24 Horas de Le Mans, Daytona o las 500 Millas de Indianápolis, Alonso ha descubierto otro paraíso lejos de la Fórmula 1. Este es su resumen, expresado de puño y letra en las redes sociales: «Gracias Dakar2020, nos has tratado muy bien!! Orgullosos de haber terminado el rally más duro del planeta. Ha sido un gran reto, con más de 6.000 km junto al increíble Marc Coma y con nuestro Toyota Hilux indestructible que nos ha funcionado a la perfección. Gracias Marc, gracias equipo Toyota Gazoo Racing y gracias a los aficionados que se han acercado cada día a darnos su apoyo. Hemos venido a competir duro y estuvimos cerca de dos victorias de etapa y ocho veces en el top 10. No lo hubiese imaginado hace seis meses. Feliz». El Dakar ha golpeado con virulencia a Alonso y también lo ha recompensado con satisfacciones de las que carecía en la Fórmula 1. Ese compañerismo que destila una carrera durísima que se parece más al Tour de Francia que al Mundial de F1, la convivencia necesaria entre los pilotos, la solidaridad en la ayuda, las andanzas de un lado para otro... Los castigos para Alonso fueron el reventón de la segunda jornada y el vuelco desde la duna. «Pagamos muy caro el error del segundo día pero hemos hecho un buen Dakar. Intenté aportar mi experiencia a Fernando, que lo capta todo enseguida y lo aprovecha al máximo», declaró Marc Coma, el copiloto del asturiano. El primer objetivo de Alonso este curso es la prueba de las 500 Millas de Indianápolis, que seguramente disputará con el equipo de Andretti. Y en verano vislumbrará si tiene alguna opción de regresar a la Fórmula 1. El Dakar le ha enganchado, aunque no sabe si volverá. «Ahora mismo no pienso en repetir, si decido volver tendría que ser con unas expectativas muy altas, para intentar ganarlo».

Sat, 18 Jan 2020 01:04:42 +0100

Prodigio de longevidad y pasión por su deporte, Carlos Sainz levantó en el desierto de Arabia Saudí un homenaje a la dedicación y el esfuerzo. Ganó su tercer Dakar, el más duro de los últimos tiempos según sus pasajeros, después de 8.000 kilómetros por dunas, rocas y riscos, de los cuales 5.000 fueron cronometrados. Lo hizo a los 57 años, edad venerable a la que no llegan la mayoría de los deportistas de su especie, que disfrutan las rentas de la vida o se dedican a ver crecer a los hijos. Sainz también lo hace como padre de piloto de Fórmula 1, pero no descuida su ilusión: mantenerse joven a través del deporte. Así lo demuestra su preparación física. En el Dakar 2020 se impuso con un Mini, la tercera marca con la que gana (antes Volkswagen y Peugeot), a Nasser Al Attiyah (vencedor el año pasado) y a Stephane Peterhansel, trece veces dueño del Dakar. Sainz y su copiloto Lucas Cruz, barcelonés de 45 años encargado de la navegación por el tremendo desierto árabe, se llevaron el Dakar con una solvencia poco común. Líderes desde la tercer etapa y el rally casi sentenciado un día antes de la conclusión. Nasser Al Attiyah, gran favorito y primo del emir de Qatar cuya relación le otorga el tratamiento de jeque, fue el primero en esperar la llegada de Sainz a la meta para aplaudir su hegemonía en esta edición. Su hijo, piloto y asesor En este tramo de su vida, a Carlos Sainz le ocupa por encima de todas las cosas la trayectoria deportiva de su hijo, Carlos Sainz junior, en la Fórmula 1. Nadie vive con más intensidad las carreras del joven Sainz que su padre y mentor, nadie disfrutó más con el podio del piloto de McLaren en el último Gran Premio de Brasil que el doble campeón del mundo de rallys (1990 y 1992). El Sainz de 57 años es, ante todo, un progenitor que no tiene objeción en reconocer que prefiere una victoria de su hijo Carlos en la Fórmula 1 a su tercer Dakar. Ni hablamos de la posibilidad de que fuese campeón del mundo de F1... La complicidad entre ambos representa un modelo para los manuales de convivencia entre padres e hijos. Siempre próximos, siempre educados incluso en alguna discrepancia, siempre conectados por la pasión de las carreras. Sainz jr asesora a su padre en la distancia, desde Londres donde reside, con observaciones, indicaciones y datos relacionados con el Dakar. «Las canas tienen que servir de algo», había advertido Carlos Sainz antes de coronarse campeón del Dakar por tercera ocasión. En un reciente encuentro con la industria del deporte en los Desayunos de Europa Press, el piloto se pasó una hora disertando sobre las opciones de futuro de su hijo, sobre la viabilidad de los patrocinios en el mundo del motor, sobre la Fórmula 1 y sus cuitas, y a última hora recordó: «Y no os olvidéis, también aspiro a ganar el Dakar», dijo cuando no se hablaba de ello. Sainz tiene una hernia discal, la rodilla reconstruida, una dolencia crónica en el hombro y 57 años, pero su preparación para el Dakar es digna de un veinteañero. Cada septiembre empieza un programa de entrenamiento específico, que en años anteriores incluía concentraciones en altitud o cámaras de hipoxia como los ciclistas o los atletas para hacer acopio de glóbulos rojos en las montañas de Sudamérica. Según cuentan en su entorno, suele hacer tres tipos de sesiones: pesas, ejercicios aeróbicos de resistencia y tiradas anaeróbicas de fuerza. Trabajos encaminados a vigorizar las zonas lumbares, abdominales y el cuello. El casco pesa y en el Dakar el piloto pasa muchas horas sentado recibiendo impactos de toda clase. Sainz ha incorporado hace tiempo el entrenamiento de la bici estática en la sauna. En ese mismo Desayuno Deportivo se desnudó de alguna manera: «Cuantos más años tienes, más cuesta prepararte físicamente para estar a tope, pero también te da la vida y la motivación de levantarte cada día con ilusión. A veces ven en el gimnasio a un tipo con el pelo blanco y pensarán, ¿qué hace aquí este tío? Pues intentar ganar el Dakar». El propio Sainz se ha promocionado a sí mismo como candidato para el premio Princesa de Asturias, un galardón que ya tiene su amigo Fernando Alonso y que a él le hace una ilusión especial.  Sainz, curtido en todo tipo de vivencias en el deporte, hizo un reconocimiento a su compañero. «Quiero aprovechar para dar las gracias a Lucas Cruz, a Mini, a los patrocinadores y a todos los españoles que nos han apoyado». Y habló de su edad. «Está claro que la retirada está cerca porque voy cumpliendo años, pero hay que mirar el crono y no el DNI».

Tanto se ha hablado del regreso a las esencias del cruyffismo que puede suponer el fichaje de Quique Setién por el Barcelona que hechos anecdóticos como el que este domingo los relacionará cobran una importancia inusitada. Debuta Setién ante el Granada, rival que en la primera vuelta infligió al Barça una de las derrotas más claras de las que sufrió en La Liga. El destino ha querido que el oponente del técnico santanderino sea el mismo que tuvo enfrente Johan Cruyff el día que se vistió por primera vez de azulgrana. Fue el 28 de octubre de 1973, también en el Camp Nou. Los locales golearon por cuatro goles a cero al conjunto nazarí, y el mito holandés anotó dos goles, el segundo y el cuarto. Aquella temporada terminó con la copa de campeones en la vitrina azulgrana. Lo rubricaron los de Cruyff el 7 de abril de 1974 después de vencer por 2-4 en El Molinón. Aquel año también fue el del 0-5 en el Bernabéu. El barcelonismo, entretanto, se frota las manos con Setién, deseoso de que el azar traiga consigo algo más que una simple coincidencia.

Sat, 18 Jan 2020 01:04:10 +0100

Resultaría osado decir que Vitolo cayó de pie en el Atlético. El antes y después de su fichaje fue, más bien, una desdicha. Hagamos memoria. En verano de 2017, un mes antes de que se anunciase la operación, el TAS confirmó la sanción que impedía fichar al club rojiblanco, por lo que toda incorporación al equipo tendría que esperar al mes de enero. Cuando el fichaje se hizo oficial, el Sevilla decidió denunciar al Atlético, en un caso que finalmente perdió el club andaluz pero que enturbió más si cabe el traspaso. Todo este ruido, sin embargo, se esperaba que cesase cuando el balón ganara protagonismo. Se acordó que Vitolo jugaría los primeros meses en Las Palmas, a priori un entorno perfecto para esperar su desembarco a las órdenes de Simeone. De amarillo, en cambio, no tuvo suerte y sufrió tres lesiones diferentes, perdiéndose un total de ocho partidos. Con el año nuevo su fortuna no cambió. Tampoco encontró su fútbol en el Atlético, donde fue titular ocho veces en Liga. Aun así, sumó 3 goles y dos asistencias en 23 partidos. El argumento que se esgrimió entonces fue la excepcionalidad provocada por la sanción, que le impidió, tanto a él como a Diego Costa, hacer la pretemporada con el equipo y que le obligó a amoldarse al esquema de Simeone en invierno. Así, se fiaba todo a la siguiente temporada. 82 días de baja Lejos de lo esperado, la decepción fue aún mayor en la 2018-19. En pleno mes de agosto, Vitolo sufrió la primera lesión de la temporada que le mantuvo fuera durante 35 días, equivalentes a seis partidos. Llegaría a volver a caer en tres ocasiones más, privando a su entrenador de sus servicios en otros seis partidos. Vitolo parecía condenado a fracasar en el Atlético: cada vez que cogía la forma y mostraba su talento, su físico le devolvía a la enfermería. Sus registros hablan por sí solos: 1 gol y 3 asistencias en 28 partidos. El recelo por los casi 40 millones pagados por él iba in crescendo. Por ello el pasado verano su nombre sonó para abandonar la plantilla, pero Vitolo apostó por quedarse y el club demostró seguir confiando en él. Y el comienzo no pudo ser mejor y les dio a ambos la razón. Vitolo volaba sobre el campo y, ya fuera como titular o como suplente, exprimía de sus botas aquel fútbol con el que enamoró estando en Sevilla. Al fin parecía haber encontrado su mejor nivel en el Metropolitano. De hecho, sus registros a estas alturas ya superan a los logrados en toda la temporada pasada: 2 goles y 2 asistencias en 18 partidos. Cierto es que tampoco son números para tirar cohetes. 7 encuentros fuera En el derbi de septiembre contra el Real Madrid, por desgracia, llegó su primera lesión. Las molestias en el muslo le dejaron fuera dos partidos y a su vuelta le costó recuperar protagonismo. Aun así, siguió sumando minutos y Simeone apostó por él en la segunda mitad contra Barcelona y Villarreal. Pero de nuevo, cuando volvía a hacerse un hueco, una lesión inguinal le mandaba de vuelta a la enfermería. Los fantasmas no desaparecían. Esta lesión, que le impidió estar ante Osasuna y Real Betis, ha sido la última de Vitolo hasta la fecha. Reapareció con el año nuevo ante el Levante, contra quien protagonizó unos minutos discretos. En la Supercopa de España, en cambio, sí se vio a un jugador más ilusionante. Contra Barcelona y Real Madrid agitó al equipo y estuvo de nuevo enchufado. Pese a la derrota en la final de Yeda, su actuación fue una de las mejores noticias que se trajo el Atlético para España. Hoy, contra el Eibar, Vitolo podría volver a ser titular. La baja de Koke y la posibilidad de que Herrera sea suplente o Saúl ocupe el lateral izquierdo le conceden un espacio en el once. Después de los dos últimos buenos partidos, y tras recuperarse de su séptima lesión desde que llegó al Atlético, Vitolo quiere dar un golpe encima de la mesa. El físico ha sido su peor enemigo en este tiempo, pero cuando este le ha dado una tregua, ha demostrado lo mucho que puede sumar a sus compañeros. En un equipo carente de gol y tosco en lo ofensivo, la verticalidad, vertiginosidad y desparpajo de Vitolo son un soplo de aire fresco en pleno desierto. Ahora más que nunca, Vitolo y el Atlético se necesitan.

Zidane decidió que Ramos no arriesgue más y le deja en la gradaante la visita de su antiguo club, el Sevilla. Le incita medirse a su exequipo, pero esta vez no puede ser. Militao le suplirá en la defensa. Ramos sufrió un esguince en el Camp Nou, otro en la final de la Supercopa y el entrenador y el cuerpo médico han dicho «basta». Si fuera «una final, jugaría», pero hay muchos partidos por delante y el derbi del 1 de febrero es prioritario, señalaron los profesionales del club blanco ante ABC. Sin olvidar que debe estar bien para la visita del City el 26 de febrero en la Champions. El descarte sorprendente de Zinedine fue el de Bale. No jugó en Arabia Saudí por una gripe y se ha entrenado toda la semana, pero no ha sido convocado. Zizou ha preferido concentrar a Lucas Vázquez y a Brahim. El once de hoy debe contar con Rodrygo en punta y la incógnita es si el ariete será inicialmente Jovic o Benzema, que ha sido convocado. La otra duda es si continuará Mendy en el once o si el preparador francés rotará con Marcelo. El Sevilla hará pasillo al Real Madrid al saltar al campo, en reconocimiento a su título de la Supercopa de España; el conjunto blanco se lo hizo al sevillista en 2006 cuando ganó su primera Copa de la UEFA, convertida luego en Liga Europa La baja de Fede Valverde implica que el técnico marsellés retorne al 4-4-2, con Casemiro, Modric, Kroos e Isco como mediocampistas. El Sevilla anunció que hará pasillo al Real Madrid como campeón de la Supercopa de España. El conjunto madridista ganó el pasado domingo su undécima Supercopa de España al imponerse al Atlético de Madrid en la tanda de penaltis (4-1), tras acabar el encuentro y la prórroga con empate a cero, en Yeda (Arabia Saudí). Con este gesto de reconocimiento tradicional en el fútbol, el Sevilla le devolverá al Real Madrid el pasillo que sus jugadores le realizaron en la última jornada de la Liga 2005-06, en el Ramón Sánchez Pizjuán, después de que el equipo del barrio de Nervión conquistara la primera de sus cinco Copas de la UEFA/Liga Europa ganadas entre 2006 y 2016. Alineaciones probables: Real Madrid: Courtois; Carvajal, Varane, Militao, Mendy o Marcelo; Casemiro, Kroos, Modric, Isco; Rodrygo y Jovic o Benzema. Sevilla: Vaclík; Jesús Navas, Koundé, Diego Carlos, Reguilón; Fernando Reges; Munir, Éver Banega, Óliver Torres, Nolito; y De Jong. Árbitro: Martínez Munuera (colegio valenciano). Estadio: Santiago Bernabéu. Hora: 16.00.

Sat, 18 Jan 2020 01:03:15 +0100

Mil cosas se le pasaron por la cabeza antes y después de aquellas decisiones tan importantes. La pregunta del millón es si, después de lo sucedido, las volvería tomar hoy. Pero la película «deja vu» ya existe. La vida de Lopetegui soportó demasiados vaivenes en 2018. Era seleccionador de España y el fichaje por el Real Madrid antes del Mundial de Rusia significó su destitución como entrenador de la Federación y su incorporación inmediata al club blanco, en julio. Poco duró su andadura. El 5-1 en el Camp Nou le sentenció. Cogió una plantilla cansada después de tres años de éxitos, mermada sin Cristiano, y fue echado del equipo de su vida el 29 de octubre. «Existe una gran desproporción entre la calidad de la plantilla, con ocho nominados al Balón de Oro, y los resultados obtenidos», dictaba el duro comunicado de la entidad madridista. Lopetegui es madridista, pero como suele suceder, no se consigue ser profeta donde uno más quiere Fichado por el Sevilla, donde realiza un espléndido trabajo, el técnico guipuzcoano reaparece hoy en el Bernabéu, «en casa», donde quiso triunfar como guardameta y como entrenador, sin conseguirlo. Es difícil ser profeta donde uno más lo desea. «Espero que le reciban bien porque Lopetegui es de la casa, jugó aquí y la gente aquí siempre recibe bien a su gente», pronosticaba Zidane antes del encuentro . «No quiero hablar de su momento en el Real Madrid, aquello terminó, pero lo que puedo decir de este entrenador es que es muy bueno», remataba su colega francés. «Siempre he recibido cariño en el Bernabéu», contestaba Lopetegui momentos antes de viajar a la capital de España. «Zidane está haciendo un trabajo extraordinario, es digno de alabar», subrayaba. Nada de «vendetta» Ya midieron sus fuerzas hace unos meses. El conjunto dirigido por el francés venció 0-1 en su visita al Sánchez Pizjuán en la primera vuelta. Ahora, el preparador del Sevilla rechaza los términos de venganza y «vendetta» que acompañan su retorno al coliseo madrileño: «Tenemos una serie de bajas, una sanción, varias lesiones y futbolistas que han salido. Estamos tratando de darle importancia a los que están y tengo plena confianza en mi equipo». El órdago de Lopetegui es que el Sevilla triunfe por fin en el Bernabéu. No vence en la casa blanca desde 2008 y ha perdido en sus últimas doce visitas, dos de ellas en la Copa del Rey. Además, el conjunto hispalense solo ha marcado un gol en Chamartín en las cuatro últimas comparecencias. Si el guipuzcoano puntúa, hará historia. Lo primero que hará es un pasillo al campeón de la Supercopa de españa. «Es lógico», apunta. Zidane ya ha avisado a sus pupilos para no desconcentrarse con estos preámbulos. «Es un partido trampa», argumenta. Hay bajas y desgaste.

Sat, 18 Jan 2020 01:02:49 +0100

El asalto a la casa de Darko Kovacevic en Grecia el pasado 7 de enero está lejos de resolverse. Todavía no está claro las intenciones que tuvieron los asaltantes: si fue un intento de asesinato o una advertencia. Y en Serbia, el diario Telegraf pone encima de la mesa el nombre de Raúl Bravo como posible incitador del atentado. Bravo y Kovacevic fueron compañeros en Olympiacos y el exjugador del Real Madrid está implicado en un escándalo de apuestas en el fútbol español entre los años 2016 y 2018. Aunque de forma extraoficial, la policía griega indicó que no habría conexiones entre ambos casos. El exjugador de la Real Sociedad sufrió un atentado el pasado 7 de enero frente a su casa en una zona rica de Atenas cuando una persona salió de un coche y disparó de una distancia de varios metros, aunque no alcanzó al jugador, que cayó al suelo.

No mucho más de veinte minutos de historia tuvo el derbi que midió este viernes al Leganés contra el Getafe en Butarque, los que tardaron los visitantes en marcar tres goles que reflejaron su superioridad durante los setenta restantes. Poco importan las dinámicas cuando de un duelo de tanta rivalidad se trata. Y quedó demostrado. Afrontaban en peor situación la cita los azulones, pero dieron un paso al frente desde el arranque e intimidaron a un cuadro leganense que llevaba seis citas oficiales sin perder. Al dominio posicional le siguieron los acercamientos y a éstos los goles. Un saque de esquina desde la izquierda al corazón del área lo cabeceó con el alma Leandro Cabrera para hacer el primero de la noche y desatar el vendaval. Por el aire llegó también el segundo. Un saque de banda en el costado izquierdo acabó en los pies de Cucurella, que se tomó su tiempo para levantar la mirada y sirvió un centro al segundo palo, donde Nyom entró como una apisonadora, tocando su remate en el larguero antes de entrar. A partir de ahí, el camerunés pareció entrar en trance durante la celebración del tanto anotado contra su exequipo. Primero corrió sin aparente dirección y acto seguido se plantó retador delante de su propia afición, situada en uno de los fondos. Al final, entre eso, que ya tenía una amarilla y que había coqueteado con la segunda, a Bordalás no le quedó más remedio que frenar su ímpetu y cambiarle a la media hora por Etebo. No quería el entrenador que el más mínimo detalle derribara lo construido. Pero por si acaso los suyos le generaron un mayor alivio poniendo otro clavo al ataúd del rival. Un esférico ganado en campo propio desencadenó una contra absolutamente descompensada por número de hombres en favor de los getafenses. La guió Jorge Molina y la culminó a placer Mata. Casi sin darse cuenta, el Leganés estaba hundido en uno de sus días más importantes del curso. Solo Óscar Rodríguez exhibió casta y calidad para generar alguna oportunidad del anfitrión, cercenado de forma sorpresiva después de la salida, veinte millones mediante, de Youssef En-Nesyri al Sevilla. La sensación que quedó tras la primera parte es que había un plan con el marroquí y que el alternativo sin él no ha dado tiempo a cimentarlo. Lo malo para los blanquiazules es que el enfrentamiento estaba perdido, lo bueno es que las cosas solo podían ir a mejor. Con esa esperanza, y Recio en el lugar de Rodrigo Tarín, salieron al césped los de Javier Aguirre tras el descanso. Ahora bien, dos no pelean si uno no quiere. Y estaba claro que el vecino no iba a poner de su parte para entrar al trapo en un combate que tenía encarrilado. Por eso la segunda mitad se convirtió en lo opuesto del espectáculo. Mucho contacto, mucho roce, muchos hombres rodando por el césped y multitud de amarillas. Pero escaso fútbol y nulo ritmo. Solo los cánticos en la grada de las dos hinchadas colorearon un enfrentamiento que era ya más propio de los tiempos del blanco y negro. Aquellos también vieron enfrentarse a uno y otro contendiente sobre el terreno de juego. Pero en categorías de menos lustre. Por eso, quizás lo más importante, puntos al margen, es que dos de las ciudades punteras del sur de Madrid volvieron a cruzar sus destinos en la elite. Por si no se repite mucho, deben disfrutarlo mientras dure.

Dos decisiones del VAR, anulando en la recta final de cada parte un tanto a cada equipo, propició el sexto empate consecutivo del Fuenlabrada en Liga, ante un Málaga que le faltó convicción para buscar el triunfo. Al equipo revelación de LaLiga SmartBank se le ha olvidado ganar aunque mantiene su firmeza, con nueve jornadas sin derrota. Ni el estreno de su nuevo delantero centro, Caye Quintana, evitó un nuevo empate en un duelo repleto de igualdad hasta los minutos finales de locura en los que pudo caer de cualquiera de los dos bandos. Acusó el Fuenlabrada en los últimos metros la baja de Hugo Fraile por sanción y en su lateral izquierdo la ausencia de Glauder. José León ocupó el puesto y defensivamente le faltó confianza. Perdió la marca a su espalda en la acción de mayor peligro del Málaga del primer acto, cuando Juanpi puso un pase de la muerte que salvó David Prieto. La igualdad marcó un duelo intenso, de lucha en el centro del campo y contadas ocasiones. A balón parado Oriol Riera pudo marcar y respondió Hicham buscando la escuadra. Fuenlabrada y Málaga apenas pisaron área rival y los porteros fueron espectadores. En los últimos compases Diego González salvaba un centro peligroso de Iribas y el colegiado López Toca anulaba el tanto a placer de Sadiku tras un saque de falta lateral, por fuera de juego. Tardó en romperse el partido. El tiempo que el Fuenlabrada dio un paso al frente para buscar un triunfo que se le resiste desde el 1 de diciembre. Siempre peligroso a balón parado pudo adelantarse en un saque de esquina que remató Prieto y el rechace cayó a Juanma, quien con todo a favor chutó alto. A impulsos comenzó a llegar el Fuenlabrada con un plan habitual en cada partido que juega de local. Con la entrada del debutante Caye aumentó el peligro. Anderson podía marcar en una jugada accidentada para el portero Munir que se escurrió y despejó sobre el rival con la fortuna de que el balón le cayó al cuerpo. La defensa malacitana le salvaba cuando estuvo batido en un testarazo de León, de nuevo tras acción a balón parado. Y el árbitro anulaba a instancias del VAR el tanto que habría sido el premio a la constancia. Cristóbal puso la calidad con dos recortes en el inicio de la jugada, Ibán Salvador el pase preciso y Randy un testarazo que entró tras golpear en el travesaño. Dio paso a un final trepidante, un tiempo añadido de locura en el que Seiku perdonó la llegada más peligrosa del Málaga, cabeceando fuera con todo para marcar, y Caye acusó la falta de minutos en el Cádiz sin la confianza del goleador, en dos ocasiones consecutivas que perdonó para dar el triunfo que se le resiste al Fuenlabrada.

La embarcación rusa Rockanrolla, del armador Dmitry Samokhin, se mantiene líder destacada de las III Puerto Portals Dragon Winter Series tras la disputa, hoy en la Bahía de Palma, de la sexta y séptima pruebas de esta regata internacional que reúne en Mallorca a la mejor flota europea de la clase Dragón. La competición, organizada por el Club de Regatas Puertos Portals e iniciada el pasado 13 de diciembre, se reanudó a las 14.10 horas de hoy con una imponente flota formada por 47 barcos, cifra que supera la cifra inicialmente prevista por la organización para la segunda ronda de las III Puerto Portals Dragon Winter Series. El comité de regatas completó dos mangas con relativa facilidad. El viento del SO alcanzó sus mayores rachas, de 20 nudos, al inicio de la primera prueba, consistente en un recorrido de cuatro tramos (dos ceñidas y dos popas), y a partir de ahí fue amainando hasta los 12 nudos. Hubo llamada general en la regata inaugural y en la segunda, de cinco tramos (tres ceñidas y dos popas) se tuvo que cambiar el eje de la salida por un role. No se produjeron más incidencias y, en líneas generales, todo fue rodado. El alemán Saskya, de Francisco Andrade, que ocupa el decimoquinto puesto en la general provisional, ganó la primera prueba, mientras que en la segunda se impuso el italiano Bunker Prince, de Eugenii Braslavets, que ya navega en la sexta plaza de las III Puerto Portals Winter Series. Sin embargo, el Rockanrolla demostró una vez más que cuenta con la tripulación más inspirada de la flota. El segundo y el tecer puestos obtenidos hoy lo sitúan al frente de la general con 14 puntos y un cuarto (descartado) como peor actuación sobre un total de siete parciales. Para entender la superioridad del equipo ruso capitaneado por Samokhin cabe remitirse a los resultados conseguidos hasta la fecha por su más inmediato perseguidor, el alemán Ingrid, de Dirk Pramann, que suma 41 puntos y ha tenido que descartarse un vigésimo segundo en la cuarta regata de las Winter Series. En la pugna por los puestos de podio se mantiene el Louise Racing, de Grat Gordon, que hoy pinchó en la primera manga (22) y fue noveno en la segunda. La tripulación británica está a un solo punto de Ingrid, pero está claro que hoy no tuvo su día. El Mr. Nova, de Jorge Forteza, decimonoveno, es el barco español mejor clasificado. Hoy dio la batalla en la zona alta de la flota durante la primera regata y cruzó la línea de llegada undécimo. En la siguiente manga cayó hasta la posición 29, lo que, no obstante, le permite superar de momento en un punto al también español Capa, de Carlos Carbajal, y en dos al Latinia, del navegante oceánico Guillermo Altadill, que tras un buen inicio de las Winter Series hoy sufrió una avería en la primera prueba. La competición se reanudará mañana, a partir de las 11.30 horas. La previsión es de viento flojo de componente sur a partir del mediodía, preámbulo del fuerte temporal de norte que azotará al archipiélago balear a partir del domingo.

El entrenador del Sevilla FC, Julen Lopetegui, ha asegurado que acudirán al Santiago Bernabéu dispuestos a ser «protagonistas» y a luchar por el triunfo con «ilusión y ambición», en un partido que conlleva su vuelta a un estadio donde ejerció de técnico y a un club donde tuvo una salida peculiar que quiere dejar en el pasado. «No estoy pensando en eso. Siempre he recibido cariño y no tengo ningún problema. Pero lo importante es la respuesta del equipo y los jugadores, no mi persona ni mi presencia, sinceramente. Cuando uno ha entrenado y ha estado en ese club, siempre hay una cercanía de muchas cosas, uno no es ajeno a eso», se sinceró en rueda de prensa. «Cuando pisas el estadio, vas con el objetivo de conseguir ganar y sacar adelante el objetivo de tu equipo. Soy un entrenador del Sevilla al cien por cien y lo emocional pasa a un segundo plano», añadió en este sentido. Desvió todas las preguntas enfocadas a cómo viviría su regreso a Madrid. «El centro de atención serán los jugadores, los protagonistas principales de este invento maravilloso, nada más. Puede ser habitual en las vueltas de cualquier entrenador o jugador, sin ir más allá. Cuando pite el árbitro los focos estarán en el partido», comentó. «Lo que ha pasado, ha pasado. Bajo nuestro control está el llegar mañana equilibrados y preparados para competir al máximo nivel, porque el Madrid te lo exige. Es un grandísimo equipo, pero nuestra respuesta está en nuestra mano», recalcó. Así, tiene puesta su energía en preparar el partido, contra un equipo «formidable» y con esa convicción de ser protagonistas. «El partido nos va a dar lo que nosotros le demos al partido, nuestro foco va a ser afrontar el partido con confianza, pese a la dificultad de tener enfrente a un rival en un estado muy bueno», comentó. «Vamos con la ilusión y la ambición de hacer un buen partido y de ir a por los puntos en juego. Hemos preparado el partido como cuando tienes una semana entera, con más tiempo. Sabemos el rival que tenemos enfrente pero nadie nos quita la ilusión, la ambición y la sana intención de ser protagonistas en un campo tremendamente exigente», aseguró sobre el partido que quiere ver. Sobre el técnico blanco, Zinedine Zidane, se mostró seguro de tener enfrente a un rival muy preparado. «Está haciendo un trabajo extraordinario. Los resultados y títulos que ha conseguido es extraordinario y digno de alabar, claro que sí», se sinceró. Por otro lado, dejó la puerta abierta al debut del recién llegado del Leganés En-Nesyri. «Estamos en mercado abierto, ha habido salidas y entradas. Las salidas obedecen a una voluntad de salir, y las llegadas es porque entendemos que los jugadores que vienen, lo hacen para mejorarnos. Conocemos a En-Nesyri y viene a mejorarnos. Está ya preparado y adaptado, es uno más», apuntó. »Tenemos una serie de bajas, unas por sanción, otras por lesión, otros porque se han ido. Los importantes son los que están, y van a tratar mañana de hacer un gran partido. Vamos con plena confianza en la gente que mañana va a saltar al Bernabéu", comentó escueto sin dar pistas sobre el once inicial que pueda poner, aunque confirmó que Jesús Navas podría no estar al cien por cien.

El Al Saad dirigido por el español Xavi Hernández se proclamó este viernes campeón de la Catar Cup después de golear 0-4 al Al-Duhail para conseguir su séptimo título en una competición que domina por encima del Al-Rayyan, que suma cuatro trofeos a lo largo de un torneo que comenzó a disputarse en 1995. Es la segunda conquista de Xavi Hernández al frente del banquillo del Al-Sadd, club en el que ya suma dos títulos después de la Supercopa que consiguió en 2019 tras superar al mismo rival, el Al-Duhail, al que ganó 1-0 en el Estadio Jassim Bin Hamad de Doha. Este nuevo trofeo para Xavi Hernández llega pocas jornadas después de la oferta que rechazó para dirigir al Barcelona, que finalmente eligió a Quique Setién para sustituir al destituido Ernesto Valverde tras su eliminación en las semifinales de la Supercopa de España que se disputó en Arabia Saudí. El Al-Saad logó una victoria contundente cimentada en una gran primera parte. A lo largo de los primeros 45 minutos consiguió una renta de tres goles gracias a los aciertos del surcoreano Nam Tae-hee, del argelino Baghdad Bounedjah, autor de un doblete. Después, a falta de media hora para el final del encuentro, Akram Afif redondeó el marcador con el cuarto tanto de su equipo. Xavi Hernández no es el único español que celebró este nuevo título para el Al-Sadd. En su cuerpo técnico también figuran los asistentes Sergio Alegre y Óscar Hernández, el preparador físico Iván Torres, el fisioterapeuta Carlos Nogueira, el doctor Antonio Tramullas, el analista técnico Antonio Lobo y el preparador de porteros Xavi Ferrando. Además, Sergio garcía y David Prats son los encargados del equipo sub-23.

“Marnatura” y “LaGuardia&Moreira” del Real Club Náutico de Vigo, y “Noticia” del Real Club Marítimo de Santander de favoritos, se reanudan en aguas gallegas las J70 Villalia Series con la organización de la Asociación la Clase J70 y el Real Club Nautico de Vigo. La que es evento referente de la clase a nivel nacional, tendrá en su cuarto acto dos jornadas, la primera de ellas el sábado a partir de las 13.30. En línea de salida una veintena de monotipos, con la gran novedad de la presencia del J70 del Helsinki Yacht Club en la competición. El viernes llegada a Vigo la tripulación finlandesa al completo con su patrón Jonas Dromberg al frente. A la presencia de los nórdicos en la ciudad gallega, se sumará en febrero la del campeón europeo Markus Wieser de Alemania con todo su equipo, lo que confirma la tendencia de Vigo a convertirse en la Base Europea de la Clase J70, entre el otoño y la primavera. Las Villalia llegan a su segunda entrega de las Spring Series, pues en este acto se celebrará el cuarto acto de los cinco de que consta, con nada decidido… pues son tres los barcos que cuentas con muchas posibilidades. En el liderato el componente del equipo de España de la Young Americas Cup, Luis Bugallo que cuenta con Enrique Freire, Gerardo Prego, Alberto Basadre y Jorge Lorenzo en su tripulación. Tras ellos está “Noticia” del cántabro José María Torcida, que tiene en su equipo al madrileño Luis Martín Cabiedes, al alicantino Robin Imaz, al asturiano Francisco Palacios y al santanderino Pablo Santurde. Completa el podio provisional, otro de los grandes patrones que están en Vigo: Gonzalo Araújo que lidera al “La Guardia & Moreira” y que tiene por tripulantes a Jacobo Vecino, Juan Debén, Alberto Viejo y Eloy Ruiloba. Los tres en la banda 40/50 puntos. Que tienen por perseguidores al de “Patakín” del Club de Mar de Palma de Mallorca que cuenta entre sus tripulantes al “number one” de Portugal Afonso Domingos y al barco ourensano de Luis Pérez Canal, el “Abril Verde”. Completan el “top ten” provisional, el 2Sogacsa” con Sancho Páramo y el vueltamundista Pablo Iglesias, el también patrón ourensano Jorge Pérez Canal con “Abril Rojo”, el coruñés “Solventis” con Malalo Bermúdez de Castro, el canario “One-Eurofrits-Aviko” con Francisco Alfredo González a la caña, “666” del malagueño Laureano Wizner y “Castrosúa” que patronea Willy Alonso… hasta 20 barcos. Las Villalia serie tendrán su última prueba de esta primera fase el 15 y 16 de febrero también en Vigo. El gran colofón se celebrará en aguas de la ría de Pontevedra, en la Marina Combarro el municipio de Poio, con el Campeonato de España en juego, en el próximo mes de junio.

El piloto español Carlos Sainz (Mini) se mostró feliz de haber conquistado este viernes su tercer Rally Dakar y recordó que tiene claro que el punto y final a su carrera "está cerca", pero que se sigue "divirtiendo" al volante y "mirar el crono y no el DNI". "Quiero aprovechar para dar las gracias a Lucas (Cruz, su copiloto), a Mini, a todos los españoles que nos han apoyado durante estos días. Estamos encantados de llevarnos la victoria para España y estoy muy contento de ganar con otro coche diferente que ha funcionado de maravilla", expresó Sainz al micrófono de 'TVE'. Sobre el Mini y su gran rendimiento en comparación con el año pasado, el madrileño cree que se debe "al trabajo" que precisamente se inició para la edición de 2019. "El año pasado no se pudo luchar desde el minuto uno, pero estoy contento por el desarrollo y no hemos tenido ninguna pega", admitió. Para el bicampeón del mundo de rallys, en el raid en Arabia Saudí "se ha ido a fondo desde el primer día, con un ritmo brutal con Stéphane (Peterhansel) y Nasser (Al-Attiyah). "Pero la victoria sabe así mejor", confesó. "Siempre he dicho que estoy séper agradecido a lo que la vida me ha dado. He tenido la suerte de dedicarme a lo que ha sido mi pasión y aunque han pasado 30 años de primer Mundial de Rallys, me sigo divirtiendo y eso se nota y se ve", añadió Sainz. De todos modos, sabe que, con 57 años, "la pregunta del millón" es saber hasta cuando aguantará. "Está claro que está cerca porque voy cumpliendo años, pero hay que mirar el crono y no el DNI. Estoy orgulloso de esta carrera, ahora toca descansar", sentenció.

Un sólido Valencia Basket, tras ganar el martes en la cancha del Khimki Moscow Region, venció este viernes en la pista del Zenit St. Petersburg (81-86) con una notable defensa y una anotación muy coral y se coló por primera vez en la zona de playoff. El mal porcentaje de tiro exterior del Zenit facilitó que el Valencia, al que le costó entrar, se hiciera con el mando del choque de inicio, pero los locales reaccionaron rápido, forzaron las penetraciones y le dieron la vuelta al marcador. Los visitantes no perdieron el sitio y con la rotación, especialmente con la entrada de Marinkovic, volvieron a coger impulso y con un par de triples. Contestaron Albicy y Will Tomas en la otra canasta pero no fue suficiente para compensar los puntos y la agresividad del exterior serbio (25-32, m.14). Pero el Valencia no tuvo esa dureza por dentro y Iverson se unió a Thomas para castigarle. También la presión del equipo de Joan Plaza castigó a su rival y volvió a poner por delante a los locales. Volvió a buscar Ponsarnau soluciones en el banquillo y las encontró en la fuerza de Ndour, que le permitió correr, y en el talento de Loyd y San Emeterio. Sus triples, pese a ser contestados por Albicy, permitieron al equipo español llegar al descanso con una pequeña renta (42-46, m.20). Abalde conectó al Valencia en el arranque del tercer cuarto en el que el Zenit volvió a empeñarse sin éxito en anotar de tres. Sí que lo hizo algo mejor su rival y un triple de Doornekamp llevó la renta visitante al +8, la máxima que había tenido. Se acordó el Zenit que podía meterle balones a Will Thomas y el ex del Valencia generó opciones para su equipo pero Plaza le llevó al banquillo y facilitó a los visitantes entrar en el último parcial con una prometedora renta culminada con un 2+1 de un inspirado Motum (51-63, m.30). Un triple con adicional de Marinkovic golpeó la ya resquebrajada moral local pero Albicy no dejó que su equipo se cayera. Aunque el serbio y Van Rossom siguieron anotando, entre Voronov y Trushkin consiguieron no sólo evitar que se rompiera el choque sino llegar al final con sus opciones casi intactas (71-74, m.35). Voronov empató con un triple pero Ndour y Doornekamp dieron aire al Valencia y Ponsarnau acertó juntando a Van Rossom y a Vives en la pista para recuperar el control del choque. Un nuevo triple de Doornakamp, que acaba de forzar una falta en ataque, puso contra las cuerdas al Zenit. Hollies apretó el marcador pero Van Rossom sumó dos tiros libres y finiquitó la décima victoria valenciana.

El Kirolbet Baskonia cayó este viernes en su visita al CSKA Moscú (94-90) y completó una mala semana en la Euroliga con una doble derrota en su minigira por Rusia, que le aleja peligrosamente del 'Top 8' tras la vigésima jornada de la Liga Regular. El cuadro vasco no termina de carburar pese al cambio de entrenador. La llegada de Dusko Ivanovic -en su tercer periplo en Vitoria- no ha supuesto un cambio en los resultados. Con el montenegrino en el banquillo, dos victorias en ocho partidos y el futuro no promete emociones fuertes, al menos en la máxima competición continental. Baskonia mantuvo el pulso al choque en los dos primeros cuartos, sobre todo por el empeño de Pierria Henri, muy acertado en el tiro de dos. Enfrente, Mike James fue quien tiró del carro de los moscovitas. El ex del equipo vitoriano se salió y firmó 13 puntos en los diez primeros minutos. El americano terminó con 33. La fortaleza del Megasport Arena se fue haciendo patente con el paso de los minutos. Otro ex de Baskonia, Johannes Voigtmann, apretó los dientes cuando la diferencia todavía era insignificante (38-34) y aportó siete puntos vitales para el equipo de Itoudis. Además, una falta antideportiva de Fall dio alas al cuadro ruso (52-46). Con este marcador se alcanzó el descanso y fue cuando Baskonia pagó su desconexión. Hilliard, con su tercer triple del encuentro, y el cortocircuito en el rebote condenaron a los de Ivanovic en el momento más importante del partido. La diferencia se estiró y el CSKA mejoró sus porcentajes desde el perímetro. El resultado fue una ventaja de casi 20 puntos para los locales (75-58) cuando todavía quedaban diez minutos por disputarse. Los baskonistas no tiraron la toalla y comenzaron una remontada que estuvo cerca de dar un susto al combinado moscovita. El propio Fall, que fue un seguro de vida en la pintura, Shengelia y Janning cambiaron el decorado del partido. Un parcial de 0-11 hizo crear al Baskonia cuando todo estaba perdido y el CSKA tuvo que cambiar su registro. La ausencia de tensión en los rusos -sumado al orgullo de los españoles- cambió el marcador y permitió que los minutos finales tuviesen algo de picante. De hecho, Baskonia recurrió a las faltas personales para menguar aún más el colchón de su oponente. James se hartó de anotar desde el tiro libre y los de Ivanovic ya no tuvieron tiempo para voltear un partido que se les fue de las manos en el tercer asalto. Ahí murieron sus opciones reales, aunque el marcador final también dice que Baskonia se quedó cerca en una nueva derrota, la quinta en los seis últimos partidos en la Euroliga.

Fri, 17 Jan 2020 17:18:08 +0100